11 enero 2006

Caramelos de colores


Llevamos ya 10 días de Enero y la ley anti-tabaco empieza a hacer sus efectos. De una ley absurda es complicado que se deriven situaciones normales.
Entre los innumerables beneficios que nos prometían los padres de la mencionada ley, no se mencionaba la cantidad de situaciones absurdas que podía generar.
¡Lástima!. La hubiera visto con mejores ojos.
Una de ellas le ha sucedido a un compañero mío de trabajo. Había solicitado audiencia a un funcionario de turno, para revisar un expediente antiguo, de hará unos 4 años.
Después de tanto tiempo y algunas batallas existe ya cierta confianza entre las personas que tratan esos temas.
Mi amigo se presenta esta mañana ante la mesa del técnico de Industria, y observa sobre la mesa un gran frasco repleto de caramelos.

- ¿Qué José Luis?. No te dejan fumar.
- Brr. Estoy negro. Cuando me pongo un poco nervioso, como caramelos de color verde. Si los nervios aumentan, amarillos, y cuando estoy histérico tomo de los rojos.

Dicho ésto, de un manotazo, se coloca tres caramelos rojos en la boca. Imagino a mi amigo pensando que no era el mejor día para tratar su problema.

Pero al parecer los caramelos hacen su efecto. ¿El expediente?. Vamos a buscarlo.
En los pasillos del PROP se amontonan los carpetones. José Luis propone ordenarlos, y Fernando, claro, accede. Allí se ven dos señores mayores, tan talluditos, de rodillas en el pasillo, fumándose encima, cantando cifras y años.
Tres cuartos de hora más tarde el documento aparece, pero para lo que queda merece la pena terminar la clasificación. Tres cuartos de hora más.

"Es que yo he venido a hablar de mi libro. Y aquí, pasa el tiempo, se acaba el tiempo, y no se habla de mi libro", piensa Fernando cada vez más negro. ¡Si por lo menos pudiera sacar la pipa!.

Ya son casi las dos. Repaso de expediente.

- ¡Espera, espera, Fernando!. Que yo después de tanto tiempo, no lo tengo claro. ¿Está ya terminada la instalación?.
- Claro, José Luis. Hace dos años. Por cierto, ¿te sobraban algunos caramelos rojos?

4 comentarios:

  1. Debería haber tomado los azules. En Matrix son los que te hacen despertar en casa sin recordar lo sucedido. Si es que estos funcionarios... Ni con ni sin tabaco. Demasiado que no lo pilló fuera desayunando.

    ResponderEliminar
  2. Pos sip.
    (Llego ebrio, compréndeme.)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:36 a. m.

    Very best site. Keep working. Will return in the near future.
    »

    ResponderEliminar
  4. Los hábitos extranos y ahora un semáforo... hoy me has regalado sonrisas... sigamos

    ResponderEliminar