27 julio 2006

Cara y cruz

Guardaba en su cajón una pequeña caja con algunos recuerdos, y sonreía cada vez que repescaba ese sobre blanco del fondo de la misma. Su mente imaginaba el momento, envuelto en una neblina, como si se tratara de un "flahsback" cinematográfico; los dos expectantes delante de los sobres, decidiendo cuál abrían primero.

Fue fácil decidir: un "Top Secret" es siempre mucho reclamo para gente curiosa, y los dos habían sufrido demasiado para que les desanimaran dos tristes precintos de celofán. Aún así, despegaron con cuidado los dos pedazos con el fin de dejar el sobre tal y como estaba, después de inspeccionar los valiosos documentos.

La cara de pasmo que pusieron los dos cuando descubrieron el contenido del sobre es difícil de describir. Tras ver la portada se miraron el uno al otro con cara de incomprensión durante unos segundos, y a continuación soltaron una carcajada tal, que se le cayeron los sobres, el cuadro, y casi dan con todos los huesos en el suelo. El importante documento que Ramón sostenía entre sus manos se titulaba "El sulfato atómico" y era, ni más ni menos que el nº 1 de la colección "Magos del Humor" de Mortadelo y Filemón.

Desde luego, ahora entendían por qué el embajador nunca llegó a entregar el documento a los espías rusos. Alguien le descubrió, y le gastó esa broma macabra. Tenía gracia que el sobre por el que habían estado pugnando durante meses los servicios secretos británicos y la oposición al régimen ruso había salido del mismísimo MI5, y era aparentemente un inofensivo tebeo, que sin embargo se había cobrado una muerte, y podía haberse llevado unas cuantas más.

Tras el chasco del primer sobre, la apertura del segundo cobró mayor interés. ¿Estaría allí la verdadera solución del misterio? Y éste, en cambio, no les defraudó. A la cara de asombro, que inicialmente pusieron le siguió otra de felicidad intensa. Dentro del sobre, perfectamente ordenados y apilados en dos montones se encontraba la más bella colección soñada por cualquier mal coleccionista: una serie repetida de hasta 2.000 cromos todos igualitos, 2.000 billetes de 500 €; el último pago por adelantado de la importante documentación que debía desvelar todos los vergonzantes pactos secretos de dos grandes potencias mundiales, el precio del cómic mejor pagado del mundo.

- ¿No estarás pensando?
- No.
- ¿No? Sí.
- ¡Qué cojones! ¡Claro que sí!

Ramón volvió a guardar cuidadosamente el dinero dentro del sobre, puso de nuevo el celofán, y lo metió dentro de la maleta de Sofía. Hizo lo propio con el otro sobre, que devolvió a la cámara del cuadro, dejándolo todo tal y como estaba.

Volvió a observar la reproducción. ¡Qué mal pintada estaba! Más que un grito parecía una carcajada. Muy apropiado, pensó, mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro.

En el aeropuerto, Ramón y Sofía veían abrazados como despegaban los aviones. Pronto saldría el suyo. Las sonrisas sí que no despegaban de sus labios, y las miradas cómplices tampoco desaparecían de sus pupilas. ¡Ay, el amor!, decían los que pasaban por su lado.

Por la megafonía anunciaron su vuelo. Ahora ya sabían cual era su destino y su final. Una nueva identidad, una nueva vida, un nuevo país. Juntos, quizá felices; pero ya se sabe: el dinero no da la felicidad. ¿O sí?

FIN

9 comentarios:

  1. dicen que no pero....AYUDA!!! jajaja Así que...mortadelo y filemón, pues desde luego tiene su gracia.
    En fin, se me dibujó una sonrisa al leer el final, aunque por otra parte me queda esa especie de tristeza, supongo que a menor escala, pero parecida a la de Marisa. Me alegro por el final, pero... los echaré de menos.
    Jolin, Juanjo, es que han sido un montón de meses!!! y ahora pues... bueno, al igual que Marisa, yo también me refugiaré en el blog de Ramón. ;o)
    Me alegro de haber llegado la primera a este último capítulo de tu novela.
    Te has parado a imprimirla y ver cuánto ocupa???
    me gustaría saberlo aunque solo fuera por curiosidad, quizá no sea muy extensa pero tardé en leerla bastante más que "los pilares de la tierra".
    Venga guapetón, que pases buenas y merecidas vacaciones.
    Un besazo y nos vemos a la vuelta, aunque como ya creo que te dije a mi aún me quedan un par de semanas de curro. :-S
    Hasta pronto!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. BRAVO!!!!

    Me inclino antes vos, caballero. Aunque es cierto que no seguí la historia desde el principio, no me costó nada engancharme a ella ;)

    Y lo del Blog de Ramón? Me quedé un poco pillada...


    Un besazo y feliz verano

    ResponderEliminar
  3. Buen final para un gran relato.
    Echaré de menos a Ramón, pero bueno, me consuela que por fín haya conseguido su sueño de vivir con Sofia.
    Un beso, guapetón.

    ResponderEliminar
  4. Plas, plas, plas... :)
    Pero aun acabando el serial vuelve ud. a dejarme con la intriga: ¿Y ahora? ¿Otro relato? ¿Posts individuales? Mumble, mumble...

    ResponderEliminar
  5. Se me hace raro ver la palabra fin, ya me había acostumbrado a tus relatos, me leí de una sentada los que me había perdido cuando me enganché y ahora se me queda la boca con ganas de más. El blog me ha sorprendido, tanta premeditación...
    Espero que vuelvas a sorprendernos así, en tu estilo.
    Un besazo veraniego.

    ResponderEliminar
  6. Cómo se echarán de menos las hazañas de Ramón.
    Tenías razón; al final, Sofía no me cayó tan mal ;).

    Me ha encantado Reno, de veras.
    Sé que andarás ya de vacaciones. Espero las pases genial y por cierto, creo que el otro día hablamos de Raqueles distintas :S

    Un besito y a empezar a escribir otra, anda!!

    ResponderEliminar
  7. Debes de estar ya en la playa; seguro.
    Pues allí nos vemos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Espero que las vacaciones estén siendo estupendas.
    Pasalo en grande y descansa mucho, un beso, solete.

    ResponderEliminar
  9. No, no falta ninguna X porque me refiero al 5 de agosto, que fue cuando fue el cumple de mi chico, pero como andaba de vacaciones y encima los espacios iban fatal, pues hice una especie de vuelta atrás. No me quería quedar sin felicitarle.

    ¿Qué tal las vacaciones? geniales seguro.

    Un besito

    ResponderEliminar