25 noviembre 2006

Ojos Negros (III)



Un soplo de aire fresco le vino de golpe, azotándole en la cara, e instintivamente se hizo hacia atrás, pegando la espalda a la fría mole de piedra que formaba las paredes del túnel, mientras contenía la respiración.

Por un momento llegó a pensar que el antiguo tren volvía a recorrer su antigua vía, y que pronto vería pasar los mugrientos vagones a escasos centímetros de sus narices. Pero eso era sencillamente imposible, pues faltaban los imprescindibles carriles sobre los que se deslizaba aquel pesado vehículo.

No le dio tiempo a pensar más, pues una furgoneta, la causante de todo aquel revuelo, pasó a toda velocidad, deslumbrándole con sus potentes faros, y arrojando una nube de polvo que le provocó un inesperado arranque de tos.

La confusión creada por las inesperadas luces, el ruido del vehículo y la irrespirable atmósfera tardó un poco en aclararse, y entonces Ricardo buscó con un poco de ansiedad la salida del negro recinto donde se encontraba.

Obsesionado con recobrar pronto los amplios espacios exteriores no reparó en la extraña presencia que debía de continuar dentro del túnel, si no había sido lo suficiente rápida para abandonarlo antes. Ricardo no pensaba en eso entonces, sino en abandonar pronto el inseguro sitio en que se encontraba, y la otra persona debía sentir la misma necesidad.

La suerte quiso que sus caminos se cruzaran esa noche, todavía dentro de la oscura trampa; sus cuerpos chocaron en medio de la penumbra, y un grito de terror atronó la estancia.

En medio del aturdimiento provocado por el golpe, Ricardo pudo distinguir unos ojos negros, del color de la noche sin luna, que protagonizaban una cara contraída en una mueca de pánico.


11 comentarios:

  1. Vaya descarga de adrenalina!

    Y ahora... ¿Con quien se va a encontrar? Qué intriga!



    Un besazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. ¿Y era guapa? :)

    Feliz fin de semana. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Bon dia!!!!
    Que descripción ,jooo ,que angustia
    que tengas una feliz semana
    un bwso...ABRIL

    ResponderEliminar
  4. Hola tocayo?aquí lelgué desde la otra voz del silencio.M e ha encantado el blgo, y por supuesto que volveré.Gracias por al visita.Muak

    ResponderEliminar
  5. De lo que no hay duda es de que la atención consigues captarla; primer y principal objetivo de quienes intentamos contar cosas.
    Te felicito, paisano.

    Ulrhà.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y en la penumbra no son todos los ojos, como los gatos, negros? ;)

    ResponderEliminar
  7. 1OOOena2:14 p. m.

    Mmmm... un saludo, te escribo desde el tunel!
    Milena

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:41 p. m.

    Acabo de entrar al espacio y me hiciste reir, creí lo habías comprendido ;-)

    Para salir, espero tu entrada IV
    Buenas noches
    Milena

    ResponderEliminar
  9. Menudos dolores de barriga me producen tus entregas, que nervios siempre, coñe! pero me gusta.

    Ando de culo con el trabajo, cada día más, no me quejo para nada pero no tengo tiempo que dedicar a estos mundos.

    Te dejo un fuerte beso para ti y la familia.

    Pd. la cuenta atrás empezó, menos de un mes y a disfrutar! :)

    ResponderEliminar
  10. Sí, con eso basta.

    Un besote

    ResponderEliminar
  11. Anónimo7:15 p. m.

    claustrofobia y misterio... y de nuevo dejas al personal en ascuas!
    Un beso

    ResponderEliminar