06 junio 2007

Amando bajo la lluvia

Descubre la canción oculta


Me gusta la lluvia de Mayo, aunque no todos los años recibo ese regalo del cielo. Incluso antes de que sucedieran los hechos que voy a narrar sentía debilidad por mojarme cuando las nubes negras descargaban toda su carga húmeda. Desde niño, verme calado hasta los huesos, sentir el frío del agua en contraste con el calor del ambiente, jugar con los charcos sin peligro a una pulmonía, me proporcionaban un sentimiento de rebeldía sin demasiado riesgo de castigo severo.



Con el tiempo mis padres me dieron por imposible, y renunciaron a recordarme que cogiera el paraguas en los días en que amenazaba tormenta. Más tarde, cuando me independicé y me fui a vivir solo, ni siquiera me llevé uno detrás por si las moscas. No me importaba llegar a casa empapado, pues el placer de secarme envuelto en mi albornoz, con una taza humeante de café con leche, premiaba con creces cualquier inconveniente que el líquido elemento pudiera crear.



Aquel día estaba especialmente negro, caía más fuerte de lo normal, con abundante presencia de rayos y truenos, más propios del verano que de la época en que nos encontrábamos. A mí, tal vez inconsciente del peligro que corría deambulando por las calles en tales condiciones, nada de eso me importaba. Daba igual que los truenos sonaran como cargas de aviación sobre el tejado de mi casa; yo me sentía inmune al efecto devastador de su electricidad.



Llegué a casa y subí por las escaleras, sin utilizar el ascensor. Me gustaba escuchar el chasquido que producían mis zapatos encharcados sobre las baldosas de mármol, sentir los dedos entumecidos chocar contra la superficie rugosa de los zapatos. Al llegar a casa, me los quité rápidamente, dejándolos a un lado para evitar llenar de gotas todo el suelo, y me disponía a entrar en el cuarto de baño cuando el sonido del timbre me hizo brincar del susto.



Abrí la puerta así, con esas pintas: descalzo, con la camisa y pantalones empapados, chorreando, y el cinturón a medio quitar. Enfrente tenía a mi adorada vecina, mi sueño secreto e imposible: una pelirroja de largas melenas, cuerpo escultural, y piernas interminables, con unos labios que decían bésame; pero con el sello de inalcanzable en forma de aro brillante dentro de su dedo anular izquierdo.



Incluso con la cara de terror que exhibía, estaba arrebatadora; la respiración agitada subía y bajaba su pecho, desbordando su generoso escote; de los poros de su piel, más abiertos de lo normal a causa de la tensión, nacía un perfume intenso que me hacía estremecer.



- ¿Puedo pasar?, me dijo. Tengo pánico a la tormenta. Estoy sola y no sé si podré resistir. Mi marido se fue.


- Pasa, pasa. Puedes quedarte hasta que llegue. ¿Tardará? ¿Cómo es que no está en casa en una noche como ésta?


- En las noches así abandona el hogar, por la triste razón de que va a trabajar. Es vendedor de pararrayos.



La improvisada rima me habría provocado una carcajada difícil de disimular en otras circunstancias, pero en ésta me sonó a música celestial. Me había quedado hechizado en la puerta, imaginando mil formas de besar aquellos labios, de acariciar aquella piel, de deslizar mis manos hacia la cintura, y más abajo; de forma que impedía totalmente el paso hacia el interior de la casa; cuando, de repente, la luz se apagó, la oscuridad se quebró de repente con la intensidad luminosa de un rayo acompañada de una sonora explosión que apagó el grito de la mujer.



Sucedió todo tan rápido que no puedo recordarlo con claridad. No sé si ella me empujó, se lanzó a mis brazos, o simplemente perdí el equilibrio, pero cuando me dí cuenta estaba encima de mí, en el suelo; mis manos asían su cintura tal y como había soñado unos instantes antes, y toda la tensión del momento se disolvió en una carcajada.



- Estás empapado, me dijo suavemente, muy cerca del oído, mientras comenzaba a quitarme todas las prendas mojadas.


- Sí, susurré, al tiempo que buscaba sus labios y deslizaba mis dedos por su cadera.





En el terreno más confortable y seco de la cama, acompañados tan solo por el sonido de la lluvia y nuestros gemidos, lejanos ya los últimos truenos, nos amamos con una pasión desconocida para mi, acostumbrado a rolletes de sábado a última hora, amores rápidos, anestesiados por el alcohol, con olor a tabaco y sabor a gin-tonic. Tan aturdido estaba tras el trepidante final que confundí su pícara sonrisa con una de felicidad. Pronto me sacó de su error, guiñando el ojo:

- Quiero más.

Bendiciendo al genial Franklin por su invención, en sus brazos di curso a su petición, y después el amor hizo el resto.

Fue una primavera felizmente lluviosa, intensa en besos, abrazos, caricias y precipitaciones; pero terminó. A base de vender palitos de metal, su marido reunió un pingüe capital, y se hizo multimillonario. No tardaron en mudarse a un desierto de agua y de pasiones.

Ahora que el cambio climático prospera y las nubes escasean, la añoro todavía más que antes, cuando tenía el mono de su cuerpo. Me he vuelto un ecologista furibundo, y reniego de cualquier progreso tecnológico. Cualquier esfuerzo por reducir la capa de ozono y las emisiones de CO me parece poco. Ahorro para peregrinar a la tierra santa de Kyoto, y besar sus amarillas tierras. Si veo una triste nube gris aparecer por el irregular horizonte de las montañas, me da un vuelco el corazón, y sonrío feliz. Pienso que con la borrasca, algún día, volverá ella, y tras esa tempestad ya nunca más volverá la calma.



En este momento, suena el timbre.



- Perdona, ¿no tendrás un poco de azúcar? Me he quedado sin.


- ¿Azúcar? Si claro, pasa, pasa; digo e esos ojos del color de la noche.



Esta es verdaderamente difícil, o, por lo menos eso creo yo; aunque sé que uno por lo menos, la conoce bien. El plazo termina el viernes 15.

38 comentarios:

  1. No tengo ni la más remota idea qué canción pueda ser.
    Lo que si te digo es que has descrito tan bien la historia, que la he visto y palpado como la trama de una película. Maravilloso relato y de una plasticidad asombrosa.
    Qué bien lo haces chiquillo!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, en serio! Todo: la historia, la narración, tus rimas, tus guiños..
    Pero, leshe! tengo la canción ja ja ja ja o eso creo, vamos! ja ja ja.

    ResponderEliminar
  3. XD que divertida... (tormenta! ^^) los parráfos finales son geniales... y bueno, para qué mentirnos, ni idea de qué canción es...
    nunca las pillo, ni siquiera la anterior aún siendo seguidora de fito... en fins.
    Me quedo con la duda, ya volveré
    mil besos guapo!

    ResponderEliminar
  4. Aún estoy intentando cerrar la boca... ¡IMPRESIONANTE! Vaya relato...
    Mi niño, cada día me escribes mejor... si es que se me cae la baba...
    Un beso, guapetón.
    (De la canción ni idea, aunque ya me conoces jejejeje ... un puro desastre.)

    ResponderEliminar
  5. es tarde.
    No voy a comentar tu entrada ni tampoco a averigüar tu canción (el vodka hace estragos).
    Vengo a cumplir una promesa. Ya tienes en mi space, tu entrada de las zapatillas, paisano.

    ResponderEliminar
  6. La sé, ya sé cual es tu canción.
    Si quieres la digo o si quieres, seguimos con el misterio, pero por "Tutatis" que la he descubierto, paisano.

    ResponderEliminar
  7. Venga guapo!!! que calor me ha dado con tu tormenta, pese a tal aguacero.... jajajajajaja... ya con tus zapatillas parlanchinas me traías en vilo... ahora, joer... que me he quedao colgada de los pelos...
    De la canción... ni idea, pero tu historia... hostias!!! vaya que me ha gustao... (sorry por las salidas de madre)
    Besucos de cariño

    ResponderEliminar
  8. Rosa, Conchi, Tormenta, Butherfly: si os ha gustado el relato, creo que la letra os gustará aún más. Procuraré ponerla entera en un comentario. Es absolutamente genial, como todo el disco, aunque me temo que pasó desapercibido para mucha gente.

    Ulhrá, no tenía dudas de que esta vez acertarías, pues ya hemos comentado alguna vez alguna otra canción del disco.

    Camille. Me alegro de que te haya gustado, y apuesto a que tú también la sabes, jeje.

    ResponderEliminar
  9. vaya! y yo que pensaba que la sabía...me acabas de descolocar con lo de que pasó desapercibido el disco para mucha gente..

    ResponderEliminar
  10. Ya...soy un rato pesá, lo sé.
    Ya la tengo !!!!!!!! Yo también la he descubierto je je

    ResponderEliminar
  11. De pesada nada, Camille, pero daré una pista más.
    La canción la cantaba un grupo de cantautores, de los cuales alguno de ellos ha tenido bastante éxito. El nombre del disco es el de una planta ligada a prácticas de brujería.

    ResponderEliminar
  12. Socio esto no es nada facil, leo y leo pero no caigo. Luego pasaré a ver. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. En plena adolescencia, uno de los que dices que ha tenido éxito, daba un concierto en Gijón y nos fuimos a dedo hasta allí. Lo recuerdo como una de esas grandes aventuras que vives cuando eres crío y no tienes miedo a nada. Era uno de mis ídolos por aquel entonces. Otra vez, más tarde ya, en Madrid, estuve montando guardia enfrente de un portal porque me dijeron que allí vivía su madre y que solía ir a verla todas las tardes. No apareció, pero eso sí vi a un puñado de gente famosa pasar por allí ja ja ja pero no eran él.

    Parezco la abuela-batallitas ja ja

    ResponderEliminar
  14. el relato impresionante como siempre, descubrir la canción ni zorra.
    besos, juanjo.

    ResponderEliminar
  15. Genial, genial, genial. Te besaría en las manos si pudiera que no pudiese porque nunca me gustó esta última de decir.
    Escribes como los grandes.
    Déjame que te lame hoy como si fueses de miel.

    Un placer haberte hallado en este camino de cables y entrecijos

    ResponderEliminar
  16. Adoro la lluvia en cualquier mes del año, me dice muchas cosas.

    ResponderEliminar
  17. Cuco, Raquel: la verdad es que esta vez estaba difícil. El juego de la canción no es más que un recurso para cuando falla un poco la inspiración para contar otras historias.

    Camille: reconozco que nunca he sentido demasiada pasión por ningún grupo o cantante; pero si piensas en quien yo creo, te diré que fui a verlo un par de veces (lo que ya es mucho para mi, y espero verlo alguna vez más antes de que se lo lleven los gusanos.

    Ana: Gracias por tu comentario tan original. Nadie me ha dicho nunca nada parecido. Te dejo que me lamas, pero, por favor, no me pongas encima de una tostada con mantequilla. Eso jamás.

    Gracias a todos por vuestros comentarios. La solución, en unas horas.

    ResponderEliminar
  18. Te permito unirte al homenaje, no faltaba más... todo sea por el paisanaje.
    Por lo demás, no sabes lo que me emociona haber averigüado tan pronto tu canción con lo difícil que les parece a todos; me siento un "crack"... (sonrío).

    ResponderEliminar
  19. He visto la solución de la canción porque Raúl lo ha dicho por ahí y no la hubiera acertado jamás porque ni siquiera conozco al grupo, miento algo he oído pero no me gustó mucho, soy más radícal,,,, qué le voy a hacer.
    Un beso Juanjo y muchas gracias por el comentario y el brindis en casa de Raúl.

    ResponderEliminar
  20. radical y no radícal, que yo pongo acentos hasta donde no toca -obsesión la mía- jeje.

    Juanjo, tenemos que ir pensando en algo para este agosto cuando vayamos eh!
    Hala, me voy a hablar con la profe para que me dé algún consejillo para que no me dé un ataque al corazón el lunes.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Lo tengo!!!! ¿Hay premio?
    Se trata de LA MANDRÁGORA de Joaquin Sabina y Javier Krahe.
    De todas ellas solo me cuadra que pueda ser:

    La Tormenta (por A. Pérez)
    (G. Brassens - J. Krahe)

    Yo tuve un gran amor durante un chaparrón y sentí aquella vez tan intensa pasión que ahora el buen tiempo me da asco cuando el cielo esta azul no lo puedo ni ver
    que se nuble ya el sol, que se ponga a llover,
    que caiga pronto otro chubasco.
    Confirmando el refrán una noche de Abril la tormenta estalló, mi vecina febril asustada con tanto trueno brincó en un santiamén del lecho en camisón y se vino hacia mí pidiendo protección.
    - Auxiliemé usted, sea bueno
    abramé por piedad que estoy sola y no sé si podré resistir, mi marido se fue pues tiene entre otros muchos fallos que en las noches así abandona el hogar por la triste razón de que va a trabajar,
    es vendedor de pararrayos -
    Bendiciendo al genial Francklin por su invención en mis brazos le di curso a su petición y luego el amor hizo el resto mira tú que instalar para rayos por ahí y olvidarte poner en tu casa, caray
    cometiste un error funesto.
    Varias horas después, cuando al fin escampó ella se hubo de ir, pero antes me citó para la próxima tormenta - mi esposo va a llegar y si en casa no estoy se me va a resfriar, así que ya me voy,
    a secarle la gabardina -
    Desde entonces jamás he dejado el balcón no hago más que poner la máxima atención en Cirruscumulos y Estratos la menor nube gris me colma de placer
    Aunque ha decir verdad sé que no han de volver tan torrenciales arrebatos
    A base de vender palitos de metal
    su marido reunió un pingué capital
    y se hizo multimillonario y a vivir la llevó a un imbécil país donde si se oye llover será porque haga pis algún niño del vecindario.
    Ojalá mi canción llegue al Sahara aquel a decirle que yo le seré siempre fiel que la llevo dentro del alma que aunque sople el Simún
    con seca realidad un día nos va a reunir una gran tempestad
    tras la que no vendrá la calma.

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  23. Para escuharla:
    http://www.goear.com/listen.php?v=f55d497

    ResponderEliminar
  24. ... y para verla:
    http://www.youtube.com/watch?v=Wid3i-v8qAA

    ResponderEliminar
  25. Gracias, Carmen. No sólo has acertado sino que me has hecho todo el trabajo de poner la letra, y los enlaces.
    Es "La Tormenta"; aunque yo recoomiendo el disco entero, porque es divertidísimo.
    Incluyo a Raúl y Camille en la lista de premiados, porque me consta que lo sabían.
    Lo del premio lo tendré que pensar. Se admiten sugerencias.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  26. Bueno esto tenemos que organizarlo eh? como el chiste ese de : oooooorgaaaanizacionnnnnnnn. Porque ulhra (de raul? ja ja ja no lo hubiera pillado en la vida) y yo lo sabíamos y no habiamos dicho ná, y llega carmen y hala! toma ya, qué tia!! ja ja ja y la de fito no la dije porque como para mi era taaaaaaaaan fácil...

    Pos eso..

    ResponderEliminar
  27. Jolín, y va y yo meto la pata!
    Ya hace días que lo había leído y inocente de mi espero al último día, último momento para soltarlo, Camille, Raul, millones de sorrys, me siento como una patata... :(
    Aunque puedo decir algo... jejeje me parece que vosotros por cuestión de generaciones jugabáis con ventaja, yo en el 81 aun iba al parvulario... sin ofender, eh?
    jajajajaja

    ResponderEliminar
  28. Chicas, lo habéis hecho muy bien las dos, puesto que las dos sabiais la respuesta y habéis permitido, en muestra de una inmensa generosidad, que el juego continuara hasta última hora.

    Lo del parvulario, Carmen, imagino que será una exageración. Demasiado joven eres, en cualquier caso, para ir quitándote años, jajaja

    ResponderEliminar
  29. Juanjo mira lo que he descubierto, pobrecillo, pa' disgustos no gana.
    http://www.20minutos.es/noticia/248150/0/pluton/categoria/enano/

    Besos!

    ResponderEliminar
  30. Jajaja, pues sí. Ya se sabe, en cuanto alguien que está en la cumbre pierde su posición de privilegio, la caída puede ser lenta, pero es inexorable.
    Me ha llamado la atención el juego de nombres de los astros.
    Fíjate. Plutón, dios griego del infierno ha sido superado por Iris, diosa de la discordia. Es como si la naturaleza quisiera enseñarnos que la Discordia pesa más que el Infierno.

    Por cierto, ambos habitan en terrenos gélidos y desolados. No sé a quien se le ocurriría que tiene que hacer calor en el infierno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. ay yo me la cargo !! nos ha llamado carrozas? sí, noo?? ay !
    en el 81 en el parvulario? ja ja ja pero eso sería porque repetías parvulitos una y otra vez ja ja ja

    ResponderEliminar
  32. Eoeoeoeoeoeoeo!!! ¿Tengo que desvelar mi edad? (bueno aunque en mi perfil la pone) pués quizás me he pasado de un curso pero yo el 81 os prometo que hacía 1ero. de EGB, lo jurooooooooo!!
    Y lo de carrozas ni hablar, Camille, has sido tu la que te has deleitado explicando que en ese año fuiste a uno sus los conciertos, jajajaja.
    La edad no importa, os admiro y os quiero mucho (pero seguías con ventaja ;)).
    Besos en son de paaaazzzzzzzzz

    ResponderEliminar
  33. Ehhhhhhhhhh noooo dije que era uno de mis idolos de mi adolescencia pero leches tambien lo es ahora de mi sobrino. Ostras los Stones me vuelven loca y te juro que soy un poco más joven.
    la leshe qué conclusiones tan precipitadas saca la peña !! ja ja ja afuuuuuuuuuuuuu me declaro jovenzuela por dentro y por fuera

    ResponderEliminar
  34. jajjaajaj
    qué letra más buena, aqui me tienes escuchándola para ponerme en situación ^^
    un besillo

    ResponderEliminar
  35. Por fin!!!!!!!!!!!!!!!!!! Ya era hora de que me dejase entrar por aquí XD

    La historia me ha encantado, sublime. Lo mejor, el marido que vende pararrayos... Qué estupendo y original!


    Un besazo

    ResponderEliminar
  36. PD: Por supuesto, la canción no la pillé ni de coña...

    ResponderEliminar
  37. Que Niño!!! no? haciendo chapoteos con el agua de los zapatos jeje
    Creo que esa sencion del paraguas la tengo yo tambien, jamas lo llevo... mmmm
    Ademas eso de los sueños secretos e imposibles, debe ser cosa de todos en general, unos mas que otros por supuesto...
    JAJAJA vendedor de pararrallos? Manda Huevos!!! juasssssssssss
    ya ya.... se veia venir. puesta en escena? jeje
    y la cancion.... puede ser esta?

    Bombom De Azúcar by Ricky Martin

    Hoy alce mi voz,
    Gritando a la ciudad,
    Pues nunca me hablo de ti,
    Pues tu llegaste y me cambiaste la ansiedad,
    Con mucho "love and peace".
    Pues me haces reir,
    Me haces llorar,
    A las demas discriminar,
    Es lo que me haces tu.
    En una cuerda floja caminar,
    Y por ti hasta matar,
    Es lo que me haces tu.
    Y yo no pense que fuera a ser asi,
    Mi cuerpo adicto a ti,
    Es lo que me haces tu.
    Uy, uy, uy, uy, uy
    Y yo no pense que fuera a ser asi,
    Mi cuerpo adicto a ti,
    Eres tu...
    Shubi-ru-ru bombon de azucar,
    Shubi-ru-ru bombon de azucar,
    Shubi-ru-ru bombon solo tu.
    Yo se que a veces soy dificil de entender,
    Pero tu siempre me comprendes,
    Y cada vez que disfruto de tu presencia, sencia
    Hace brillar tu ausencia,
    Cuando no estas
    Pues me haces reir...
    En una cuerda floja caminar


    podria ser.... jeje

    buenos dias...

    ResponderEliminar
  38. Sinceramente no la hubiera adivinado, esta no....:-)
    y yo en el 81 asomé la cabeza al mundo, vamos que fue el año de mi nacimiento.
    Abrazos con sinfonias

    ResponderEliminar