06 marzo 2008

Su primer día


Sandra sale de la tienda pisando fuerte con sus zapatos de tacón de aguja. Hoy es su primer día.

Se detiene sólo un segundo para devorar con la mirada a la chica morena que está pagando en el mostrador, y continua con paso firme, contorneándose hasta el lugar donde está aparcada su moto.

Recuerda, con una sonrisa, la conversación con su jefe, su atrevimiento después de dos años de trabajo, la inevitable confesión y la temida reacción, al final seca, fría, profesional, pero inocua.

- Verá, Martínez. En estos tiempos no me sorprende que se sienta usted mujer, como me ha dicho. La vida privada de cada uno es cosa suya, ya me entiende... pero yo contraté un hombre, y mientras trabaje aquí se comportará como un hombre. Cuando termine su horario laboral, puede usted hacer lo que quiera.

Sandra arranca la moto, se suelta la melena, guiña un ojo a la chica, que ahora sale de la tienda, y da gas a tope haciendo saltar el caballete. Ha quedado con Ana en un bar de ambiente. Es su primera noche.

28 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Cuida con el enlace de arriba, creo que es un virus...

    Por otro lado, joe, que bueno!!!!! la noche es joven si? ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Belén. No me ha dado tiempo a suprimirlo antes. Espero que nadie pinche, porque sí que tiene mala pinta el enlace.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, vaya, con Sandra Martínez, que 'ovarios' más bien puestos.
    Genial, en tu línea. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno que estas cosas ocurran y haya quienes tengan la valentía para llevarlas a cabo.

    Muy buena tu narración.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me encanta. 30 segundos de lectura muy bien aprovechados, si señor...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. uauuuu Martínez con tacones de aguja y moto. Buenísimo!!!

    Le he puesto mentalmente la música de "Hoy es mi primer día" de Julieta Venegas ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Bueno....lo primero darle pam pam al culo al jefe de Sandra.
    Y lo segundo, mis respetos a SAndra y todas las personas que sufren en silencio
    o en total algarabía la incomprensión de los demás.
    Y ahora digo ¡Viva el respeto!
    Porque sí, porque yo lo valgo! xD!


    Un beso!


    Äfrica

    ResponderEliminar
  9. Toa, toa??? Jesulín? Jajajajaja, si no me lo enseña mi madre no me lo creo, jajajajaja!

    que frikicosaaaa!!! jajaja!


    Besote!


    Äfrica

    ResponderEliminar
  10. Me encantan los valientes. Y los tacones de aguja, y el ruido de la moto al arrancar, y ese guiño ...

    Genial.

    ResponderEliminar
  11. A veces, solo a veces, a mi Alma le gustaría que todos los días fueran primeros días y todas las noches primeras noches, cuanta ilusión generan, cuanta imaginación.....

    Un beso Juanjo

    P.D. Me encantan tus pequeños grandes relatos

    ResponderEliminar
  12. Anónimo11:09 a. m.

    Hola Juanjo:
    Pensarás que te he olvidado, pero no es así.
    Desde que volví al trabajo después de mi larguísima baja laboral el tiempo lo tengo muy justo.
    Tus historias tan magníficas como siempre.
    Te deseo un buen domingo y recibe un besazo muy primaveral desde el corazón.
    Rosa (Ceniza de mar)

    ResponderEliminar
  13. Esto es lo que tiene calzar zapatos de tacón de aguja...
    Un placer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo me quedo con todo menos con los zapatos de tacón de aguja, qué dolor de pies por diossssssssss. Besitos

    ResponderEliminar
  15. Lo que ven mis ojos.11:41 p. m.

    Pues qué quieres que te diga; ni con falda ni con pantalones me pongo yo semejante tacón de aguja. Y si sandra se atreve con tan disparatado calzado, no puedo dejar de decir que los tiene bien puestos.

    Excelente, como casi todos tus micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Mira que me paso a menudo por tus lares y siempre me sorprendes, es cierto, ahora con una tal Sandra que no es tan Sandra.
    Me ha encantado que lo sepas.

    ¡La imaginación al poder!

    Besucos

    ResponderEliminar
  17. Por cierto, conmigo no fué, que quede claro, jajajaja

    ResponderEliminar
  18. ¡Vaya con las Sandras!

    ResponderEliminar
  19. Eva:
    Que yo sepa no se operó, así que...

    Frabisa:
    Ni bueno ni malo, diferente.

    Carlos:
    Y tu comentario, breve y conciso. Estupendo.

    Camille:
    Pues oye, le quita todo el glamour, ¿no?

    Äfrica:
    Te aseguro que a mí no me lo contaron con el mismo respeto que yo lo cuento.
    ¿De verdad no conocías esa canción? Lo que me he reído yo en esta vida coreándola en todas las verbenas.

    Hache:
    Y a mí también las valientes, los tacones de aguja, las motos y algunos guiños, jajaja

    Alma:
    Contigo se pasan muchos primeros días.

    Rosa:
    Gracias por pasarte. Yo también ando liado y no me da tiempo a pasarme por vuestras casas como me gustaría.

    Nat:
    Bienvenida. Excelente blog el tuyo, repleto de guiños...

    Mgqseaml:
    Hay quien lleva unos de repuesto en la moto.

    Raquel:
    Otro para ti, bonica, lleno de cariño desde tu añorada tierra.

    Lo que ven mis ojos:
    Debe ser difícil llevarlos, ¿no? Hay que ver.

    Nikté:
    Escogí el nombre de Sandra, porque es casi Andrés al revés, pero al final no vi la forma de introducir el nombre, por cierto totalmente ficticio.
    Tranquila, no era en ti en quien estaba pensando, jajaja, aunque sí hay algo de venganza.

    Two:
    Es otra forma de dualidad.

    Abrazos, besos, y mil gracias a todos.

    ResponderEliminar
  20. Me encantan las botas de la imagen, tienen el halo de fetiche.
    No me sorprende el ánimo de Sandra en su primera noche, los inicios son esperanzadores.

    ResponderEliminar
  21. me ha gustado mucho leerlo, cada cual es lo que es y punto

    besos

    lágrimas de mar

    ResponderEliminar
  22. No sé qué clase de extraño rencor es el que te lleva a entrar a mi espacio sólo para hacer juicios del tipo "vosotros queréis la fama pero la fama cuesta". Reconozco que con un poco de suerte el tiempo me hará replantearme todo lo que he escrito en mi blog a mis 20 años, pero te recuerdo que no me conoces lo suficiente (realmente nada) como para afirmar que yo no soy "precisamente de las que quieren estar solas". Me parece un atrevimiento demasiado atrevido. Y por plantarnos en la cara, todos, hasta tú, algún día nos plantaremos lo que dijimos en el pasado. Pero no adelantemos acontecimientos y disfrutemos de lo que ahora tenemos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. ¿ con tanta lana negra?...pues igual tejer una rebequita para cuando llegue el frío...ese que siempre nos coge desprevenidos...
    Mil besos.
    Nat

    ResponderEliminar
  24. esta muy bien y es que la sorpresa esta siempre a la vuelta de la esquina... un saludo y nos leemos....

    ResponderEliminar
  25. Nos faltan las primeras noches, digo de cena y cervecitas, que ya están tardando en aparecer.

    Un abrazo que tambien es como si fuera el primero (de una serie interminable)

    ResponderEliminar
  26. Tesa:
    Sí, los tacones de aguja tienen su aquel.

    Lágrimas de mar:
    Gracias por tu visita. Me alegro que te guste el texto.

    Violeta:
    Mi rencor lo reservo para personas que conozco mejor, sin duda. Y arrepentirme de mis errores, a diario.

    Nat:
    Pues oye, es una opción. Me encanta el negro.

    Mery:
    Gracias por tu visita. Sorpresas siempre se lleva uno.

    Alma:
    Al ritmo que vamos, esa noche promete alargarse hasta la madrugada.

    Besos a todas.

    ResponderEliminar
  27. Me ha gustado mucho. Una buena historia de valor y decisión.

    ResponderEliminar