14 enero 2009

La fosa de los villanos



Nadie le explicó en qué consistía ser valiente.

En su larga carrera de marino, con demasiadas millas recorridas por todos los mares navegables, el capitán no se había hallado nunca en el trance de decidir si prefería pasar a la historia como un héroe, o ser uno más de la gran fosa de los villanos.

Sin embargo ahora, en el momento en que su barco se está yendo a pique, todo el valor supuesto, el enseñado en las ordenanzas, el novelado en mil páginas de literatura épica, permanece dormido o muerto.

El miedo, ese sentimiento incomprensible para él, atenaza sus músculos aún cuando el deseo de aferrarse a la vida le invita a huir cuanto antes de la muerte segura. Mientras observa cómo los últimos tripulantes se hacinan dentro del bote de la única esperanza, siente unas ganas irrefrenables de saltar en él, de gritar, de pegar un puñetazo a algo, o a alguien; pero, en cambio, se deja caer sobre la silla, y llora.

Llora mientras el silencio le devuelve los tonos de sus S.O.S., tecleados con desesperación desde la radio; llora mientras el sonido brusco del bote cayendo sobre las olas agitadas se lleva su última oportunidad; llora mientras el murmullo del agua, mansa pero inflexible, sube por encima de sus tobillos.

Sólo entonces, en su última hora, cuando su vida ya no vale nada, se ajusta el chaleco salvavidas, dispuesto a ser tragado por ese mar impío que le espera para devorarlo. Se santigua mecánicamente antes de lanzarse y toma impulso para llegar lo más lejos posible. Las aguas frías matan el sonido mecánico con el que la radio despierta de su prolongado letargo, antes de ser engullida, a su vez, por el inclemente elemento.

-.-


28 comentarios:

  1. Nadie sabe cuan valiente es hasta que se pone a prueba en una situación de desesperación.
    Gracias por visitar mi blog.
    Una curiosidad, que pueblo es el que aparece en la foto de cabecera de tu blog (la foto donde está el título "La voz del silencio"
    www.enriquejfc.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Qué crueldad entraña, la condición de capitán. De ahí, que a mí me vaya bien habiendo elegido ser sólo grumete.

    ResponderEliminar
  3. Siempre he pensado que la muerte por ahogamiento es de las más crueles del mundo... que horror...

    Besicos

    P.S Si vienes a Madrid, claro que te firmo el libro, faltaría mas... y si no cuando vaya a Valencia este año (dos veces), tu pagas el café y yo la tinta ;)

    ResponderEliminar
  4. la desesperación del ser humano es la única capaz de hacernos llegar hasta los límites más insospechados. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Penélope4:44 p. m.

    Si ya me aterra la sensación de no respirar, que es lo que pasa cuando metes la cabeza en el agua, me aterra más todavía imaginar qué pensará, qué sentirá una persona, sola, en mitad de el inmenso mar.
    Es aterrador para mi, no lo soporto. El mar me impone ni te cuento...
    Así que al leerte he sentido angustia, canalla!
    Nunca he entendido por qué un capitán no puede huir de su barco...No me puedo creer que eso todavía exista, no? Lo primero es la vida, no?

    En fin, yo soy de aire, ya sabes, en una nube siempre, jajaja!


    Un besito, aunque no sé....con esta angustia que me has dejado...es posible que te potara encima, xDDDD!!!


    P

    ResponderEliminar
  6. Por dios! Qué vértigo!

    ResponderEliminar
  7. Que impotencia y desesperación...¿será eso lo que se siente ante la muerte, se presente en la forma que se presente?
    Besitos varios,

    ResponderEliminar
  8. Y va el capitán pirata
    cantando triste en la popa
    aquí estoy junto a la radio
    tratando de echar la pota

    Perdona que hoy mi comentario no sea lo respetuoso que debiera con tu esplendido texto. Hoy estoy contenta y te beso y te abrazo un montón.

    ResponderEliminar
  9. Creo que mi pánico habría sido aún mayor...

    Qué horror.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Anónimo10:36 p. m.

    Qué manera más bella de llevar la vida al límite y ponerse a prueba,la verdad es que he visto ya tantos náufragos que he aprendido a vestirme como ellos.
    Saludos!

    Gcc.

    ResponderEliminar
  11. Ay... estos capitanes que no abandonan el barco hasta el último momento...
    pocos quedan, eh

    ResponderEliminar
  12. Gracias por el comentario en mi blog y por decirme donde queda el pueblico de la foto, realmente está muy pintoresco y lindo.
    www.enriquejfc.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Qúé sesanción tan curel debe ser el encontrarte solo ante la muerte.Ya de por sí,el miedo aunque acompañado,te paraliza,cuanto más el saber que no tienes alternativa o eliges pertenecer a la fosa de los villanos(pero vivo¡¡)
    Hay condicionamientos sociales muy crueles.
    Besucos y muchas gracias por haberte molestado en comentar mis entradas.Sé que tarde,peor lo harías.Otro dia...me conformo sólo con una,amiguco.
    Besucos "escritor"

    ResponderEliminar
  14. Corrijo:
    Qué sensación tan cruel.



    Sé que tarde,pero lo harías.
    Besucos

    ResponderEliminar
  15. Qué angustioso y qué bien lo trasmites. Me ha gustado esta tragedia.

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado su prosa poética.
    Volveré.

    ResponderEliminar
  17. un relato muy bien construído... me ha gustado mucho.

    quiero pensar que se salvará, que no será engullido por ese mar tan devorador.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  18. Mi querido, Juanjo, la vida vale mucho, aún en el último segundo y un hombre que llora, sigue siendo un hombre, aún más, si cabe.


    Estás tú con la imaginación al cien por cien.

    Me gustas, chico.

    Jajajaja

    Muacks en tos los morros

    ResponderEliminar
  19. Jajajaja
    Acabo de leer a Alma.
    Se nota que está contenta, ains, esta pelirroja.

    Creí por un momento que iba asalir con eso de...

    Viento en popa
    a toda vela
    no corta el mar, sino vuela
    un velero mercantil

    jajajaja

    ResponderEliminar
  20. Quien sabe qué valiente es hasta que no se enfrenta al momento.

    Quizá lo único común, es que lloraremos ... o ni eso.

    Bonita reflexión, precioso relato.

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola! ¡Felicidades por tu precioso blog! Tus textos son muy bellos, por eso te he premiado. Consiste en una cadena de premios para agradecer a todos los escritores de blog su trabajo. ¡Pásate a recogerlos cuando quieras! ¡Enhorabuena y gracias!

    ResponderEliminar
  22. ¿Conseguiremos al final ser Capitán de nuestro propio barco? ¿O seguiremos siendo un ignorante grumete que recibe órdenes de todo el mundo sin poder nunca tomar el timón de su vida?.
    Ese momento, el último, el más importante. ¿Nos engullirá a todos de la misma manera?.

    Un beso

    P.D. Hemos "tocado" a la vez el mar, pero de tan distinta manera...

    ResponderEliminar
  23. Muy bien narrada la angustia del capitán y su cobardía, y cómo muchas veces ser un héroe o acabar en la fosa de los villanos es mera cuestion de suerte.

    Estoy pensando en este piloto que ha amerizado en el río Hudson salvando cientos de vidas. Y es más, siguiendo el protocolo escrupulosamente y abandonando el último la nave. Igual si la ayuda hubiera tardado un segundo más hubiera perdido esa flema que le ha hecho un héroe.

    ResponderEliminar
  24. Mucha responsabilidad la de capitán y la valentía... a veces contra lo más poderoso no sirve de nada, solo cuando sea necesaria y se pueda ganar algo con ella ¿sino de que sirve?

    Besos Juanjo.

    ResponderEliminar
  25. Qué texto más bueno... me ha gustado, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  26. Has "fotografiado" la angustia, dios que tensión en tu relato, te felicito.

    Besoss

    ResponderEliminar
  27. Seré un poco repetitiva pero sabes transmitir las emociones de tus personajes y hacernos sentir, en este caso, la angustia del capitán. Me ha gustdo mucho, como siempre. Saludos.

    ResponderEliminar