27 marzo 2009

Joyas de quita y pon



La insignia que ella siempre lucía antes de que los bombardeos acabasen con él era una cruz gamada de oro puro con un pequeño diamante incrustado en el centro. A Elena le resultó mucho más sencillo desprenderse de su amante que de la maldita joya: bastó una cita en el cuartel general de las SS a la hora programada y los aviones hicieron el resto.

Mientras caía la tormenta de plomo sobre París, ella encontraba abrigo en los brazos de un joven oficial de la Resistencia, dentro de un refugio antiaéreo denso de esperanza y miedo.

A la mañana siguiente, con el cielo ya despejado de muerte y nubes, sacó a pasear su nuevo anillo de brillantes cerca del edificio en ruinas donde yacía su antiguo hombre, y, al igual que el resto de los felices viandantes, no dudó en escupir sobre los negros cimientos todavía humeantes del local.

-.-


19 comentarios:

  1. Cambio cruz gamada por anillo de diamantes. Único requisito, deshacerse de un amante nazi para siempre. Garantizado nuevo amante, mas joven y con porvenir. Se ruega escupir.

    Besazos.

    Tu si que eres una joya.

    ResponderEliminar
  2. Si es que en la guerra todo vale
    ...y esas que tiran más que dos carretas, ganan batallas y anillos como plus.

    ResponderEliminar
  3. .. qué peazo anillo, oye.
    Habría sido una pena que se destrozara en la contienda. Fue un acto de amor. De lo más puro.
    ;)

    Me encanta el anuncio de Alma, jejeje

    ResponderEliminar
  4. ME siento aludida, no irá por mi? QUe me dejo seducir ante los brazos de cualquiera....

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, me rio del comentario de Alma, jajajaj!
    Creo que es un cuento con final feliz. Anillo, escupitajo, fin de los joputos de los nazis y celebración con joven de la resistencia! Qué más se puede pedir???
    :D

    Todos los cuentos deberían acabar igual! ;)


    Un besito, joyo!

    P

    ResponderEliminar
  6. Decian ( Creo que Marilyn) que los diamantes son los mejores amigos de una chica... besitos varios.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno. El cuento podría continuar con que la protagonista le dice a su amigo de la Resistencia que le regale, no sé, una joyita con la bandera de la Francia libre. Y luego la redada de la Gestapo y ella que se refugia en los brazos de un SS...

    ResponderEliminar
  8. Genial. Cuánto dices con tan pocas palabras.

    :-)

    ResponderEliminar
  9. a eso le llamo yo: a rey muerte rey puesto.

    bicos,

    ResponderEliminar
  10. Y eso que, al parecer, son los diamantes los que nunca mueren, y no los brillantes...

    Hay que aferrarse a lo que uno más quiera... :)

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me encanta tu brevedad y la intesidad con la que se construyen tus relatos.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. En la resistencia diaria de la vida parece ser que se tiene poco valor el amor y la lealtad y se cambia con facilidad al caballo ganador.
    Puede ser una misma la jugadora pero el ganador hoy es uno, mañana otro, y así.
    un beso

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, los comentarios de los comentaristas no tienen desperdicio, pa que más, excelente micro Juanjo aunque déjame que dude de mujeres tan pérfidas.Un abrazo, que no que no, que no por la cruz gamada.

    Chau!

    ---
    Gorocca

    ResponderEliminar
  14. Donde mejor que estar entre los brazos de ese oficial!

    Besicos

    ResponderEliminar
  15. Siempre ha sido de lo más rentable ser un/a quintacolumnista.

    ResponderEliminar
  16. ¿Deshacerse de un oficial de las SS por una joya? ¡Y sin joya lo hubiera hecho yo! :) Pero ella es más lista.

    Valioso el relato :)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Le quería de verdad, ¿eh?

    ResponderEliminar
  18. Mírala, qué lista...

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. y que cochina , por lo de escupir.
    besín

    ResponderEliminar