10 diciembre 2006

La entrevista

El día había sido agotador, era ya tarde, y recién cenado me disponía a disfrutar del único momento de relajación que me podía reservar la jornada.

Acababa de dejarme caer en el sillón, colocado mis pies encima de su reposadera, las gafas sobre mi nariz, y ya estaba dispuesto a pasear mi vista cansada sobre las hojas del periódico, comprado a primera hora de la mañana, que no había podido siquiera hojear, cuando sonó el timbre de la puerta.

- ¿Quién coño puede ser a estas horas?, pensé con fastidio.

Me levanté con resignación, periódico en mano, zapatillas a medio calzar, dispuesto a terminar pronto con el imprevisto, y reanudar mi momento de tranquilidad sin más contratiempos, pero la imagen que me encontré al abrir la puerta me dejó prácticamente noqueado.

Rubia, ojos azules, 1,75 m. de altura, curvas de escándalo y mini falda de juzgado de guardia. Una voz dulce, melodiosa, pero firme y segura a la vez, formuló la pregunta, que no parecía tener prevista una respuesta negativa:

- ¿Le molestaría que le haga algunas preguntas? Soy de la agencia Memescopia y estoy realizando una encuesta sobre hábitos y costumbres de la gente. Ya sé que no son horas, pero no le llevará mucho tiempo.

- Pase, pase, no se quede ahí, precisamente estaba esperando que alguien me hiciera una encuesta esta noche. Siéntese ahí, en el sofá, y disculpe el desorden. Póngase cómoda, quítese la ropa... Esto... la chaqueta quería decir.

Y ella obedeció, dejando la chaqueta sobre la percha, dejando a la vista un precioso suéter, ¿de qué color?, descubriendo unos hombros perfectos, y un lunar rozando su escote triangular un poco por encima del punto donde divergían las hermosas curvas de su pecho. De eso sí me acuerdo.

Se sentó frente a mí, cruzando sus más que torneadas, esculpidas piernas, envueltas en medias de fina seda semi-transparente, balanceando una de ellas sobre la otra, y sosteniendo el zapato de fino tacón tan sólo con la punta de los dedos, en un equilibrio casi milagroso.

Para entonces yo ya tenía que hacer verdaderos esfuerzos de concentración para evitar que mis palabras se entrecortaran en un torpe tartamudeo; así que puse cara de circunstancias y esperé a que ella diera el siguiente paso. Y lo hizo sin demorarse un instante, tal vez consciente de mi azoramiento, con voz dulce, serena y profesional, siempre acompañada de una sonrisa final que mostraba su perfecta dentadura.

No te importa que te tutee, ¿verdad?

Negué con la cabeza.

Verás, es un test muy sencillo, que demuestra algo de tu personalidad y de tus gustos musicales. Yo te hago una pregunta y tienes que responderla con el título de alguna canción. No debes repetir grupos musicales ni dar más de una canción como respuesta, pero la verdad es que casi nadie hace caso de estas dos últimas reglas. Así que tú mismo.

Glups... Así de repente... Voy a tener que tomarme algo. Voy a llenar un vaso con algo de whisky. ¿Qué te apetece?

Pues... si eres tan amable un chupito de aceite de oliva vírgen. A mí es que el alcohol no me va.

La entrevistadora se tomó entonces un respiro, echó los hombros hacia atrás, dejando que el olor a aceitunas verdes inundara sus pituitarias, y después de un solo trago apuró el verde líquido, terminando con una sonrisa de plena satisfacción. Esta vez, sin dientes. A mí apenas me había dado tiempo de entrechocar un par de veces los cubitos.

- Empecemos, ¿Eres hombre o mujer?

Child in time de Deep Purple, podría valer, ¿no?

- Demasiadas canas y escaso pelo para ser un chaval, pienso yo, pero si tú lo dices.

Bueno, pues Man on the moon de REM.

- Eso está mejor. Me recuerdas a cierto astronauta que conozco. Ahora descríbete:

Estaba empezando a desabrochar los botones de la camisa, cuando ella, agitando las manos como un molino, repitió:

- No, no, descríbete. No te desnudes. Si los necesitas tengo algunos bastoncillos de algodón para las orejas, me dijo tan suavemente, que casi ni dolió.

Johny el seco - Burning, contesté así, telegráficamente, haciendo honor a la respuesta y breve exposición de mis principios.

- Perfecto. ¿Qué sienten las personas cerca de ti?

Eso casi lo podrías contestar tú: Hielo , de Morcillo el Bellaco y Los Rítmicos, diría yo.

- Tomo nota. ¿Cómo te sientes?


Pues bien, últimamente estoy bastante contento. Me sale casi todo bien, hasta recibo agradables visitas en casa ...

-Con un tema musical, recuerda, interrumpió bruscamente.

Mr. Lucky, de John Lee Hooker, me cuadra.

- Me alegro. Empecemos con la parte rosa. ¿Cómo describirías tu anterior relación sentimental?

Escenas olvidadas, de Golpes Bajos, o Sin solución, de Leño, podrían describirla, en parte.

- Vaya, casi no pregunto más. Pero, Leño, ¿no era un grupo de rock duro?. No puedo imaginar esa cabeza con una larga y abundante cabellera, comenta cambiando de tema, antes de hundirse más en terrenos pantanosos.

Ja, ja, ja. Lo tuve que dejar, me cansaba que me confundieran con una chica. Como ves, el tiempo me ha dado la razón.

- Sí, sí, pero ahora describe tu actual relación con tu novio/a o pretendiente.

Love&Marriage de Frank Sinatra le viene que ni al pelo, porque novia hace ya mucho tiempo que dejé de tener.

- Noto cierto sarcasmo en la respuesta.

¿Sí? Pero es una canción deliciosa, ¿no crees?

- Bueno, da igual. Hablemos de otra cosa. ¿Dónde quisieras estar ahora?

Me gusta donde vivo: en el Mediterráneo , de Joan Manuel Serrat; pero existen un par de lugares que no he visitado, y que no me quisiera perder: Amsterdam, de Jacques Brel, y New York state of mind, de Billy Joel.

-Preciosos lugares, pero dime: ¿Cómo eres respecto al amor?

Colgado de Los Secretos, podría encajar.

- Pues descuélgate y baja del árbol antes de la siguiente pregunta. ¿Cómo es tu vida?

Siempre estoy soñando de Fito&Fitipaldis me viene al dedillo para definirla.

- Eso lo debes decir por el sueño que tienes. Te he contado ya cuatro bostezos. ¿Qué pedirías si tuvieras sólo un deseo?

Perdona, pero estoy algo cansado a estas horas. Supongo que desperdiciaría la oportunidad, pero no se me ocurre otra cosa que A kiss to build a dream on como diría Louis Armstrong

- Pues sí, un beso siempre es un buen comienzo. Escribe una cita o frase famosa:

"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir", decían El Último de la Fila en Cuando el mar te tenga

-Parece una excusa para estar callado. Ahora despídete:

¿Ya te vas? ¿Tan pronto? Pues Good bye blue sky, de Pink Floyd, hace juego con tus ojos.

Y ella sonrió por primera vez con cariño. Terminando de anotar las últimas respuestas, juntó las piernas, alisó la falda, e hizo ademán de levantarse. Intenté ayudarla tendiendo mi mano para incorporarse sin tanto esfuerzo, y la noté helada, de una frialdad metálica, hubiera jurado en ese momento.

Ella pareció turbarse, pero ni un tono anarajado llegó siquiera a teñir sus mejillas.

- ¡Ah, se me olvidaba! ¿Me puedes decir tres amigos a los que visitar?

- Ummm. Creo que los has visitado a casi todos...

Estreché de nuevo su mano y entonces sucedió lo imprevisto: su cuerpo empezó a torcerse y a girar con movimientos imposibles, su voz se volvió entrecortada y seca, cayendo al suelo con un golpe que sonó a metálico.

- ¿Eres un androide?, pregunté espantado.

No hizo falta la respuesta. Empecé a comprender muchas cosas, como lo del chupito de aceite, por ejemplo. Por suerte, esta vez no fue a más la cosa y no me encontré un rabo entre las piernas, como podía haber pasado. Y es que uno, no sé por qué, tiende a pensar que todo el monte es orégano, todos los gatos, pardos, y los androides, paranoides.

La vida te da sorpresas, que diría Rubén Blades, sorpresas te da la vida.

17 comentarios:

  1. Buenoooooo, llevo dias visitandote a ver si habias cumplido la meme, jajajaja!!! Me sentia bastante solita. Enhormabuena por tu recorrido!!
    (escusa los acentos estoy en UK sin teclado apropiado)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:37 p. m.

    Ja, ja, ja... Genial como te has apropiado del meme para hacerlo tuyo. Y estupenda la selección, también. Bastantes descubrimientos. De entre ellos me quedo con "New York state of mind".
    Me estuve mirando de arriba a abajo durante la descripción hasta el final del post. Aunque la mayor diferencia ha estado en eso de no probar el alcohol.

    ResponderEliminar
  3. Sopresas te da la vida, y las das tu, con esta forma original de presentarte.
    Un abrazo
    1OOOena
    Pd:- No me dejaba insertar comentarios en las entradas anteriores.

    ResponderEliminar
  4. VAYA!!!
    Ahora cualquiera escribe la memé
    buena seleccion de temas JUANJO
    felicidades!!!
    un beso ...ABRIL
    P.D.
    Sabes que te leo aunque no te comente no?
    Que tengas una buena SEMANA

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:28 p. m.

    Inmejorable modo de jugar! Enhorabuena no solo por ello sino por tus gustos musicales.
    Vengo a medio despedirme porque abandono temporalmente el blog, se me ha roto mi ordenador espaniol y con este italiano no puedo, grrr! ademas de que dentro de unos dias marcho para castellon a pasar las fiestas.
    Te las felicitare desde alli ;)
    Besos, Juanjo y a la familia tambien.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:57 p. m.

    desde luego es el juego musical mas original y bien hecho de toooodos los que he leído, que han sido muchos.
    Besos encanto.

    ResponderEliminar
  7. Magistral, maestro, si tuviera un sombrero me lo quitaría haciendo una respetuosa, sincera y enorme reverencia.
    PLASH, PLASH, PLASH, PLASH....(escúchense aplausos en una larga ovación).
    Por cierto, no me extraña que una de las mayores pesadillas es que fuera un Androide Paranoide, jejeje.
    Un beso, guapo, mi niño.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:40 p. m.

    ya me había parecido raro a mi también lo del chupito!!!... Simplemente genial!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Un 10 por la propuesta querido paisano, un 10!. Hacer de lo vulgar algo original, merece su recompensa en forma de aplauso.

    ResponderEliminar
  10. Jajajajaja!


    Sencillamente genial ;)



    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Anónimo3:12 p. m.

    Wow! Nunca hubiera imaginado al empezar a leer que se trataba del juego musical, que yo tambien hice en su momento, pero mucho menos original jajaja

    Good bye blue sky!

    ResponderEliminar
  12. Me has descrito a la perfección, jajaja!!

    ¿Qué tal el puente por esas tierras parisinas?

    ResponderEliminar
  13. Se me olvidaba...

    Un besote

    ResponderEliminar
  14. no es facil encontrar una mini en tu puerta.
    ja,
    saludos

    ResponderEliminar
  15. WOWWWWWWW Q RICO ESCRITO HICISTE Q MI IMAGINACIÓN VOLARA¡¡¡
    AQUI SALUDANDOTE BESITOS NIÑO
    VISITAME

    ResponderEliminar
  16. Sueñan los androides con ovejas electricas?

    tu narración me ha recordado a la novia replicante del H. Ford en Blade Runer.

    Me ha encantado tu historia, por un momento llegé a pensar que se liaba con ella, pero lo del vasito de aceite de oliva me tenía muy mosqueada....

    Me gusta su tisio

    ResponderEliminar
  17. Bueno, más bien lo decía por el metro setenta y cinco y por los ojos azules...ya sabes.

    Y no, el aceite sí, pero con pan y tomate y jamón, mmmmmm, que es la hora de la merienda.


    Un besote

    ResponderEliminar