19 diciembre 2006

La oveja negra


El garito era, o más bien es, pues supongo que todavía existe, una casa vieja, típica del barrio de labradores donde se encuentra, y que milagrosamente ha conservado su tipología de edificación: un pequeño pueblo de casas de menos de tres plantas rodeado de altas construcciones por todas partes.

El nombre, "L´ovella negra", tenía un toque de clandestinidad bastante acorde a su propietario y a muchos de sus clientes. Nada más entrar podías apreciarlo tan solo con el olfato, y después, si te fijabas muy bien, leyendo el contenido de algunos de los carteles colgados por las paredes.

No había mucha iluminación, y la música tampoco estaba muy alta. Era un lugar adecuado para empezar la noche con una amable tertulia después de cenar, y si apetecía, con una partida de dados. Después de una hora allí, de no ser muy interesante la conversación, o muy alta la dosis de la especialidad de la casa ingerida, existía un alto riesgo de quedar dormido encima de la silla, por lo que imperaba cambiar de escenario.

Estuvimos yendo allí muchos viernes, sobre todo en la época de estudiantes, hasta que, sin razón alguna dejamos de quedar allí.

Estaba regentado por un tipo, más bien desaliñado, delgado y bajito, con el bigote y los cabellos frecuentemente desordenados, que se rodeaba de un par de camareras invariablemente vestidas de negro.

El local tenía la puerta estrecha para las prisas, por lo que muchas no cabían. Las colas eran, por tanto, largas para pedir la bebida, más aún si solicitabas la especialidad de la casa: el carajillo. Yo solía aposentarme en el lateral estrecho de la barra, y me quedaba abobado mirando como los preparaba él personalmente. Primero quemaba el ron (o el brandy) con azúcar y unos granos de café, dejando que las llamas tintaran de destellos azules la penumbra del mostrador por unos minutos; después añadía el café y lo servía. Era una elaboración perfecta en la que, adivino, ponía toda su alma aquel hombre, que parecía no saber hacerlo en ningún otro campo de la vida.

En aquel lateral de la barra, donde yo pacientemente guardaba mi turno, existía una estantería con algún pequeño objeto de adorno artesanal, y junto a ella un poster, ya muy desgastado, que debió inaugurar el local. Lo descubrí en una de esas esperas, y me llamó poderosamente la atención. Tanto, que de vez en cuando, lo recuerdo y me sigue haciendo pensar. He tratado de encontrarlo en internet pero no lo he visto por ningún sitio, así que intentaré describirlo.

Era un dibujo hecho a mano, tal vez por algún humorista famoso, con un rebaño de ovejas blancas empujándose unas a otras en la misma dirección, y una oveja negra, sólo una, en dirección contraria intentando abrirse paso. Al final de la trayectoria de las ovejas blancas se encontraba el vacío, un precipicio sin fin por el que las primeras ya estaban cayendo, y las siguientes seguían empeñadas en acompañarlas.

Desde entonces me pregunto: ¿no vamos a demasiados sitios indeseados por seguir la indolente masa del rebaño?

Reflexión ésta hecha antes de las comidas de empresa de Navidad, que conste.

22 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo.


    FELICES FIESTAS, Juanjo!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Y seguirá pasando. Una lástima, pero...

    Vengo a desearte unas muy Felices Navidades, que mañana me voy a pasar con mi gente estas primeras fiestas, por lo que estaré para felicitarte el año nuevo.

    Espero que ese hombretón gordo y barbudo pero más salao que to´las cosas, te traiga muchas cositas y que si te haces millonario, por lo menos te despidas de mí, vale?

    Mucha suerte si llevas lotería y un beso muy grandote.


    FELIZ NAVIDAD

    ResponderEliminar
  3. A veces es genial ser una oveja negra, un beso y Feliz Navidad (Blanca Navidad, ¿cómo no?)

    ResponderEliminar
  4. Querido Juanjo:

    Hace siglos que no me paro por aquí a disfrutar con tus palabras. No tengo perdón. Demasiados cambios, demasiadas complicaciones. Espero poder ponerme al día.
    He cambiado mi espacio, motivos personales me desanimaron a seguir con el que tenía. Espero que pronto tenga contenidos interesantes y os paséis a verme.
    Besazos muy fuertes y un enorme FELICES FIESTAS desde Asturias.

    ResponderEliminar
  5. Me hiciste recordar dos detalles que me llamaron poderosamente la atención hace algún tiempo que me hace reflexionar en tus líneas; uno el de un pasaje de la Pelicula el Club de los poetas muertos, donde el profesor saca a los alummnos al patio y les pide que caminen libremente, después de un momento, todos estan marchando en una misma dirección como ovejas. El otro es el libro de Gibran El Loco, después de todo el relato que hace, al final queda una frase, que quizás el loco, sea el único cuerdo.
    Me hiciste evocar a su vez anécdotas de la uni; había un local fuera de la universidad, no era un café, dentro de la uni, las facultades se hablaban en pabellones, el A, B, C.... y afuera había uno que era denominado por quienes lo visitábamos llamado el Pabellon CH, porque era un local donde se vendía Chicha, es la cerveza andina muy sana abase de maiz, en este local, han ocurrido muchas anecdotas... quizás un día las plasme en prosa.
    Un abrazo... yyy todo lo que me hiciste recordar, ya no reviso perdona los lapsus digiti.
    Milena

    ResponderEliminar
  6. ummmmmm.....Juanjo ,en BCN tambien existe un garito llamado "L´ovella negra", creo que en nuestra época de estudiantes todos hemos frecuentado garitos similares .
    Juanjo.... Desig que tinguis unes bones FESTES NADALENQUES",amb tots els teus éssers benvolguts Petons....ABRIL

    ResponderEliminar
  7. Querido Juanjo:

    Gracias por tus palabras. Sí, mi espacio había perdido el espíritu que tenía, pero desde luego por visitas que nada tenían que ver con la tuya, con Sara, Tyler, etc. Más cercanas y más puñeteras, la verdad. Espero que ahora vuelva la misma causa Mofli, aunque mi ánimo esté un poco tocado por la desaparición de Xana, mi adorada perra. De todos modos, encantada de volver a estar en contacto y muy FELICES FIESTAS! Espero que este año el animalejo de turno sea fácil de localizar...
    BESAZOS desde Gijón

    ResponderEliminar
  8. buena reflexión si señor¡¡¡¡

    es como eso de , donde va Vicente?, pues los que no queremos ser como él, somos ovejas negras, rojas o amarillas pues nos llaman bichos raros (a mí precisamente la rarita de la familia) y no es justo porque ser un borrego es muy sencillo y ser un borrego negro una putada, pero que se le va ha hacer, la genética tiene fallos de vez en cuando.

    Felices fiestas y feliz todo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Dios mío!.
    Yo, entre todos tus lectores y visitantes, YO más que ningún otro/a, sé de lo que hablas y sé de donde hablas.
    Mis mejores vodkas con limón, chaval... mis mejores vodkas con limón, han caído en el bar de Toni.
    Felices fiests, paisano.

    ResponderEliminar
  10. me gusta cuando haces referencia a lugares ya visitados por mi también, me gusta.
    La nota del final de esta entrada, significativa, jajaja.

    ya estoy casi ahí, Juanjo!
    Por si acaso el jaleo nos impide tomar un chocolate caliente con churros, te deseo felices fiestas con todos los tuyos.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Violeta4:26 a. m.

    Muchas gracias, Juanjo, de verdad.

    A ver si es cierto que el invierno muere pronto. Me gustaba, pero hace pocos días ya me cansé, y me temo que en mi nueva situación geográfica, el frío no ha hecho más que empezar. Menos mal que en Navidad bajo a que me den calorcito los míos. Si no, me congelaría.

    Feliz Navidad a ti también.


    Besos,
    Violeta.

    ResponderEliminar
  12. Cierto, somos un tanto borreguiles, pero ... ¿qué le vamos a hacer?, nos sentimos protegidos por la manada. Aunque lo de llevar la contraria, lo ejerzo muy a menudo, ya sabes.
    Pasa unas navidades estupendas y generosas, que la felicidad se adueñe de tu corazón y que no te abandone nunca.
    Un beso, guapo.
    Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  13. A mí me ha tocado todo... menos la lotería ;)

    ResponderEliminar
  14. feliz navidad pasatela súper saludos desdee México

    ResponderEliminar
  15. Si, comprendo, estamos en la época de las masas, todos van hacia el mismo lado, todos tiran y quieren verte con ellos, los estados te venden unqa nueva torre de Babel de los esfuerzos de una nación en ser más fuerte, más dominante, y en si la propia población se ve inundada de las cocechas de una nación entera.
    Espero que por lo menos quede algún independiente o sea alguien fuera de la masa. Hoy más que nunca , la masa reina.


    Juanjo felices fiestas!
    Me alegro que te haya gustado, es una divertida historia de celulares.


    M.h.R

    ResponderEliminar
  16. A quien le preguntas?... a ovejas blancas o a la negra?... Si es a las primeras... te dirán que da lo mismo, con tal de estar en el rebaño y en lo posible a la moda... si le preguntas a la negra te contestará... que ella piensa lo mismo que tú y que dos es mejor que uno y moverá la cabeza indicando hacia adelante e invitándote a caminar.

    Un abrazo desde Chile, que hayas tenido una Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
  17. Gracias por tu apoyo.Se hará lo que se pueda ;)

    Qué tal van las Navidades¿?


    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. Nunca me ha sido fácil asimilar elogios por nada.
    A pesar de mi reconocida aunque inocente alma vanidosa, no llevo demasiado bien las lisonjas por aquello de la falsa modestia. Pero tu comentario se agradece en la medida de lo que vale; nadie ha sido más directo, conciso y expresivo, en cuanto a mi supuesta valua.
    Gracias paisano... no sabes cuanto se agradecen tus palabras esos días.

    ResponderEliminar
  19. ¡Feliz año!sé que es aún demasiado pronto, pero conozco a tanta gente, guapa, rica, sexy que empiezo por los pobres ,
    desgraciados, golfos y degenerados.

    Que no, que es bromita.

    Un beso muy grandote

    ResponderEliminar
  20. Podría decir que de tanto que me han llamado mala se me ha pegado, pero básicamente siempre me identifico como la mala porque, si te paras a pensarlo, ser sincera, directa, no arrepentirse nunca de nada y mucho menos tener remordimientos, hacer lo que te dictan tus principios independientemente de lo que digan los demás y atreverse a todo suelen ser rasgos que pocas veces se asocian a las personas que el común de esta sociedad califica como "buenas"...
    Besitos findeañeros.

    ResponderEliminar
  21. Por cierto, haciéndote un sencillo homenaje, ayer acompañé a una pareja de amigos comunes (paisana ella, italiano él) hasta la mismisima puerta de ese infernal antro que tan buenos momentos nos ha dado. Se quedaron maravillados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo12:13 p. m.

    Recuerdo perfectamente ese poster!!!
    Y también lo estuve buscando hace tiempo sin éxito. :(

    Un detalle más: La oveja negra se iba abriendo paso educadamente con un "excusez-moi, excusez-moi..." :))

    Nadie lo tiene o sabe de quien es???

    Saludos.

    ResponderEliminar