15 mayo 2007

Tiempo de juego



Como cada vez que termino un relato largo, tengo una sensación similar a la que experimentaba Martin Chevalier tras finalizar su investigación: el vacío; como si yo fuera un corredor de fondo llegando a una meta abandonada, en una carrera de larga distancia en la que hace tiempo que ya no se ve a nadie.

Ahora tengo una terrible pereza para empezar otra cosa, una desgana parecida a la que siento cuando empiezo un libro nuevo tras terminar uno bueno: apenas puedo fijar la concentración en las primeras páginas que leo.

Para pasar un poco el rato se me ha ocurrido un juego, un meme como se llama por estos pagos, al que, por supuesto estáis invitados a participar aquí, y a exportarlo y extenderlo por estos mundos de Gates.

Como dijo alguna vez Conchi las sensaciones están a la vuelta de la esquina: sólo tienes que captarlas. Algo similar pasa con los relatos: se pueden crear casi de la nada. Pero existe una fuente inagotable de historias que ya están escritas, e incluso tienen melodía: las canciones.

Las canciones contienen hermosas letras que hablan de amor, de tristeza, de odio, de venganza, y también de temas triviales. Todas ellas se pueden escribir de otra forma, contar los mismos hechos con otras palabras, tornando en prosa los versos que inevitablemente tiene que llevar la música.

Pues bien, me propongo escribir algunos textos inspirados en esas canciones, intercalando trozos de las mismas, o, incluso, algunas veces también el título. El juego consiste en adivinar la canción.

Cada vez que decida jugar, la entrada aparecerá clasificada con la etiqueta La canción oculta y dejaré algunas breves instrucciones del tipo:



Averigua la canción oculta en este texto


Después esperaré un tiempo prudencial, y publicaré un comentario con el título, autor, y si se puede un enlace.

Espero que os guste.

P.D. Esta entrada no tiene canción oculta (que yo sepa)


4 comentarios:

  1. Pues me parece no sólo divertida sino incluso también instructiva, la nueva propuesta.
    En cuanto a la sensación de "vacío" a la que te refieres, creo que la hemos experimentado todos aquellos que pretenciosamente "creamos" cualquier cosa a base de esfuerzo. A mí por ejemplo me pasa cuando termino un juicio, o cuando presento un relato a algún concurso, o incluso cuando termino por cualquier motivo una relación y he de comenzar otra.
    Al fin y al cabo, no todos tenemos la capacidad creativa y casi obsesiva de Lope, el Ave Fénix de las letras.
    Un saludo paisano

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, una idea muy original. Hay que poner musica en tu vida, asi que dale caña. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Esta si es una idea vertiginosa a la par que divertida...yo participo, después leeré la anterior me gusta ir en orden...
    Pero vengo también para dejarte un nuevo blog que he creado como lienzo fotografico...
    http://acordesdelluvia.blogspot.com/
    Después si puedo se lo diré a Urlha, pero es que ultimamente el trabajo me exprime más y suelo terminar a las 9 de la noche desde las 10 de la mañana.
    Bessets.

    PD: ah se me olvidaba el comentario de la entrada del tren, por lo que dijiste creo que lo cogiste por el camino sentimental al lado de una persona, yo me referia a que siempre se sigue el mismo tren pues es nuestra vida...pero si lo miro por dónde tú yo también sigo el mismo trayecto y es genial

    ResponderEliminar
  4. Venga, que no había leído la letra pequeña del contrato!!!! jajajajaja... si me dices cómo hago para dejarla oculta como lo has hecho con este mensaje, te sigo en el juego... mira que me encantan las travesuras... jajajajajaja... es cosa que veas lo de mi noche gótica y lo comprobarás... jajajajajaja
    Besucos de cariño

    ResponderEliminar