21 agosto 2008

Nuevos tiempos

Playa del Pinar - Castellón de la Plana (foto del autor)

La nostalgia me invita a volver a recorrer aquella playa, a visitar de nuevo los viejos lugares.

Aunque queden cerca de donde vivo son como habitaciones cerradas de una casa maldita, a las que te resistes a entrar porque duele lo que esconden.

Nada más lejos de la realidad. En esta nueva habitación no queda rastro de lo que custiodaba. Me sorprendo al no encontrar mi sitio para la toalla, me extraña el azul de las aguas, la limpieza de la arena, los rostros extraños.

El viejo bar de Begoñi ya no existe, no está la mesa donde nos mirábamos, ni el murete bajo el que nos sentíamos a salvo de las miradas. En sus lugares hallo un correcto chiringuito chill out, y dunas prefabricadas.

Desapareció también la villa derruida, con su embarcadero abandonado, donde pescar era sólo un pretexto. Ahora, la estrecha senda que bordeaba las rocas es un amplio paseo, pavimentado con baldas de madera de teca, y alumbrado con discretos bañadores de suelo.

Todo es más moderno, más pulcro, menos nuestro.

15 comentarios:

  1. Anónimo9:54 a. m.

    "donde pescar era solo un pretexto"

    ni imaginas lo que se me ha removido al leer esto!!!


    si juanjo, las cosas se transforman, pero la historia está para contarla, y tu tienes la suerte de haber vivido aquello y poderlo explicar... quédate con lo positivo... porque seguro que recuerdas todo con una enorme sonrisa en los labios :)

    un beso,
    Deseo Constante

    ResponderEliminar
  2. A veces nos empeñamos en recuperar pedacitos de lo que fuimos y corremos el riesgo de no encontrarlos. No pasa nada, los recuerdos no entienden de moderneces, ni de cambios ... los recuerdos permanecen intactos mientras nosotros queramos.

    Bienvenido.

    ResponderEliminar
  3. Todo se transforma!
    No tengo todavía esa sensación nostálgica de mis recuerdos, no me ha dado tiempo a ver transformaciones reales...
    Quizás ya esté todo transformado y nunca las vea.
    De lo que sí tengo la sensación al leerte, al escuchar a mis padres, etc, es de que muchas veces la transformación no significa mejora,
    sobre todo para quien vivía feliz sin ella.

    Bueno, supongo que los mosquitos seguirán siendo igual de crueles....o no? :D

    Un besito recién hecho!


    Äfrica

    ResponderEliminar
  4. Pura energia, Juanjo, sólo somos pura energia que muta inexorablemente; con lo que la nostalgia, se reduce simplemente a ser un arcaico lenguaje para poetas.

    ResponderEliminar
  5. No conozco Castellón.
    Mi última "experiencia religiosa" con el mar la tuve paseando en La Malvarrosa de Valencia el 2 de mayo, mi cumpleaños.
    Mañana, a estas horas, estaré llegando a Cádiz. El mar espera a la mujer de tierra adentro, prometo compensarle.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues habrá que buscar nuevos sitios de recuerdos no?

    Y sigamos buscando pretextos querido ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. A mi me ha pasado lo mismo, he estado ocho años en la Península y al volver a Mallorca muchas cosas han cambiado. Calles,tiendas, bares y no hablemos de las autovías que hay por toda la isla. Así y todo me gusta el haber vuelto y me encanta la isla con su nuevo aspecto.

    ResponderEliminar
  8. has abierto la puerta y te has atrevido a entrar, comprobando que nada es ya lo mismo... también nosotros hemos cambiado, sólo que a veces lo olvidamos.

    biquiños,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  9. Pienso que lo bonito de los cambios, de las transformaciones, es que queden personas que nos lo vuelvan a transformar como antes era, por sus recuerdos...

    Un beso y bienvenido de nuevo.

    ResponderEliminar
  10. Es muy cierto, yo también recorro estos días mis playas, y recuerdo lo que fue, lo que es... y lo que pudo ser y al final no. Es inevitable. Pero se disfruta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hoy y sin que sirva de precedente voy a utilizar una frase que dije en otro blog, "los únicos recuerdos verdaderos son los del mañana".

    Y los recuerdos de mañana, o pasado, o cualquier otro próximo día son maravillosos.

    Un beso y un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  12. Es como entrar en una casa nueva donde todo está limpio, reluciente y en su sitio. Todo tan bien colocado que parece que allí no exista vida, verdad?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10:32 a. m.

    hola juanjo!

    te envío un saludito en mi primer día de trabajo, y por qué no decirlo... sin trabajo, ufff que día más largo me espera!

    besos!

    espero pases o hayas pasado un buen verano

    noelia ;0)

    ResponderEliminar
  14. Volver, y ya no era todo como había sido. Al volver el viento había borrado las huellas. Conozco bien el sentimiento que me has hecho llegar.

    ResponderEliminar
  15. Ni los lugares, retratan nuestro paso. No somos nadie...

    ResponderEliminar