25 agosto 2008

Algo más que una noche

La noche - Vincent Van Gogh

Cuando alguien comienza un camino sin rumbo termina llegando a algún sitio.


La noche no admite más que planes a corto plazo, y nuestras vidas pasan por etapas en que la brújula no para de girar. Es mucha casualidad que dentro de un coche se junten tantos relojes averiados y que alguien acierte la hora, pero se intenta. Voluntad no falta.Y hay mucho que hacer para complacer gustos diferentes, ajustar pasos cambiados, y vendar corazones heridos; pero esas paladas, torpes a veces, dadas sobre una tierra irregular y dura, quizá sean suficientes para construir los cimientos de algo duradero.


En el mundo inestable de lo virtual, Arnold puede no tener músculos, y Carmen ser rubia como la cerveza, pero a Pilar le bastarán un par de palillos para interpretar una sinfonía, y a Laura una pared blanca para pintar un mural de seducción. Antes, la aprendiza buscó risas en una tierra sembrada de silencios. ¡Qué absurdo!


El tiempo cambiante altera planes, moja sandalias, descarga relámpagos y emociones, pero un pararrayos llamado Giorgio las recoge, las canaliza, las conduce de nuevo a su cauce, y la vida se remansa.


Se va haciendo tarde, hay que rescatar el tiempo de su prisión provisional, dejar que fluya como un bravo torrente hacia el mar de la noche. Entonces descubriremos sabores nuevos, alternaremos bailes con confidencias, encuentros con desencuentros, policías con ladrones.


No podrá tentarnos la mujer de rojo, pero aparecerá un alma difusa, envuelta en un halo de blanco virginal. Un coche fantástico nos transportará, mientras su conductora baila, hacia la contemplación de la luna menguante alumbrando un Buda omnipresente.


El barro no conseguirá enturbiar el final de la velada, y tras el intercambio de teléfonos, nacerán promesas de nuevos encuentros.


Escribe algo sobre esta noche, Juanjo, aunque no sea verdad, me piden.


Y como no me gusta mentir, de mis dedos sale este texto, una versión distorsionada por la luz amarillenta, esa misma que dejo encendida por las noches, atravesando la botella de cristal verde medio vacía.



Dedicado a Teresa, Pilar y Laura

23 comentarios:

  1. Medio vacía, o medio llena?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Buen relato de un capitulo vital nocturno....y maravillosamente acompañado por la imagen del cuadro del tio Vicent!!!.

    Mil sonrisas.

    ANA

    PD: como sabes de que pueblo soy??

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:10 a. m.

    Bon dia Juanjo!
    pues los días en el curro...aburridos. No sé hasta cuando, supongo que la crisis nos está atrapando y no hay escapatoria, así que se me pasan los días sin hacer nada de nada.
    En fin... un aburrimiento!
    la verdad es que hacía tiempo que no pasaba por aquí y me sorprendió tu foto, jeje no sé...
    Antes tenías foto? es que no sé porque fue como redescubrirte, no te recordaba con esa cara, a decir verdad, no sé qué cara te había puesto en mi imaginación, pero no era esta, jajaja
    que conste que no lo digo ni para bien ni para mal, eh? solo que no sé fue como cuando se pasa una novela a la pantalla y de pronto a los personajes se les pone rostro y no acaba de coincidir con lo que imaginaste.
    Uff vaya rollo te he soltao!!! en fin, que pases un buen día.
    Nos escribimos ni que sea de año en año.
    Noelia ;o)

    ResponderEliminar
  4. Jajaja es de veres!!!! mil gracies, un abraç i molt bon dia.
    ANA

    ResponderEliminar
  5. Me gusta, y si siempre se llega a algun sitio hasta cuando se toman varios caminos a la vez .
    Una noche fructifera.
    (¿medio vacia? )
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo diría que es la vida la que no admite más que planes a corto plazo.
    No importa el camino que elijas, las vueltas que des, toda la ilusión de eternidad
    es eso, ilusión envasada al vacío.
    Y al final del corto camino, que recorres en un corto plazo de tiempo, ese corredor
    olímpico que gana cada día medallas de oro, encuentras la nada o el sueño de nuevo.
    La noche sólo es la excusa. Es la ilusión óptica perfecta para el autoengaño.
    El coche fantástico es de segunda mano, y Giorgio un decrépito viejo verde adinerado.
    Los relojes, imitaciones ridículas de rolex, siempre se averían...


    Un beso


    Äfrica

    ResponderEliminar
  7. Que rabia, yo también quiero una noche de esas ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. He vivivo noches así. Noches tan intensas como efímeras. Me gusta como lo has contado.

    ResponderEliminar
  9. Si no te conociera diría que has mentido, porque noche tan maravillosamente escrita y seguro vivida, no puede existir.
    Pero te conozco y por eso me alegra que sea verdad, porque una aprende a no perder la esperanza de que una noche, sea algo mas que una noche.


    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  10. Laura hace bailar los cimientos de los bares, Carmen sopla sus carcajadas como una niña sus pompas de jabón y Pilar pone música a sus caderas cimbreantes. Mientras, Juanjo sonríe a media voz, entre susurros, levantando arena con sus pies mientras baila Could you Be loved de Bob Marley. Y la fiesta sigue. Y sobre todo la vida.
    Y lo más bonito. Una historia a cuatro voces comienza, a capela, maravillosa.
    Me has emocionado juanjo. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Lo importante es que la noche comience como uno quiere y acabe como uno desea...

    Bonito escrito Juanjo, un beso.

    ResponderEliminar
  12. Le has puesto nombres propios a las cosas comunes, y has manejado lo único como si fuera algo habitual.

    Sublime las sandalias mojadas :)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. ¿Por qué escribo?...Escribo porque lo necesito, escribo porque espero aprender algún día.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. El alma difusa, no puede más que gritar: ¡Olé!.

    ResponderEliminar
  15. Pero acabó en borrachera?
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. pues mira tú que suerte que te ha quedado un texto muy bello, al menos para mi gusto literario.

    me gusta porque no dices cosas en concreto y dejas muchas ideas sueltas a la imaginación...

    leyéndolo voy teniendo la sensación de: "la noche nos confunde", creo que has llevado el ambiente nocturno al terreno de las palabras de una forma muy acertada.

    hay fiebre nocturna, locura y la consabida melancolía que llega con la resaca de la noche que se va acabando y la llegada del amanecer.

    bicos,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  17. Una buena noche sin duda que ha dado luz a unas buenas palabras.

    ;)

    ResponderEliminar
  18. Uf, cuántos blogs amigos veo aquí, un saludo de bienvenida.Pasaré por tu linda casita los viernes ;)

    ResponderEliminar
  19. Tiene pinta de haber sido una noche entretenida. Solo hay una cosa segura, no se pueden quejar de tu relato. Un besito

    ResponderEliminar
  20. Pues me ha parecido muy bonito, no dejes de escribir cosas así, aunque no sean verdad. Besitos

    ResponderEliminar
  21. me haces soñar cuando cierro los ojos y recuerdo tus palabras...tus historias...tus escritos...

    no dejaré de cerrar los ojos...

    no dejes de hacerme soñar...

    besos!

    ResponderEliminar
  22. me ha gustado tu rincón,porque pintas con bellas letras
    besos

    ResponderEliminar
  23. Anónimo5:14 p. m.

    Lo armònico, siempre tiene la facultad de verse asì desde todos los lados, por eso tu relato encaja. Pero cuando se conocen todos los lados, cuando se saben los rincones del lugar pintado, cuando se es el protagonista del baile dentro del coche fantàstico; sabes exactamente la intenciòn y el lugar de todas las palabras...y todo encaja aùn màs profundamente y lo armònico te penetra y regocija, entrando en tì cual halo blanco virginal.
    Gracias Juanjo, no sòlo por el relato, sino por intentar armonizar aquella noche.
    Besos,
    Pilar

    ResponderEliminar