19 noviembre 2008

Pensamientos de un Dios imperfecto

El Paraíso, de Lucas Cranach "el Viejo"



La serpiente me quedó más gorda de lo previsto, la manzana no va a gustar ni a los gusanos, y ese hombre debilucho y simplón tiene demasiadas costillas, barruntaba un Dios cansado y deprimido, al final del sexto día.

Por suerte, al lunes siguiente comenzaría un nuevo universo a muchos años-luz de allí.

A nuestro Dios imperfecto le salieron los hombres a su imagen y semejanza, y le pintaron las diosas con algo de sobrepeso.

Tiempo le faltó para encargar a su hijo que deshiciera el entuerto.

Los buenos jefes de obra no se quedan hasta el final para cargar con el muerto.



21 comentarios:

  1. ¿Existen los buenos jefes de obra? ¿Quién es perfecto? Buscamos la perfección pero nos quedamos en el intento, los hombres no lo seremos nunca pero es bueno intentarlo, no?

    ResponderEliminar
  2. Juanjo y yo que creo en Jesús,qué puedo decirte?.Pues me ha gustado tu mini relato.
    Y quién es capaz de crear algo perfecto a todos?.Alguien siempre se quejaría.Siempre¡¡
    Como tú dices,al lunes siguente creó otro.... Espero la segunda parte ,por si la hubiere.
    No te has planteado el hecho de escribir algo sobre la Diosa Madre?
    Es increible ¡¡¡Y si fué nuestro Dios una fémina?(sonrisa grata)
    Besucos .


    Besucos

    ResponderEliminar
  3. Ayyy,me va a excomulgar "Mazinger Zeta"(juas¡¡)
    besucos

    ResponderEliminar
  4. Pues las reclamaciones a quién se las hacemos??????

    Porque tengo unas cuantas...

    besicos

    ResponderEliminar
  5. ¿Diosas con sobrepeso?
    No
    Eran verdaderas bellezas reproductoras, de grandes pechos y amplias caderas.
    Nuestras diosas son esperpentos escuálidos.
    ;)

    ResponderEliminar
  6. Dí que sí, a ese Dios le pasó lo mismo que a mí esta noche, se bebió una botella de vino, por eso el domingo dicen que descansó, pero no... qué coño, lo que tenía era una resaca del copón (nunca mejor dicho). Así nos ha dejado, inacabados.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. ahora ya sé por qué en la construcción casi nunca se cumple lo pactado de antemano... Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  8. Cuando existe el poder, siempre existe la mano negra que hace el trabajo sucio.
    Pasaron muchos más lunes a años-luz del lugar y algunos consiguieron ser su propio jefe de obra, matarón a la serpiente ( o se hicieron amiga), comieron de la manzana ( o peras), llenaron la barriga y desapareció la celulitis.
    Aquellos debiluchos, en gran mayoría prefieren "El jardín de las Delicias" que tan solo El paraiso.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Por favor quita el acento de "mataron" y también quita todo lo que sobre...

    ResponderEliminar
  10. El texto, de una carga crítica pasmosa, me recuerda la genial película de Cuerda, "Así en el cielo como en la tierra", en donde un dios achacoso y viejo, decidía facturar el holocausto final, para deshacer los entuertos de los que su primera obra adolecía.
    Buena entrada, juanjo.

    ResponderEliminar
  11. Jasjasjuasjuas!
    Me rio porque en mi cabeza tengo el mismo planteamiento siempre, jajaja!
    Siempre digo que hemos salido de un experimento medio fallido, por no decir desastroso del todo.
    La cantidad de errores que tiene el ser humano en su humanidad debe ser proporcional al desastroso trabajo de su creador.
    En fin, que me has sacado una risa grande, que me encanta el texto, como siempre! :D
    La serpiente gorda, jajajajaja!
    Es que me meo!
    xDDD!!!
    Qué bueno!


    Un besito

    P

    ResponderEliminar
  12. Todo el mundo echando el culo fuera y nosotros aguantando este mundo imperfecto... joé...

    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Leyéndote he recordado un texto de Jaime Sabines que leí no hace mucho y te traigo un pedacito:
    ME ENCANTA DIOS
    Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma en serio. A él le gusta jugar y juega, y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna o nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe con las manos.
    Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo, o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero esto a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, que el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida —no tú ni yo— la vida, sea para siempre.



    Besos y abrazos

    P.D. como se nota que conoces bien a los jefes de obras

    ResponderEliminar
  14. jajaja... sin duda me arrancaste sonrisas con tu entrada... es que yo se bastante sobre historia del arte, y sin duda jamás habría hecho un analisis de la imagen mas encantador...!!!
    cariños Juanjo!

    ResponderEliminar
  15. De todos modos,yo creo que si desde el principio hubiese recurrido a las subcontratas Le hubiera ido mejor.

    ResponderEliminar
  16. Si es que no existe el ser perfecto y de ahí se deduce que nadie lo imaginó jamás.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  17. Jooooo... ¿¿¿es q no puedes pensar q las diosas gordas siempre tendrán suficiente de donde asirse???... vaya por Dios, q desconsiderado eres!!!!!!!!, además, aquí es difícil estar gorda, bien te lo puedo decir porq desde q llegué sólo he bajado de peso y no por hacer dieta, sino por mucho currar y subir cuestas en mi bella Galicia...

    Besazos mi amigo... un gustazo volver a leerte

    ResponderEliminar
  18. un relato muy jocoso, si señor Juanjo pero muy cierto.

    bicos,

    Una pequeña recomendación técnica desde el cariño y el respeto, por supuesto. Verás me he fijado que te queda muy pegada la foto al título y la última frase muy pegada a Publicado por... Creo que sería bueno que dejases unos espacios en medio en blanco para que resalte bien el texto porque sino se mezcla un poco la última frase con el resto y es una pena porque es conveniente que resalte. Hablo visualmente, claro está, porque el contenido no varia.

    Biquiños,

    ResponderEliminar
  19. Hemos intentado hacernos perdonar lo que no hicimos ,las ofensas fantásticas las culpas , los fantasmas. Por bruma , por nadie, por sombras hemos expiado.
    Decia Bendetti..El pasado es una colección de silencios...Yo cuando vengo al tuyo es como si me recordaras un poco todo el poso que hay dentro de ellos.
    Besinos y recuerdos al mar.

    ResponderEliminar
  20. Se lució con la obra, desde luego qué sí!! quién se llevaría las comisiones?

    Muy buena la historia que te has montado jajajaaj

    ResponderEliminar
  21. Bonita interpretación de la historia de la creación, además de sorprendente.

    ResponderEliminar