10 febrero 2009

el entierro del enterrador



El enterrador escogió para su eterno descanso el mejor nicho del cementerio, pero en cambio tuvo mal gusto para su epitafio.

"Hizo del óbito un hábito", la frasecita de marras, quedaba algo pedante, y más apropiada, en cualquier caso, para un asesino a sueldo que para un probo funcionario con inmaculada hoja de servicios.

Salvo el párroco y el nuevo empleado municipal, nadie más acompañó al finado en su último viaje, él que jamás falló a esa cita con nadie en los últimos cuarenta años.

Ahora, en su nueva morada, todos sus antiguos clientes le esperan con una larga lista de reclamaciones: que si entra el frío por las rendijas, que si me dejaste tirado de cualquier manera, que cómo se te ocurrió dejarlo al lado de su suegra; y su sucesor en el cargo anota mentalmente la soledad de la ceremonia mientras deja crecer el largo bigote de la tristeza.

-.-


22 comentarios:

  1. Juannnjo tio , con el dia que tengo vengo a verte y entro de cabeza al cementerio.. esto... que se me olvidó que tengo que ir a comprar pan ,
    Chauuu

    ResponderEliminar
  2. Uy, cómo me ha gustado!

    Enterrador enterrado...pobre; por si fuera poco, se encuentra con clientes descontentos, pero claro, tarde o temprano tenía que llegarle su San Martín, y nunca mejor dicho...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Si es que es lo malo de los entierros, que luego no te ofrecen un buen servicio post-venta...

    Normal que se queje la gente

    ResponderEliminar
  4. Ay... pobre finado.
    No queda otra que desearle que "descanse en paz" a ver si de una vez se le cumple.

    ResponderEliminar
  5. Que bodes, que le dejen descansar que ya ha tenido lo suyo... jo...

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Es que hay profesioes que no son nada agradecidas ni populares...
    También lo podía haber previsto, no? a quién se le ocurre ir a pasar la eternidad al lugar de trabajo!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Está claro que los trabajos más costosos, son los menos o peores vistos, de eso no tengo duda!!

    Un besazo Juanjo.

    ResponderEliminar
  8. ¡en todas partes existe gente descontenta! al enterrador enterrado no le quedará más remedio que acudir a la Junta Arbitral de Pompas Fúnebres.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Uys... yo conozco a un albañil del cementerio...( al enterrador, vaya) y dice que esta encantado con su trabajo, no es mucho, cobra bien y no deja de ser un funcionario... claro que, creo que estas cosas no se las ha planteado jeejej. Es muy bueno el relato.
    Besitos varios.

    ResponderEliminar
  10. Como dices hubiera sido mejor algun epitafio mas poético como:
    "Donde vivió, descansa".
    "En compañía de muchos"
    o vete a saber que.
    Espero que a los funcionarios no les persigan sus clientes hasta los confines de la muerte donde no se puede decir "vuelva usted mañana" porque siempre es hoy.

    Besos, un placer leerte

    ResponderEliminar
  11. Pufff...el tema cementerio lo tengo muy reciente, Juanjo...
    Este hombre debió elegir otro destino como última morada! Debió ser incinerado y arrojado a las aguas del caribe, lo menos.
    Y es que eso de "pasar a mejor vida" es sólo un invento de la iglesia, jajajaja!
    Que me dejen en esta vida, oiga, que yo me conformo!

    Un besito


    P

    ResponderEliminar
  12. Bueno, a él también le tenía que llegar la hora,y no faltaron los reproches por lo que leo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. En estos días en las que las palabras me huyen, no sabes como envidio tan espectacular, hermoso y blindado relato.
    Francamente es como para coger una cámara, pedir un poco de pasta y rodarlo en vídeo.
    Me ha encantado.
    Me repito: Espectacular.

    Besos.

    ¡ Salud !

    ResponderEliminar
  14. JAJAJAJAJA
    Genial! Me ha hecho reir un montón.
    Tétrico y original

    ResponderEliminar
  15. Si llego a ser él pido que me incineren...

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. "En tiempo de melones, cortos los sermones. Y ahora, que hay melones todo el año, yo también opto por el río. Cualquier cosa menos el sermón".

    Nunca te había leido, pero me pareció ingenioso el comentario y me picó la curiosidad: entré.
    Y me gusta lo que leo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. es un relato buenísimo, juanjo... el tema no es que sea muy alegre que digamos je je je... pero el relato está logrado, logrado.

    me ha encantado.

    bicos,

    p.d.: lo que da de sí una frase.

    ResponderEliminar
  18. Qué fantástico escribes, de verdad, caballero, es para quitarse el sombrero.

    ResponderEliminar
  19. Pobre hombre, después de todo, fue el último que les mimaba con las paletadas de yeso en sus nichos, la persona que estuvo más cerca en los últimos momentos de "luz" de los vivos.

    Besos desde el jardín, florecita de mis amores,

    ResponderEliminar
  20. Perdona que ne esta entrada no haga coment. Razones personales.
    Besucos amiguco¡¡

    ResponderEliminar
  21. Con el problema de suelo que tenemos... ya le podrían dejar RIP al hombre :) que ya tuvo lo suyo en vida con el trabajito.

    Vaya imaginación la tuya :)

    Abrazos

    ResponderEliminar