02 junio 2009

Cenicienta maldita


Llovía afuera, y yo sin paraguas.


La lluvia había aparecido en el peor de los momentos. Si no me daba prisa, el agua borraría las huellas del asesinato que estaba investigando: una mujer joven estrangulada y violada en un descampado.


Cuando llegué, todavía se apreciaban unas grandes pisadas rodeando el cuerpo de la chica.


Mientras trataba de fijar esas huellas, alguien colocó un pañuelo sobre mi nariz.


Desperté, maniatado y descalzo, a varias manzanas del solar del crimen. Al volver al lugar de los hechos, observé con horror el reconocible dibujo de mis zapatos en el suelo.


El agente que me esposó calzaba un 48.


-.-

24 comentarios:

  1. A veces puede suceder, alguien suele salir lastimado en la desventurada incertidumbre que la duda impone.
    Excelente Juanjo ...
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno!
    Pero qué bueno!!!
    Si esto lo cogen el jolibu, te aseguro que te hacen un "triler" de esos que te cagas!
    Menudo argumento, es genial! :D

    Ay, Juanjo, lo siento, pero siempre te digo que me encanta, pero es que me encanta lo que nos cuentas siempre!!!
    :P


    Un beso


    Lala

    ResponderEliminar
  3. Yo calzo un 36, y se me ha perdido un zapatito de cristal, si lo encuentras, te lo cambio por el 48, es para mi colecciôn de zapatos.
    Tù qué pie calzas???

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que bueno Juanjo, ya sé que es lo que te dicen todos, pero es lo que hay. tu sabes? muchas veces tengo que volver a leer tus entradas , porque al primera , no pillo lo que me están diciendo pero me encantan tus laberintos .
    Un beso grande y hasta la vuelta

    ResponderEliminar
  5. Ostras, parece un episodio de C.S.I. ... ¿continuará?...

    ResponderEliminar
  6. Entonces, o tú eres de la media española o tienes un pie de gigante... ¿cuál es la respuesta?

    Besos para ti y para ella,

    ResponderEliminar
  7. Los crimenes y los criminales ya no son lo que eran. Y eso pasa por leer tanta novela políciaca y ver tantos CSIs. Ya todo el mundo sabe como borrar (o dejar, o falsificar) huellas de pisadas, de ADN o de lo que se tercie. El mundo criminal ha perdido su misterio.

    Estupendo relato, como siempre por otra parte.

    ResponderEliminar
  8. un relato con mucha fuerza y mucha tensión pero al final no me queda claro quien es el asesino...
    supongo que has querido que quede la intriga ¿no?
    biquiños,

    ResponderEliminar
  9. hummm ...es divertido ese bucle que creas en la historia

    ResponderEliminar
  10. Me gusta esa vuelta, sí. Aunque..., no sé... ¿cómo supo que el agente calzaba exactamente un 48?
    ¿No sería mejor decir algo como por ejemplo: "le llamaron la atención los enormes pies del agente..."
    O algo similar.
    No sé..., algo me falla. Volveré a leerlo de nuevo.

    ResponderEliminar
  11. No me dejes así, por dios... tienes que continuar :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Inquietante. La dosis de misterio la transmites bien.
    Pero al igual que le ha pasado a Sinuosa, a mí se me quedan algunas preguntas que el texto no resuelve.
    Habrá que releerlo.

    ResponderEliminar
  13. Yo no lo he pillado muy bien, la verdad. Es verdad, como dicen otros, que se "siente" que hay algo misterioso, pero no sé si el asesino es él o si le han tendido una trampa...

    ResponderEliminar
  14. Una cenicienta de película. Como la forma que le das a tus letras.

    Yo calzo un 43-44, depende del fabricante. No sé si me libraré... creo que sí.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Cazador cazado.
    Tienes la referencia del agente ¡ qué béstia un 48!
    Tú tienes buen olfato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Alguien con un rasgo tan diferenciado como un pie de mastodonte no debería salir a asesinar. Aunque por otra parte, no se lo ha montado mal éste asesino, sea quien sea.

    ResponderEliminar
  17. Pues una de dos, o fuiste tú...que lo dudo...no puedes ser tan energúmeno.
    O fue el agente que te esposó, que obviamente encaja con el perfil de asesino, por sus enormes pinrreles...tras anestesiarte...colocó tus zapatos en el lugar del crimen y así la prueba de cargo en tu contra te haría sin lugar a dudas presunto culpable del asesinato de esa pobre chica.
    ¿He aprobado?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Buf, cuanta angustia en tan pocas líneas!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Con tan pocas palabras, y tanto misterio escondido. Yo casi juraría que el agente está en el ajo...
    Pero no me hagas caso....acabo de llegar (creo)
    Una sonrisa interrogante

    ResponderEliminar
  20. Perdona, pero lo de que calza un 48 me ha dejado sin palabras..., es fácil reconocer ese pie ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  21. hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno, qué te voy a decir! Siempre me gusta lo que escribes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. hello... you may submit this blog to my webBlog Directory, keyworddir.info.. have a nice day!

    Keyword Directory

    ResponderEliminar
  24. uysssssssssss jaja no hace ni media hora que escuché esa primera frase en la radio jejeje a ver si algún día me atrevo yo, a ti te sale muy bien.
    Besitos varios.

    ResponderEliminar