01 julio 2009

Después de la operación

Los amantes - René Magritte

Cuando viera su dibujo sobre la Inmaculada Concepción, el que ella cuidadosamente guardaba en la mesilla de noche, descubriría que él era un impostor, un pintor bastante mediocre.

Esa mentira borraría las cien verdades de entrega incondicional, derrochadas entre aquellas cuatro paredes y en los largos paseos por el parque, cuando el calor del sol era la única promesa de luz para sus ojos.

Ella le entregaba su cuerpo, como un sucio intercambio, sin emplear a fondo sus otros cuatro sentidos. Si la operación tenía éxito, a ella también le costaría mucho más esfuerzo esconder la falacia de sus orgasmos.

-.-

23 comentarios:

  1. Si esto se tratara de un problema matemático, hariamos una ecuación donde las mentiras serían las incógnitas a descubrir. ¿Cual de ellas es mayor? Aquella del falso pintor que miente por agradar, querer y ser querido o la de la que no ve y finge amor para sentirse acompañada. Ni Einstein sabría porque decantarse.

    Un abrazo xiquet, un excelente relato

    ResponderEliminar
  2. Posiblemente Alma, las dos tienen cabida en la ecuación, sobre todo cuando ambos viven la mentira de sus propias realidades.

    Excelente Juanjo. Eres un Mago.

    Besines.

    ResponderEliminar
  3. Perfecta la imagen ¿ Te gusta Magritte?.
    ¿Por qué el engaño se comparte en pareja bien a ojos vista o a ojos cerrados? ¿Será un fin en sí mismo?

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Casi mejor que la operación no tenga éxito... Así todos contentos. Él creyéndose un gran amante, y ella creyendo que él es un gran pintor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La necesidad de sentirse querido o admirado late en el fondo de cada ser humano. La forma, puede no ser la más adecuada. Y el desengaño, derriba sin piedad frágiles expectativas y malbarata los sueños.
    Una sonrisa sincera

    ResponderEliminar
  6. Juanjo,
    Descubrir verdades penosas nunca es agradable, pero mejor eso, que vivir engañado o engañando...

    ¿Sabías?, que el cuadro de Magritte, en realidad representa el suicidio de su madre, que apareció con una tela que le rodeaba la cabeza... Lo ves, esta verdad deshace la ilusión de dos amantes ocultos bajo sus mentiras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡que relato tan fuerte y tan real por desgracia!

    ¡nos vendemos al mejor postor para soterrar nuestros miedos más arraigados!

    la imagen ¿qué te voy a decir?... también la he empleado en mi blog, con eso ya te lo digo todo.

    biquiños,

    p.d.: siempre he preferido la verdad, aunque duela mucho.

    ResponderEliminar
  8. Las mentiras nunca llegan a buen puerto, tonto el y tonta ella :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Seguro que ambos están al tanto de que todo se basa en la mentira, pero qué más da, si con ello obtiene cada uno lo que necesita...
    No hay más ciego que el que no quiere ver, no?
    Me encanta esa imagen.

    Un besito


    Lala

    ResponderEliminar
  10. juanjo

    doble entrada encuentro en este relato

    esa imagen de la inmaculada concepción...metáfora pura

    y la falacia de ambos y entre ambos, de un amor trastocado en nada, ya que el sexo llegaba desde una ilusión sabida como mentira, nadie obtenía en realidad lo que necesitaba
    ni siquiera no pensar, una pensaba en el darse cuenta, él pensaba como camuflarse para seducir

    deja picando en el lector ... la inmaculada concepción...poniendo esa cuota de impacto...y de la operación qué?

    me gustan tus relatos porque siempre dejan trabajo al lector
    cariños

    ResponderEliminar
  11. Peligroso juego.
    Una de las cosas que no soporto es la mentira que viaja en el tiempo, y la ignorancia al respecto.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Ese cuadro de Magritte que a mî personalmente siempre me ha fascinado es la portada del libro magistral "El jardîn de al lado" de J. Donoso, en el que al final, caen las màscaras, un poco como en tu relato (Sonrîo)
    Buen post, Juanjo.

    A Donoso le hubiese gustado este resumen para la portada de su libro :=)
    Pintor mediocre y buena condesita, para acabar siendo relatado por ella;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho tu relato, en especial ese párrafillo en que se desvela que ella también engaña y oculta, todo con tal, seguramente, de sentirse querida. Y la lástima es que están condenados a ocultarse la verdad eternamente.

    ResponderEliminar
  14. ¿Mentira por mentira? ...entonces son tal para cual.
    :)

    ResponderEliminar
  15. Eso digo yo, están echos el uno para el otro: mentirosos los dos.

    ResponderEliminar
  16. Asomándome a tu blog, para sorprenderme con este relato
    de un engaño a dos voces.
    Me ha encantado,
    Un saludo cordial
    BB

    ResponderEliminar
  17. Gracias, BB.

    Tus iniciales me suenan, pero ahora mismo no caigo. ¿Nos conocemos de algo?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Juanjo: Sólo hago comentarios.
    No tengo un blog, aunque me lo
    han sugerido. Como suelo repetir:
    hay que saber ubicarse y yo
    poseo un Master en ello.
    Nuevamente, te leo y me gusta.
    BB

    ResponderEliminar
  19. ¿No te conozco, entonces? Bueno, bienvenido(a) BB de todas formas. Espero que te sientas como en tu casa.

    ResponderEliminar
  20. Gracias.
    Soy "la" BB

    ResponderEliminar
  21. El avance médico acabará con las familias!

    ResponderEliminar
  22. A ver, una opini'on cient'ificobjetiva, espero:

    Sabemos que 1+2~3 es menos mentira que 1+2~34

    Y tambi'en sabemos que mentir frecuentemente no es igual que mentir una sola vez.

    Ahora solo queda ponderar, y solucionado el problema...

    Saludos de nuevo, de un amigo.
    Jose.

    ResponderEliminar