08 julio 2009

Ministro sin cartera


Al ministro sin cartera se le veía feliz, lucía siempre la mejor sonrisa del Gabinete. Una sonrisa que no perdía ni siquiera después de las deliberaciones del Consejo de Ministros de los viernes. Tras ellas, algún periodista le formulaba cualquier interrogante malintencionado, al que siempre respondía con un "Me alegra que me haga esta pregunta...", seguido de una respuesta calculadamente ambigua, expresada con su inmutable semblante.

No consiguió cambiarle el risueño rostro ni siquiera cuando el reportero de turno le preguntó sobre el rumor, cada vez más insistente, que corría por los pasillos del Congreso: encabezaba la lista negra de la siguiente crisis de gobierno.

Cuentan que cuando abrió el sobre lacrado con su cese, su sonrisa ensanchó todavía más su cara. A su lado, resplandecía un elegante objeto de cuero negro, carísimo. Ya no era ministro, pero tenía cartera.

El Presidente siempre tuvo esos detalles.

-.-


24 comentarios:

  1. Los ministros sin cartera dónde llevan sus bártulos, en una mochila de La bola del Drac?.

    Divertidisimo. Pero ganaría enteros (mira que soy pejiguero) si obviamos la frase explicativa de "ya no era ministro.."

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que tiene ser ministro sin cartera, que puedes dejar de ser ministro pero nunca pierdes la cartera, incluso y como en tu relato te la regalan.

    La frase "ya no era ministro" es la que más me gusta del relato.

    Un abrazo Juanjo

    ResponderEliminar
  3. No hay que perder nunca la sonrisa.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Esos sí que saben vivir la vida y salvar sus crisis a base de abrir carteras...

    Yo sigo pensando que lo de la crisis es como el cuento, ese que decía: que viene el lobo. Un gran invento para recoger más dinero y llenar más carteras.

    Abrazos.
    P.D:A ver si viene el lobo para todos los de arriba

    ResponderEliminar
  5. además... siempre les queda el pedazo de pensión vitalicia... ¿por qué van a dejar de sonreir?, no tienen motivo.

    bicos,

    ResponderEliminar
  6. Pues yo tampoco dejo de sonreir, jajaja, primero porque mi madre, cuando no doy palo al agua me dice: quién te crees que eres, un ministro sin cartera? Jajajaja!
    Y segundo, con la mochila de la bola de drac de Raúl, jajaja!

    Joer, quien fuera ministra sin cartera para poder reir siempre, durante y después!



    Un beso


    Lala

    ResponderEliminar
  7. Oye, que presidente mas majo... seguro que no era ZP ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Es lo que tienen los juegos de Rol jugados sin pasi'on... que al final uno quiere dejar de jugar...

    Abrazo y encantado de pasar por aqu'i (a trav'es de Lala)

    ResponderEliminar
  9. jajajajaja, Ay!!!! Juanjo hoy necesitaba reír, mil Gracias

    Excelente.

    Besines

    ResponderEliminar
  10. Desprenderte de tu atuendo y cartera es como para pensàrselo...
    jajaj aunque te queden carteras literalmente hablando y no sea lo mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Siendo malintencionada estaba tratando de poner nombre y cara al ministro sin cartera; al final cuando deja de ser ministro le he descubierto cara de President de cualquier autonomía.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Si es que al final, lo único que importa, es con lo que te quedas. Pedazo cartera para guardar su ambigua sonrisa y su inoperancia patente. Ya le caerá alguna Dirección General...fijo.
    Una sonrisa anárquica

    ResponderEliminar
  13. Bah... la cartera es lo de menos.
    La verdadera golosina es la jugosa pensión de jubilación que se gastan.
    :)

    ResponderEliminar
  14. Nada como la delicadeza de ese
    delicadísimo Presidente.
    El comentario de Iliamehoy es
    imperdible.
    Esa sonrisa denota el augurio de
    días mejores, segurísimo.
    Saludos
    BB

    ResponderEliminar
  15. Temo parecer desaprensivamente realista, pero teniendo en cuenta la cantidad de dinero que un ex-ministro, con o sin cartera, siguirá cobrando por haberlo, en algún momento, sido...
    mejor no serlo y, ante el cese, reir a mandíbula batiente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Siempre me hizo gracia eso de "ministro sin cartera", que sería como mandar mucho pero sobre nada en especial, o mandar donde haga falta, o seguramente (seamos realistas)chupar del bote por pasar por ahí.

    ResponderEliminar
  17. ¡Snif!
    Casi me has hecho llorar con el mensaje que le has dejado a Alma.
    ¡Ríoooo!

    ResponderEliminar
  18. Gracias por atreverte a dejar tu voz en mi entrada. Te has vestido de gala para la ocasión, serío y elegante como la idem lo requiere.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. ¡¡Hola Juanjo!!

    Si es que, esa es mi filosofía.
    Hay que tener instalada de modo permanente la sonrisa en la cara.
    Porque siempre, pero siempre, siempre y por malos que sean los momentos, hay lago bueno a lo que agarrarse y bien sujeta a ello, no permitir jamás que desaparezca la sonrisa, incluso aunque no pueda salir hacia afuera.
    ¡¡Pero que majo el presi!!....ja,ja,ja
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. hola Juanjo...
    me voy al mar ,pero quiero darte un besín y un hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  21. no sé si reirme o llorar... pero q tenemos una putada con los ministros sonrientes... halaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    besazos Juanjo... q este mar gallego en q navego, está deliciosamente cálido en los días como hoy...

    ResponderEliminar
  22. Menos mal que no hay cartera, a ver con que brazo la sujetabamos.

    Un abrazo fuerte, no, mejor un beso no vayamos a apretujar demasiado.

    ResponderEliminar
  23. me gusta la ironía, podrá provocar la risa de lo lineal y las endorfinas hacen falta;pero la reflexión la dejás picando...

    en nombre de quien gobiernan? sabemos como se dan las manos de las cartas y sus actuaciones en el espectáculo mediático y de sobra no dudamos que fuera del juego les queda otro más suculento incluso en esa cartera nueva, de clientes?

    el horror es que hacemos como pueblo? podemos intentar cambiar de juego con el voto?podemos intentar ser alguno de nosotros quienes entren al gobierno a no jugar? o nos resulta más seguir en nuestro puesto de observador sin vos?
    es una casi costante enla mayoría de los pueblos y a veces tan solo a veces los pueblos desde abajo mueven a los dueños de las carteas ya quines las regalan para avisarles que los estamos mirando y juntos podemos otro camino
    jaja aquí viene la risa...podemos el juntos? ese es nuestro gran problema
    gracias por ver que tenemos mismas pajas en ojos ajenos y nuestros
    cariños

    ResponderEliminar