05 agosto 2009

Encuentros en alguna fase


La casa es demasiado vieja, y como tal, aseguran que está habitada por extraños personajes. Yo necesito dar una vuelta por ella todas las noches, cuando el bullicio cesa y reina cierta tranquilidad apenas perturbada por los ruidos acostumbrados de las mansiones de este tipo: viento que se filtra por las ventanas, puertas que chirrían, el goteo de algún grifo mal cerrado o susurros de extrañas procedencias.

Tratando de descubrir al dueño de una de esas voces me adentro en la despoblada segunda planta con paso temeroso. En el arranque de la escalera me encuentro con ella. Está vestida de un blanco irritante, tiene el rostro demacrado y una expresión lánguida, como de sueño. Al verme, su cara se desfigura de tal forma que el pánico se apodera de mí. Pretendo correr todo lo que da mi alma, huir a toda velocidad de la escena, pero mi espíritu no responde, atenazado por el peso de las odiosas cadenas.

Temo que si alguna vez reuno el valor suficiente para enfrentarme a uno de estos seres, apenas conseguiré pronunciar unas pocas palabras ininteligibles.


-.-

24 comentarios:

  1. Simplemente, genial. Se cambiaron
    los papeles...
    Un beso
    BB

    ResponderEliminar
  2. Siempre nos asusta el otro, se vista como se vista.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Aleeeeeeeee!
    Los otros!
    No me extraña que vayamos asustando a cualquier ser pacífico.
    El pobre, sin poder huir por la maldita cadena con bola...
    Y nosotros, encadenando cualquier cosa que nos parezca diferente!
    Cawenelego!



    Un besito


    Lala

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, sorprendida de tus giros y tu capacidad de síntesis.
    Una sonrisa en cadena

    ResponderEliminar
  5. Miedo ¿quién dijo miedo?

    Ufffff ...... Juanjo estos relatos tan perfectos a mi me asustan y mucho. Dormiré con la luz encendida algunos días ..:-))

    Magnifico como siempre, amigo.

    Mis besos cielo.

    ResponderEliminar
  6. Llama a una medium!

    jajajajajajajjaja

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Los fantasmas de blanco siempre me han atemorizado más que cualquier otra cosa.

    Espero que nis cuentes la resolución :)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Sutil.
    A veces el miedo está en nosotros mismos, no hay que buscar más lejos. A veces esos miedos son simplemente fantasmas y a veces, no lo queremos ver.
    Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  9. piernas locas5:25 p. m.

    Yo creo que en mi casa viven entes así; no los puedo ver, pero se manifiestan a todas horas. Hoy, de hecho, no he pegado ojo...hay gente que dice que eso son corrientes de aire que producen ese ruido. Pero yo oigo pisadas...

    ResponderEliminar
  10. Algunos fantasmas visten de paisano y se cuelan en nuestras vidas sin darnos cuenta. Y luego, claro, llega el miedo.

    ¡¡Fantasmas fuera!!

    Besos que saben a cercanía,

    ResponderEliminar
  11. a puntito estuve de no leer este relato porque soy muy miedosa...

    como decimos aquí en galicia, espero que nunca me pase nada parecido "Meigas fora".

    biquiños,

    ResponderEliminar
  12. Al leer tu post me viene a la cabeza el Fantasma de Canterville, de Oscar Wilde, que me encantó tanto en novelita -es muy corta- como en película, protagonizada por Charles Laughton y de la que luego se han hecho otras versiones.
    Esto de las mansiones siempre nos lleva a pensar en huéspedes etéreos y molestos.
    :)

    ResponderEliminar
  13. Muy buena la forma en que el cuento apunta en una dirección hasta que una sola palabra,"cadenas", le da totalmente la vuelta. Chapó, amigo

    ResponderEliminar
  14. Hola juanjo!!! de una forma algo extraña he llegado a tu blog....sera que realmente existe esa energía que une almas???? o que el título de tu blog tiene algo que ver con el mio??? o tal vez los fantasmas??? no sé...pero creo que voy a volver por aqui...un beso de vainilla

    ResponderEliminar
  15. Cómo me ha gustado! Y es que los humanos somos bastante malos... y a veces damos mucho miedo. Me gustó tu giro de la situación. Genial como siempre.Un saludo.Blau.

    ResponderEliminar
  16. Juanjo, mira que me tapo los ojos, eh? Un saludo miedoso!

    ResponderEliminar
  17. Juanjo, mira que me tapo los ojos, eh? Un saludo miedoso!

    ResponderEliminar
  18. Me gustan esas casas en las que tantos antes vivieron y en las que, quizás, tras algún ruido extraño, me hace sentir parte de su misterio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Cuando la mirada se anima a mirar, la voz se silencia, entonces el alma se ateve a pasear en paz...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Yo no sería capaz de pronunciar una sóla palabra, seguro :)

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Hola chico!!! que alegría me ha dado verte por allí....te has planteado que puede que ya te hayas encontrado con algun fantasma?

    Yo si, los del pasado, mis fantasmas, esos a los que no queda otro remedio que enferntarse aunque uno no quiera....yo lo hice con miedo....con palabras ininteligibles...pero lo hicé...y te aseguro....que tras abrir la puerta el valor....el que se asustó fue el susto.....

    Escribe pronto merece la pena leerte.....me gusta lo que escribes y como lo escribes.....

    Besos de canela.....y muchas gracias por venir....

    ResponderEliminar
  22. interesante relato de palabras con sentimientos me voy pero vuelvo besos

    ResponderEliminar
  23. Es lo que tenemos los humanos, asustamos un montón. Jeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Jo, Juanjo.
    Hacía un montón que no te visitaba.
    Pensé que seguías convaleciente o de vacaciones...
    Me alegro de tu regreso.

    Ella es un alma en pena y "Tú" un fantasma perdido en mansión ajena...
    Quizá si pudiérais supera el pánico recíproco que os producís pudiérais, hasta entenderos en el lenguaje ininteligible de los espíritus errantes...

    Bienvenido

    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar