07 febrero 2011

Salomé




Imagen tomada de aquí

Por mi habitación han pasado este mes tres chicas distintas. Ahora duerme, tapada hasta las orejas, la última. Salomé, dice que se llama, aunque imagino que ese nombre sólo es un nick, un apodo escogido con toda la maldad del mundo para vengarse de alguien, de algún Juan atravesado en vete a saber qué lugar de su memoria, agitando los brazos aún sin cabeza.

Debe haberse especializado esta mujer en cortar cabezas de varios juanes, con fama de santo y sin el título canalla de Don. Yo, que si lo pienso, también me llamo Juan, no sabría muy bien en que casillero colocarme, ahora que apuesto por mi versión más tóxica, a pesar de carecer del aplomo que da saber el terreno que se pisa.

La mujer que dice llamarse Salomé me hizo olvidar anoche, por momentos, muchas mentiras enquistadas, y juraría que ella también se quitaba de encima un pesado lastre a ritmo de un sexo vibrante y furioso. Quiero contemplarla así, como una enfermera aplicando una terapia extraña, bien alejada del amor, pero altamente saludable, un analgésico para estos tiempos tan abundantes en cefaleas.

Sin embargo ahora duerme el sueño que todo lo borra y cuando se despierte me mirará extrañada, se preguntará qué hace aquí, se vestirá de prisa y se irá sin desayunar, decidiendo más tarde si me elimina de su lista de contactos, una forma cualquiera de cortar cabezas. Cabe recordar que así es el juego y que las reglas se saben desde el principio.

Mientras eso llega, observo la mata de pelo rubio que ocupa el espacio entre las sábanas y la almohada, el tono marrón de las raíces, el brillo plateado de algunas canas, los ligeros ronquidos. Entonces, algunos rayos de sol entran por la ventana y las telas se empiezan a mover perezosas.

-.-


22 comentarios:

  1. Hay muchas salomés que intentan vengarse por el mundo, y así nos va...

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Querido Juanjo, leo tu post, y tengo toda la cabeza llena de canciones, "días de mucho, visperas de ná", pero como la frasecita no me gusta mucho..., me quedo con "que nos quiten lo bailaó".
    Besos,

    ResponderEliminar
  3. Noy hay párrafos preferidos hoy; globalizo maravillada esta exquisita mezcla de cefaleas, y futuras cabezas cortadas.
    Y esa ausencia de amor, permite la certeza de que si acaso uno desaparece de su lista de contactos, no dolerá... o tal vez solo un rato.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  4. Chungo.
    En cuanto sepa que le has estado mirando las raíces mal teñidas, si no te decapita con el cuchillo cebollero, te baja del Facebook de una patada.

    ResponderEliminar
  5. Tu relato es el vivo retrato de la vida de muchos. Y me gusta como lo cuentas, con objetividad y desapego. Sabiendo lo que hay, desde el principio.

    Me gusta especialmente: “Quiero contemplarla así, como una enfermera aplicando una terapia extraña, bien alejada del amor, pero altamente saludable, un analgésico para estos tiempos tan abundantes en cefaleas.” Una frase perfecta.

    Y, también estas líneas que concuerdan con el título: “decidiendo más tarde si me elimina de su lista de contactos, una forma cualquiera de cortar cabezas.”

    Supongo que vivir así, a salto de mata, es la opción (triste para mi aunque necesaria) mientras no aparece esa persona especial.

    Excelente, Juanjo… me ha hecho recordar una historia.

    Biquiños,

    ResponderEliminar
  6. En tus últimas entradas adivino .-erróneamente, seguro- una huída hacia adelante, un reproche al pasado y una búsqueda de enfermera para el futuro.

    eso sí, siempre me gusta como lo dices o escribes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Es que es imperdonable llamarse Juan y buscarse a alguien llamado Sálome. Es como buscarse uno mismo la mala suerte o peor, perder la cabeza no por amor, sino solo por sexo.

    ResponderEliminar
  8. Está bien eso de que borrar a alguien de tu lista de contactos es algo así como una moderna decapitación. De todas formas, igual esta Salomé lleva buenas intenciones, dale una oportunidad, amigo Juan

    ResponderEliminar
  9. ¿Te fijaste si llevaba 7 velos en el bolso?

    Besitos,

    ResponderEliminar
  10. No sé si eres consciente de la imagen que has puesto... ¡has dejado a mi sensibilidad desequilibrada! El relato me gusto un montón, tal vez porque no soy Juan sino Salome.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Belén: La venganza no suele servir para nada, pero vengarse de alguien que no tiene culpa de nada es pura maldad.

    Gema: A veces hasta lo bailao desaparece...

    Iliamehoy: Me parece el colmo que duela desaparecer de una lista de contactos, jajaja.

    Tesa: No lo comentaría, jamás, jajaja; pero que conste que no me molesta que me bajen de la lista del facebook. :)

    Aldabra: Me alegro que te haya gustado. Hay otra opción, que consiste en aceptar la soledad y encontrarle el gusto. Pero qué poca gente la escoge.

    Camy: Mis entradas no suelen ser personales; aunque no eres la primera que lo pregunta de manera más o menos directa. Debo estar demasiado tiempo hablando sobre lo mismo, pero es de lo que me apetece hablar ahora.

    Alma: Y el morbo que tiene...

    Miguel: Dormir siempre es una buena intención. Por mí que se quede hasta la hora de comer.

    Alice: Mujer... Soy un hombre. No sabría decirte ni el color del bolso.

    Campoazul: La imagen me impactó y por eso la he puesto. Me parece brutal. Viéndola, casi no hay que contar nada. Me alegra que te gustara, también, el texto.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  12. Los polvos de una noche es lo que tienen, Juan...jo.

    ResponderEliminar
  13. Un consejo: cuida tu cabeza, puedes perderla.
    ...Hasta físicamente

    ResponderEliminar
  14. .....adelantaba que erróneamente, ...
    Feliz fin de semana.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Hay tantos modos de vivir: recordando a un amor inexistente, pasado e intentando encontrar en los demás aquello que tanto la enamoro y selló para siempre. Por tanto, quizá sea lo que ella busca, que Juan no se enamore de ella, que la deje vivir a su aire, sin compromiso y continuar buscando... solo tal vez. Está escrito con una naturalidad y normalidad asombrosa, también me gustó.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Raúl: Como se dice en estos casos, perdí la cabeza, jajaja.

    Sergio: Puede, incluso, que la encuentre. Gracias por tu visita y bienvenido.

    Camy: Gracias por tus deseos. Ha sido una semana horrible, jajaja, pero espero que la próxima sea mucho mejor. Besos.

    Mª Jesús: Bienvenida seas.

    Esilleviana: Todos somos el resultado de nuestro pasado. Ella sabe lo que quiere ahora, pero ahora se termina en este instante y en el instante después puede que todo cambie y las reglas se cuestionen. Pero ese final es cosa vuestra.

    Muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  17. hola juanjo, realmente detesto este dia de porqueria y comercial pero bueno, vigo algo hizo alguna vez que hizo que dejara de odiarlo...y yago bueno, es algo asi como una mascota ahora pero sufri mcuho por el
    tu cuento es hermoso, te sigo y espero que si te gusta este dia la hallas pasado genial
    YA TE CONTARE COMO ACABAMOS JUNTOS, LO JUROOOO

    ResponderEliminar
  18. Que bueno¡¡¡¡
    Que pena que me lo perdí...pero ahora ya está , lo disfruté muchísimo.
    Hasta Salomé se encontrará algún día la horma de su zapato...y también perderá la cabeza.

    Besitos guapo :)

    ResponderEliminar
  19. El juego es así, no hay duda. Y perdiendo o ganando, lo que realmente cuenta, es no dejar de jugar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. OFF WITH THE HEAD!!! dirian en Alicia en el pais de las maravillas.
    Me gusto mucho, a veces es mejor mantenerse al margen

    Besos!!

    ResponderEliminar
  21. el sueño que todo lo borra?
    no sé...
    Lo que si sé, es que cada dia tienes historias más chulissss

    ResponderEliminar