23 enero 2012

Las canas del conejo



Me encontré con Bugs en el bar de la urbanización, un jueves por la tarde. Estaba sentado en una mesa alejada de la luz y mantenía cierta distancia con una cerveza caliente que posiblemente ya nunca terminaría.

Permanecí un rato observándolo, esperando que no me viera. Mantenía todavía ese gesto altivo, tan suyo, de perdonavidas algo pasota y, además, las arrugas le daban aspecto de jugador de póker con una escalera de color en la manga. La derrota no parecía tener asiento en el patio de butacas de su ánimo, aunque daba la sensación de estar algo cansado.

- ¿Qué hay de nuevo, viejo?- preguntó de golpe, cuando yo ya estaba convencido de haber salido airoso de mi silencioso espionaje.

El conejo siempre había sido de buena conversación. Por lo retirado de su mesa, yo pensaba que esa tarde no tenía demasiadas ganas de hablar, pero no tardó demasiado en explicarme sus razones.

- Es por Elmer, ¿sabes? Sigue con su manía persecutoria. Entra, me busca, apunta y dispara. Yo ya no necesito utilizar mi ingenio para librarme de él. En su casa le quitan los cartuchos antes de salir de cacería,  desde que confundió al predicador con un alce. Pero insiste en disparar. Cuando veo la decepción en su cara al fallar de nuevo el tiro, siento cierto malestar; pero lo peor es cuando arroja la escopeta y se sienta a la mesa. No se levanta antes de vomitar todas sus penas -las que recuerda- o terminar la botella de bourbon. Lo que ocurra antes. Avísame, por favor, si lo ves entrar.

Bugs me cuenta que nunca se casó. Muchas conejas pasaron por su vida, y aunque no presuma de ello, todos saben que su madriguera está caliente la mayoría de las noches. A pesar de que se nota el paso de los años, su aspecto es cuidado, mantiene bien erguidas las orejas y muy tiesos los bigotes, provocando algunas miradas de reojo y un runrún de cuchicheos cuando se levanta de la mesa.

De repente, todas las voces callan. Sólo se escucha el ruido de la tele y los pesados pasos de las botas de cazador. Es el único momento en que veo a Bugs palidecer, agachar las orejas y buscar un agujero en el suelo por donde perderse.

Cuando los pasos se detienen, Elmer se sitúa enfrente de él, sonríe, se ajusta la gorra y apunta con su escopeta de dos cañones.

- Esta vez no te libras, lindo gatito.


-.-

Por si no lo sabéis, hoy, 23 de Enero, es el Día del Conejo y ésta es mi forma de celebrarlo.




41 comentarios:

  1. ¿Significa que los demás no nos ven de la misma manera que nosotros mismos? ¿ Que a pesar de la madriguera caliente siente frío en el corazón? ¿Está a punto de compartir sus penas con Elmer y abrir una nueva botella de bourbon?
    Feliz día del conejo.Lo sé gracia a ti y a tu post anual.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Es terrible, pero a mi a veces nadie me quita de pegarme un atracón de dibujos animados antiguos, de los de mi niñez, érase una vez el hombre, el correcaminos, la pantera rosa...
    En cambio, me siento al lado de mi sobrino a ver Caillou, y de pronto noto como si mis párpados fueran de plomo.
    Bello homenaje a aquellos seres fantásticos de nuestra infancia.
    :-)

    ResponderEliminar
  3. Pobre Bugs tiene que sentirse acosado y agobiado por Elmer, que aunque no tenga balas en el arma, tiene que dar impresión. No recordaba el dia del conejo, pero eso en mi es normal, si me olvido de mi propio cumpleaños es lógico que se me pase el del conejo. Me gusto el homenaje tuyo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. A medida que vamos cumpliendo años le damos mucho más valor a lo que perdura.
    La cama siempre está caliente, pero es "un no parar" y un desfile.

    Elmer, aunque sea el enemigo, siempre está ahí. De ahí el empeño del conejo en cumplir con el ritual y poner cara de miedo. Es tradición ya.

    ...Mae mía se me va la pinza!

    Me encantó esta tarde cuando lo "medioleí" en mi móvil antediluviano y lo he disfrutado ahora con su viñeta y todo...

    Algunos bloguers sois auténticos artistas.

    ResponderEliminar
  5. Camy: Los demás nunca nos ven como nosotros nos vemos, claro. Y sí, debe haber algo de soledad en un solterón sin remedio como Bugs. El tiempo, a veces, convierte en amigos a enemigos clásicos.

    Food&Drugs: No creo que tenga nada de malo pegarse el atracón de dibujos, de vez en cuando. No creo que tenga nada de malo, pegarse el atracón, de vez en cuando.

    Campoazul: Más que acoso, Bugs siente pena por él. Algo más difícil de llevar.

    Fiebre: A mí me gusta mucho tu blog, en cambio. Tienes mucha facilidad para hablar de temas mundanos con bastante gracia. Una lectura indispensable que recomiendo.

    Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Ahora me entero de lo del Día del Conejo...pero está bien,una bonita forma de celebrarlo,además los conejos son animales muy agradables,y muy muy calladitos,aunque a Bugs parece gustarle contar sus batallitas... jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al lado de mi casa, hay un solar donde se crían conejos en semi-libertad y me encanta observarlos. Transmiten buen rollo, no sé cómo decirlo. ¿Por qué no dedicar un día a estos animalitos tan... tan buena gente?

      Eliminar
  7. El relato es excelente. De una agilidad fantástica, Juanjo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raúl. Era uno de tantos relatos que tenía por terminar desde hace tiempo.

      Eliminar
  8. ¿qué hay de nuevo, juanjo?

    un cuento conejil... que ahora recuerdo yo que, vaya usted a saber por qué, celebras el día del conejo... aunque bueno, son unos animalitos preciosos y muy dulces.

    el relato, genial, me encantaría ver la escena en la tele, sentada en el sofá y comiendo palomitas.

    biquiños,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo celebro, seguramente, porque es una celebración de lo más absurdo. En general no suelo celebrar los días de nada, pero éste es como una parodia de este tipo de eventos.

      Besos.

      Eliminar
  9. ¡Cómo nos estropean los años! ¡Pobre Elmer: ya no sabe si va a conejos o a gatos!

    La verdad es que es curioso que un personaje tan chulito sea un conejo, un animal que a todos nos parece más bien simple, suave y tontorrón. Eso probablemente es lo que le da la gracia.

    Besitos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un conejo de lo más atípico, la verdad; pero a mí me caía bien.

      Besos.

      Eliminar
    2. Juanjo, ¿qué hay que hacerle al blog para que aparezca la posibilidad de meter respuestas detrás de cada comentario? Me resulta de lo más práctico y quiero copiarte, si me dejas y sé cómo hacerlo, lo cual será más complicado, supongo... :-)

      Eliminar
    3. Yo encontré las instrucciones en este enlace: http://buzz-es.blogspot.com/2012/01/involucra-tus-lectores-con-comentarios_12.html

      Eliminar
    4. Mil gracias, Juanjo! He sido capaz de activarlo en mi blog y es una maravilla. De hecho te he respondido por este método allí también.

      Un besazo, que te lo mereces... :-)

      Eliminar
  10. Y eso es todo amigos.

    Un relato genial.

    ResponderEliminar
  11. los pasos que seguí para poner lo de Responder en los comentarios los tengo en el trabajo, mañana los recupero y por la noche te los envío... a mí me pareció muy facil... que mira que yo soy torpiña.

    biquiños,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo encontré. Estaba un poco escondido, pero ya lo tengo. Muchas gracias, de todas formas.

      Besos.

      Eliminar
  12. ¡¡Me ha encantado!! Pero dime una cosa: ¿es posible que Bugs sienta lástima de Elmer cuando éste falla el tiro? ¡Que raros son los conejos!! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Bugs sabe que no tiene balas. Y además Elmer tiene demencia senil. Igual no son tan raros estos conejos. Besos.

      Eliminar
  13. Oye, pues no lo sabía, y encima llego tan tarde que ya no puedo ni felicitar a los pobres conejos.... ohhhh

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apúntate esta fecha en la agenda, Belén. 23 de Enero - Día del Conejo. Y el año que viene, escribes una de las tuyas.

      Besos.

      Eliminar
  14. La eterna repetición de una escena: el perseguidor cegato o torpe, el perseguido, los espectadores... Estaría muy bien poder identificar en cada ocasión quién representa a quién. ¿Exageraría si dijera que, a ratos, me siento como Bugs y, a ratos, como Elmer?
    Disculpa que no te haya visitado mucho últimamente, voy apurada de trabajo y con ganas de terminar la historia de Rea Silvia, así que voy haciendo lo que puedo... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, por aquí te puedes pasar cuando quieras. No hay prisa y tampoco se pasa lista. Y además, tienes que terminar la historia de Rea Silvia. Está de lo más interesante.

      Besos.

      Eliminar
  15. Me he divertido mucho leyendo tu entrada. La conclusión que he sacado es que los años pasan para todos, jejeje.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasan para todos, pero no de la misma forma, jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  16. Llegué tarde ...¿o me lo comí?.
    No sé. No recuerdo, yo también peino canas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí nunca se llega tarde, Sergio. Y más vale peinar canas que no peinar nada.

      Eliminar
  17. Lo admito; no lo sabía. Todo es culpa de mis canas.
    Abrazos Juanjo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es muy popular la fiesta. Será porque no hay que regalar nada.

      Eliminar
  18. Muy divertida
    e ingeniosa,
    ocurrente,
    me gustó

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias..., me gustó la idea, le he puesto música. :)
    A ver si para el año me acuerdo del dia del conejo...

    Más besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le iba al pelo a tu relato. ¿Lo hiciste pensando en la canción?

      Eliminar
    2. Pues la verdad es que no, pero los comentarios se arrimaron a la luna sin remedio... ¡es que siempre atrae, es algo irremediable!

      Máááás besitos. :)

      Eliminar
  20. Jeje...
    ¿Qué importa hacerse mayor? Lo fundamental es no perder el objetivo :)

    Que lindo leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tonet, cuánto tiempo sin saber de ti. Me alegra tu visita.

      Eliminar
  21. Un saludo te dejo,y darte las gracias por tu visita a mi espacio.

    ResponderEliminar
  22. jajajajaaj ingeniosísimo!!!!

    ResponderEliminar