02 octubre 2007

Imágenes surgiendo del limbo de los sueños

Imagen tomada de www.linkmesh.com
Se puede decir que Sergio se encontraba ahora en un lugar impreciso, en una especie de limbo, con una conciencia de la realidad del momento pero sin distinguir si los acontecimientos pasados habían sucedido en realidad, o pertenecían al mundo de los sueños. No quedaba rastro de la muchacha, y sin embargo estaba convencido de que había acudido a la cita. Algunas imágenes y palabras se confundían en su embotado cerebro. Trataba de ponerlas en orden, de recobrar la secuencia lógica de las mismas, pero le costaba mucho esfuerzo. La escasa luz no ayudaba a encontrar el escenario adecuado de los hechos, a construir un marco donde encuadrar a los personajes del retablo de la pasada noche.

Buscó la petaca en el bolsillo izquierdo de su chaqueta. Un trago podía ayudarle a estimular su imaginación, a dejar que los recuerdos borraran la sensación de fracaso que le atenazaba. Al mover las manos un ligero escozor le sorprendió. Las acercó a su cara, y las vio manchadas de sangre reseca: sangre que había brotado de sus palmas por diferentes puntos, y tras un corto recorrido había coagulado, dejando sinuosos regueros rojos que rompían bruscamente la blancura de su piel. Eran heridas aparatosas, pero no graves. Tras eliminar los restos de sangre, observó que tan solo tenía unos pocos pinchazos nada profundos, y algunos rasguños. No tardó en comprobar su orígen: se había pinchado con las rosas.


Algo no cuadraba: las heridas no eran profundas, pero un simple pinchazo al coger el ramo no parecía suficiente para provocar ese volumen de sangre. Tenía que haberlas agarrado con fuerza. ¿Para qué? ¿Alguien se las quería arrebatar? ¿Y qué más daba si el ramo realmente no era suyo?

Las preguntas se sucedían, y las respuestas tardaban en aparecer demasiado, pero el alcohol iba haciendo su efecto, eliminando el frío y produciendo una ligera sensación de alegría. Las imágenes parecían aclararse como ajustadas por un objetivo fotográfico, pidiendo paso a las obsesivas reflexiones, a las incongruentes explicaciones. Ahora podía ver a la chica enfrente de él, como seguramente había estado, con sus enigmáticos ojos enmarcados en el cobre de su piel , brillando en la noche; su largo pelo rizado cayendo sobre su espalda desnuda ondeándose como si lo moviera una brisa ligera; las piernas cruzadas en posición de yoga, sus pies desnudos, con las uñas pintadas de negro, sobresaliendo apenas de su larga falda; y su sonrisa: los hoyuelos en las mejillas apenas marcados. Sentía hasta su voz: clara, pausada, elegante, con un poco de acento de la tierra, suave como un susurro, como una melodía misteriosa que consigue anular la más firme voluntad.

De repente se veía a sí mismo, levantándose, corriendo, trepando por la tapia encalada, asiendo el matojo de rosas con una mano, mientras con la otra se sujetaba a un resquicio de la pared, con ambos pies en precario equilibrio sobre otros tantos resaltes. Por fin el resbalón, la rápida caída de espaldas con el ramo, eso sí, bien agarrado. Ya empezaba a cuadrar todo.

11 comentarios:

  1. Bueno, reanudamos el relato después del inciso histórico.. jajaja. Está bien. Un autentico personaje de leyenda este Pernales. Casi seguro que prácticamente ningún aspecto de la realidad coincidrá con los de la leyenda, pero... ¡que más dá...! Ese es el trabajo de las leyendas: trascender la realidad... Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda mi atención... espero las siguientes entregas porque ¡vaya si está interesante!
    Hace dias que no paseaba por mis escapadas... me gusta encontrarte en activo.
    Un beso, meu rei.

    ResponderEliminar
  3. ¿No sería mejor para Sergio permanecer en ese limbo de los sueños que conocer una verdad que puede dolerle mucho mas que las espinas de una rosa?.
    Aunque él perseguirá su deseo, sea el que sea, encuentre lo que encuentre.

    Un beso esperando continuación

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo has descrito la situación,a los personajes, mare mia!
    Y a ella...A ella la he visto , la he visto.
    Sigue jugando con ellos
    Conducelos a donde tu quieres
    muestramelo

    Un beso enorme
    Por hacerme soñar, entre otras razones

    ResponderEliminar
  5. Pues según Benedetti los ángeles tienen sexo, pero a el no hay que hacerle mucho caso.
    Está loquillo el papi,shissssssss no se lo digas que si no me mata y deja de quererme.
    Te transcribo el final de ese cuento para hacertelo recordar

    Él dice:"mantial". Y ella:"Cuenca".
    Las sílabas se impregnan de rocío y, aquí y allá, entre cristales de nieve, circulan el aire y su expectativa.
    Ángel dice:"Estoque, y Ángela radiante:"Herida". él dice:"Tañido", y ella:"Rebato".
    Y en el preciso instante del orgasmo ultraterreno, los cirros y los cúmulos, los estratos y nimbos, se estremecen, tremolan,estallan, y el amor de los ángeles llueve copiasamente sobre el mundo.

    PD:Emborracharse de tequila alguna vez, no es tan malo

    Un besoooooooo

    ResponderEliminar
  6. "Ya empieza a cuadrar todo"..seguro? ay!

    Está muy emocionante este relato.

    ResponderEliminar
  7. Jo guapo!!! que si me tienes en ascuas y no das tregua... enga... a ver cómo sigue el asuntillo que ya me tiene agarrada del asiento...
    Un besuco con cariño

    ResponderEliminar
  8. Carlos:
    Estoy seguro de que Pernales sería ahora un ladrón de poca monta, acostumbrados a los "angelitos" que se ven por aquí, pero para eso están las leyendas, y las muertes trágicas las alimentan.

    Alma:
    Tú lo sabes, ¿no?
    ¿merece la pena pincharse con las espinas? ¿conocer el auténtico dolor y de donde viene? ¿o es preferible seguir soñando?

    Nikté:
    Vengan esos tequilas. Pronto.

    Camille:
    Por lo menos sabe de donde viene la sangre, jajaja, que a veces la sientes pero no sabes quien te ha pegao.

    Butherfly:
    ¡Ay, treguas! La batalla final quiero.

    ResponderEliminar
  9. bueno, aqui estoy, intentando ponerme las pilas con la historia de Sergio, hacerme un sitio en ella, y reconozco que pese a que traigo cierto retraso, me está enganchando.
    me encantan los personajes y la forma de hilar las historias...^^

    ResponderEliminar
  10. Hum ...un escritor de novela negra.
    Me parece una historia interesante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:07 a. m.

    Leer el mundo blog, bastante bueno

    ResponderEliminar