11 mayo 2008

¿Qué pasó con...?

Imagen tomada de Matrix Linked

- Alfonso, ¿qué pasó con la Regulación Automática?

Un espeso silencio se hizo al otro lado de la línea de teléfono. Se podía oir su respiración entrecortada, lo imaginaba tenso, sudoroso, exhalando vapor por todos sus poros. Alfonso -permitidme que omita su apellido- era gerente de una gran empresa, tenía su bien merecido prestigio dentro del sector, y fama de hombre honrado e intachable. Sin embargo, ¿qué pasó con la Regulación Automática? El lo sabía bien. Nunca se presentó a ese examen y sin embargo apareció en la lista de aprobados. Nadie sabe cómo pudo deslizarse un error así. Alfonso soñaba frecuentemente que un día se descubría el pastel, y entonces su título no valía nada. El imperio que tanto le había costado construir se deshacía como un azucarillo en leche caliente. Era la peor de sus pesadillas.

Pero ahora la voz era real. Alguien había descubierto el secreto, y su mente calculaba rápidamente el precio que le costaría mantenerlo a buen recaudo.

- ¿Quién eres? - dijo, con voz seca; y sonó como un tenso pulso, como una oscura amenaza.

- Soy David. Pepe me dio tu número de teléfono el otro día en una cena de la Escuela. ¿Cómo está María? ¿Y los niños?

- Cabrón...

28 comentarios:

  1. Si es que ya se sabe, el sentido de la culpabilidad nunca nos abandona, pase el tiempo que pase.
    Ése si que es un cabrón que no nos deja vivir totalmente despreocupados.

    Un enorme abrazo

    P.D. Y a todo esto ¿que es la regulación automática?

    ResponderEliminar
  2. Y cuántos Alfonsos hay sin descubrir!
    Esos animales trepadores están por todas partes...
    Imagino ahora cómo sería si cada uno de los Alfonsos recibiera una llamada de teléfono...
    - ¿Qué pasó con....?
    Y un sicario los buscara para hacerles pagar su atrevimiento y su estafa...
    Y bueno, ya esto se me convierte en una peli de algún libro de Stephen King.

    No descuelgues el teléfono después del trabajo...

    ResponderEliminar
  3. Hay un refrán que dice..."no las hagas, no las temas"

    Y ya se sabe...

    ResponderEliminar
  4. Yo conozco a un "Alfonso" pero es panadero, quizá un día le pille con las manos en la masa...

    PD. No se puede trepar siempre...

    (Quizá un pequeño Principito)

    ResponderEliminar
  5. Jaja, eso pasa por no tener la conciencia tranquila. Pero el que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. a veces las mentiras caen por su propio peso... el miedo es un mal aliado que juega malas pasadas.

    bicos,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  7. Esas bromicas mejor se las hace a su P. Padre! eso es siempre lo que contesto, si me recupero del infarto de corazón claro está...

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Vaya agonía... reflejada a la perfección en tan poco espacio de papel. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Siempre tengo la sensación de que algún día saldrá a la luz aquella chuleta que mi profesora pilló pero no pudo identificar a su autor... Era el examen final de Ética, eso explicará muchas cosas. Por si acaso, ya no contestaré al teléfono.

    ResponderEliminar
  10. Que lo sabía toda la Escuela ¿o qué?
    ...pa'que te fíes.

    ResponderEliminar
  11. Sé que no soy nada original, pero una de mis peores pesadillas a lo largo de mucho tiempo, ha sido la de que alguien descubre que en realidad, y al contrario de lo que todos, e incluso yo pensaba, nunca llegué a terminar la carrera... la terminé, no la terminé...?
    La vida es un puto sueño, querido mío.

    ResponderEliminar
  12. Está curiosa tu historia. Pobrecito Alfonso y que cabrón el amoigo, pero, ¿qué más dará como aprobase si ahora ha demostrado que vale en lo suyo? Y lo dice una que jamás a usado una chuleta por no saber ni como se hace.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Ná... q yo soy de "mejor q se sepa por mi antes q de boca de otro"... joer, q así llevas menos posibilidades de recibir una llamada de esas, y mira q te deja la consciencia tranquila...

    un besazo mi amigo, sorry... aún voy extraviada en el camino U_U

    ResponderEliminar
  14. Como todos imagináis, este texto está basado en hechos reales; aunque el protagonista no es gerente de una gran empresa, ni un gran trepa, ni nada de eso.
    Ni siquiera la Regulación Automática, pese al nombre, era una asignatura difícil de aprobar, pero siempre había algún examen que te dejabas para Junio o para Septiembre.
    Yo creo que el sueño de que te queda una asignatura pendiente y no tienes el título, como dice Sabor, lo hemos tenido todos; aunque tengas el diploma enmarcado en la pared de tu habitación (que no es el caso), y es realmente angustioso.

    Alma, Sotto Voce, Aaron, Eva, Aldabra, Belén, Adr, Maximus, Tesa, Sabor, Dulce Tentación y Butherfly... un abrazo y gracias por vuestros comentarios.

    Por cierto, la Regulación Automática cursa sobre programación de automatismos. Evitar que una máquina se pase el día avanzando y retrocediendo continuamente sobre la línea que marca el final de su recorrido. Nada poético.

    ResponderEliminar
  15. Los secretos, secretos son, o por lo menos deberían ser... si no te expones a esto! Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Ay ay ay ... esos secretos que no se deben mencionar siquiera ....

    A tí por lo menos te ha servido para tenernos en tensión unos segundos.

    ResponderEliminar
  17. Hay muchos Alfonsos por el mundo...

    ResponderEliminar
  18. Ay por dios...el amigo es un cabroncete...pero él también se ahoga en un vaso de agua, después de tanto tiempo... qué más da?

    Besicos

    ResponderEliminar
  19. Si es que soñais unas cosas muy raras. Yo si soñará algo relacionado con una carrera, soñaría que tengo un "cum laude" por una tesis de esas de infarto, y si hace falta, de la materia "regulación automática", que vaya nombrecito. Aunque yo recuerdo una de las que di que y perdón por la expresión "cágate lorito". Se llamaba "Principios matemáticos aplicables a los procesos físicos y su metodología". Vamos como para soñar con ella.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. Joe, me he quedao planchá.
    Y yo que no sabía nada del tema porque te he leido comentandolo.
    Te iba a decir que continuaras pero ya pa que.
    Joe 2

    Un besazo

    ResponderEliminar
  21. Anónimo12:04 a. m.

    Y los trepas son insaciables, como cedas a sus chantajes, estás perdido.

    Un besazo.
    Anónimo1

    ResponderEliminar
  22. Uffff, que tensión. Después de todo es mejor no dejar por ahí trapos sucios, ni siquiera enterrados, porque puede llegar un buen día y salir a la luz. Aprenderemos la lección de lo que le pasó a tu protagonista para intentar tener un expediente limpio. Pero... ¿Hay alguien realmente con un expediente limpio?. No seré yo quien tire la primera piedra.

    ResponderEliminar
  23. Dios ya sabía yo que me íbais a pillar...

    Juanjo, ¿por qué me delatas?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  24. Hawkeye:
    Casi todos los secretos terminan saliendo a flote algún día.

    Hache:
    Un secreto que no se cuenta a nadie casi no es secreto. Un secreto debe tener su riesgo.

    Tchi:
    Casi todos somos un Alfonso en algún momento de nuestra vida.

    Sureña:
    Pues sí, ¡qué más da!

    Alma:
    Cuando terminas de pronunciar la asignatura se termina el sueño. Seguro que tenía abreviatura.
    Sueños más raros hay, pero no los contamos, jajaja

    Nikté:
    ¿Joe? ¿Quién es Joe?

    Anónimo:
    El no cedió al chantaje y no vino a la última cena de promoción; pero una boda se encargó de reunirnos, jajaja. Creo que tiene todavía algún cuchillo clavado en la espalda.

    Víctor:
    Ni yo tampoco.

    Sommer:
    Sabías que no podías confiar en mí. En el fondo estabas deseando que se supiera, querías contarlo, reconocelo.
    Ahora, podrás dormir en paz.

    La verdad es que no pensaba divertirme tanto con este texto. Gracias a todos. Besos, abrazos, y palmadas en la espalda.

    ResponderEliminar
  25. Juanjo... me tienes linkeada dos veces en tu lista de Blogs visitados :)
    Gracias, gracias
    jajajajja
    que pases un buen finde, besos

    ResponderEliminar
  26. Es que te visito el doble, jajaja.

    Gracias. Ahora lo corrijo.

    ResponderEliminar
  27. Qué pasó con... la siguiente entrada?

    ResponderEliminar
  28. Yo, que soy mucho más... ejem...! "antiguo"... que la mayoría de tus comentaristas (y varón, por añadidura) me pase bastantes años soñando que en realidad no habia completado la "mili" y tenía que regresar, pero, efectivamente, el sueño recurrente de faltarte una asignatura para terminar la carrera (y encima darte cuenta de que no has estudiado nada y es imposible que apruebes) ha superado en el tiempo incluso a ese y con bastante holgura además. ¡Hay que ver...!!

    ResponderEliminar