04 mayo 2008

Tres estados


El amaba lo sólido. Tanto, que le ocasionaba un asco terrible hasta romper la yema del un huevo, ver como todo ese líquido se desparramaba, corriendo en direcciones impredecibles. Su mente estaba concebida para el orden, acomodada en la creencia de rígidas leyes universales, donde cada suceso era esperable.

Ella, en cambio, era feliz entre las aguas. El estado líquido le fascinaba. Observar el curso de un río, con sus extrañas corrientes y remolinos, la fuerza de las olas contra el acantilado, o incluso las manchas arborescentes dejadas por la tinta derramada en un trozo de tela, eran un pasatiempo casi litúrgico. Sus cualidades artísticas y costumbres anárquicas encajaban bien con el aparente comportamiento caótico del líquido elemento.

Nadie sabe muy bien cómo se conocieron, qué les atrajo al uno del otro, y por qué llegaron a amarse, pues parecían dos mundos dispuestos a destruir el uno al otro.

- Entonces, ¿fueron felices y comieron perdices?

- Lo fueron, pero sólo hasta que el sólido decidió convertirse en gas.

- Sublimación se llama a eso.

- Más bien flatulencias, diría yo.

30 comentarios:

  1. Pobre, eso es que se desinfló. Si es que las apariencias engañan. Tras una sólida máscara puede esconderse el más horrible y apestoso ser. Espero que ella lo descubriera a tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Ala nooooo.... era mas bien el amor que le hizo gas coño, no le quites romanticismo joeee jajajajjaa

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. En esto del amor, todos los cuerpos estamos condenados a "cambiar de estado", ya sabes, de solteros... a casados... a divorciados.
    Se nos acabó el puente, besitos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho la historia... aunque siguiendo el sino de las histórias de amor, difícilmente acaban bien... Saludos

    ResponderEliminar
  5. Pues eso, uno se sublimo y el otro se quedó a medias...

    ResponderEliminar
  6. Ayy no! has roto la magia!...

    Jajaja muy bueno...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es que la confianza da ajjjco!
    jajajaja!
    Pero por qué, por qué dejas una flatulencia al final, cuando a mi ya me caía la babaaaaaa????
    xDDDD!
    Eres malooooo!
    Si al menos hubiera sido una flatulencia conjunta...
    Cachis!


    Besos!

    Äfrica

    ResponderEliminar
  8. -Entonces, ¿fueron felices y comieron perdices?

    - No, uno de los dos pidió fabada...

    - pfffff....



    Sotto Voce

    ResponderEliminar
  9. Que maravillosa es la vida cuando te das cuenta que existe la condensación.

    (Quizá un pequeño Principito)

    PD:el tiempo, eso es lo que me jode. Siempre es un placer.

    ResponderEliminar
  10. Pero como todo buen químico sabe, cuando se produce un enfriamiento (que seguro se produce en una relación), el gas se condensa y se licua, pasando a ser un líquido hermosote y alegre y variable.
    ¿Que le pasará entonces?. ¿Se buscarán liquido y liquido, o seran tan semejantes que no se gustarán?.
    Ya lo dice el refrán, los cambios de estados producen inestabilidad, pero al mismo tiempo, son el origen de todo.

    Un besazo ¿líquido?

    ResponderEliminar
  11. Esto me recuerda a un genial anuncio de televisión.
    La confianza da asco...

    ¿Qué tal Juanjo? Cuánto tiempo...te he echado de menos.

    Un besito

    ResponderEliminar
  12. Eva:
    A tiempo de no ser testigo de su total volatilización, espero.

    Belén:
    Sería entonces un amor con burbujas, un anti-Trina-amor. Perdón.

    Tesa:
    Bastante razón tienes.

    Hawkeye:
    Si lo piensas un poco que una historia de amor salga bien es dificilísimo. Enhorabuena a los premiados.

    Ika:
    Bienvenida. Gracias por tu visita.
    En cualquier caso, fue una sublimación nada sublime.

    Sureña:
    Sí, de un plumazo, aunque normalmente se esfuma de forma más gradual y menos olorosa.

    Äfrica:
    Tengo unos amigos que comparten flatulencia y son muy felices. A lo mejor el secreto del amor eterno está ahí.
    Si hubiera puesto la flatulencia al principio, ¿hubiera quedado mejor? Después dirán lo del orden de los factores.

    Sotto Voce:
    O alubias con perdiz, que el efecto es parecido.

    Aarón:
    Y que gran invento la sal de frutas.

    Alma:
    Aarón y tú estais en sintonía. Me quedaré con las ganas de saber si los líquidos eran solubles. Creo que ellos también.

    Sara:
    Pues no recuerdo el anuncio, la verdad.
    Yo también te echo de menos.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Los polos opuestos se atraen..... pero irremediablemente cuando no existen coincidencias, el fracaso está cantado.

    un beso

    ResponderEliminar
  14. Anónimo8:32 a. m.

    A veces es duro ver volatilizarse al otro, pero se supera, y, en ocasiones, hasta es plácido verlo volar.
    Un beso.
    Anonimo1

    ResponderEliminar
  15. ¿Y en qué se convirtió ella?, ¿siguió siendo agua o se convirtió en hielo? Saludos.

    ResponderEliminar
  16. un texto muy interesante, denso al principio y luego se convierte en algo cotidiano y divertido...

    bicos,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  17. Frabisa:
    No hay magnetismo que mil años dure.

    Anónimo1:
    Puede resultar placentero, sí, pero quizá lo sea más emprender el propio vuelo, o evaporación en este caso.

    Arturo:
    Imagino que ella se enfriaría, pues cedió parte de su calor para que se evaporara. Así es la física.

    Aldabra:
    Sí, es un texto con diferentes densidades. Como los protagonistas.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Jajaja... ¡Si es que la vida es bastante mas prosaica que la literatura! ¿O era al reves...? Bueno, no sé.. vos me entendés...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. A mí me ha gustado el final... hasta he soltado una carcajada. Está bien desmagnamizar la poesía de vez en cuando, ¡ea!

    Besos,

    ResponderEliminar
  20. Me encantas ultimamente.
    Ains, salió la venilla de un Juanjo Sarcástico, lúcido, irónico.

    Meda por pensar una cosa... si me enamoro de alguien que no le gusta estampar las yemas de los huevos como a mi, debo dejarlo ir?
    Es que me atraen tanto mis polos opuestos o mis huevos opuestos, que es lo mismo.

    Ains
    TE LOVIUS

    ResponderEliminar
  21. Vaya vuelta de tuerca :)

    De sólido a gas, un cambio peligroso. Mejor pasar por el agua

    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Nada....pasaba por aquí a ver cómo estaba el ambiente...

    xDDD!!!

    beshito!


    Äfrica

    ResponderEliminar
  23. Una peculiar revisión un tanto escatológica, del célebre tema de Mecano "Aire". No está mal.

    ResponderEliminar
  24. Carlos:
    La literatura es como una lupa, o un microscopio a veces. Agranda las cosas, lo bueno y lo malo, pero sólo una parte, una porción de la vida.

    Aprendiza de risas:
    Pues me alegro. El único objetivo del final del relato es precisamente ese: la risa.

    Nikté:
    Puedes dejarlo ir, o llegar a un acuerdo y que cada uno se cocine sus huevos.

    Adr:
    Con lo bien que se está en el agua... Si hay bastante, claro.

    Äfrica:
    Pues hoy el ambiente está mojadito, como a ti te gusta. Mal día para sublimaciones.

    Sabor:
    No había pensado en la canción. Realmente no pensaba en nada cuando escribí esto. Llamemos a Freud.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  25. No creo que mole mucho eso de sublimarse...tiene que doler. Me encanta la foto que has puesto. Afortunadamente el agua no se sublima...
    Besitos

    ResponderEliminar
  26. Diferentes gustos, diferentes densidades....Es de vos populis que los polos opuestos atraen, pero también que al pasar el tiempo sino se limán las asperezas y se buscan afinidades comunes todo se puede evaporar, como en este caso...

    Gran verdad. Un abrazo.

    ANA

    ResponderEliminar
  27. Me he dejado arrastrar palabra a palabra por tu relato. Lo he disfrutado, pero al llegar al final, me ha parecido totalmente impredecible y gratamente divertido.

    ResponderEliminar
  28. Los gases son tan variables que....quien te dice que no se transforme en líquido tras alguna reacción producida inesperadamente...el amor es así.

    Hasta los gases tienen sentimientos.

    Besos, besos y más besos.

    Pd.- Aún perdura la marca del moreno de aquella mañana de Voramar...hasta cuando?? jaja.

    ResponderEliminar
  29. Ejem...mis respetos a Alma. ;)

    Aún subsisten en mí las maravillosas clases de química que nos ofrecía Pedro, mi profesor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Mqqseaml:
    Tú debes saber mejor que yo el coste (energético) de la sublimación.

    Lluvia:
    Es importante aceptar las diferencias, y eso es muy difícil cuando son muchas y radicales.

    Victor:
    Se trataba un poco de eso.

    Virginia:
    Si seguimos quedando al sol, es poco probable que los gases licuen, sino más bien al contrario: las cervezas se evaporarán con mayor rapidez.

    ResponderEliminar