06 octubre 2008

Fina de noche


Tras muchos años desafinando La fina, poco podía imaginar que me encontraría una mujer así una de esas noches.

Difícil adivinarla escondida detrás de esa voz ronca de tabernera portuguesa, mimetizada en su fachada liberal de amplio escote y corta falda. Cegado por la perspectiva de una aventura fácil, cerré los oídos a mis peores presentimientos cuando se presentó con el consabido "Me llaman La Finita, y no soy fina ni ná".

Pero la cruda realidad se presentó de golpe, como una racha de aire gélido al doblar una esquina. "Ni en tu casa ni en la mía", me dijo con sorna, poco antes de que preguntara, pero mucho después de caldear el ambiente con sus excitantes equívocos.

- Pon otra cerveza, pedí al camarero- mientras pensaba si esa noche había perdido una batalla, una guerra, o sólo los 100 pavos invertidos en la cena.

22 comentarios:

  1. Y aquí dejo la letra de la canción, por si las moscas:

    Vas consumiendo el camino,
    vas conociendo el percal,
    vuelves desde el caño al coro
    y llegas a adivino,
    sin examen preescolar.
    Hoy conocí una chiquita,
    mona o foca daba igual,
    sólo salió de su boca...
    me llaman la finita
    y no soy fina ni ná!

    Ya puedes imaginarte
    cómo me lo iba a montar,
    de no ser porque finita
    temprano a su casita
    debería regresar.

    Está pues la cosa clara
    ya no te puedes fiar,
    no era fina sino estrecha
    y pon otra cerveza
    que a la próxima será.

    ResponderEliminar
  2. otro relato excelente, en serio... como el anterior... corto, preciso, efectivo.

    he visto la escena como en una película, los he visto a los dos.

    bicos,

    ResponderEliminar
  3. A mí, cuando te he empezado a leer, me ha venido a la cabeza la canción La Flaca, de Jarabe de palo.
    :)
    "...por un beso de la flaca
    yo daría lo que fuera,
    por un beso de ella,
    aunque sólo uno fuera"

    ResponderEliminar
  4. Algo me dice que Finita y su aspecto ,sólo eran "poses"para poder conseguir las viandas.
    Ella no daba más de lo extrictamente necesario para sobrevivir.
    No perdiste,creo que ella dejó una enseñanza.
    Pero cenaste,verdad?
    Besucos cariñosos

    ResponderEliminar
  5. Sin comparaciones, entre Raúl y tú me meto una buena dosis de buena literatura cada semana! Cuando me pregunten qué estoy leyendo, les diré, a mi amigo Juanjo, algo que objetar? Buena literatura, oiga!

    Yo creo que la flaca se puso finalmente gorda, por lo lista...
    :D
    Un texto genial!!!

    P.D. Leño, junto con Triana, eran los grupos de mi padre cuando era jovencito, puede que entre porro y porro, jesjes, herencias que le llegan a una, jesjesjes! (la música, no la hierba...)

    Un beso

    P

    ResponderEliminar
  6. Hoy ¿que te digo maravilloso amigo? jajaja, bueno lo de las moscas me gustó... jajaja, bonita foto por cierto, y como no, siempre me encanta visitarte y dejarte mis besos, así que ahí van,BESOS!!!!

    ResponderEliminar
  7. a mí más que a Jarabe de palo, me ha recordado a una canción de Sabina... será porque me gusta ;)? El relato es buenísimo, aunque siento lo de los cien pavos!!! un saludo!!!

    ResponderEliminar
  8. Perdiste una batalla, a veces se nos da de puta madre el hacernos las duras ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Qué bien escribir una historia que se ajuste a la canción :)

    Yo creo que lo que perdiste definitivamente fueron los 100 pavos, es lo único que no vas a volver a recuperar :) El resto... como La Fina, que ni es fina ni na, pues eso, que ni es batalla ni guerra ni na de na ;)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. La noche, querido mío, siempre es una aventura. Nada en ella está escrito y todo es posible. El azar es el único gendarme que controla sus calles.
    ¿La Fina, formaba parte del menú del cazador, o era ella la que cazaba a su antojo?
    Cosas nocturnas, ya digo.

    ResponderEliminar
  11. Creo que la mayoría de las ilusiones nocturnas, o diurnas, acaban "ni en tu casa ni en la mía", pero es imposible no imaginar y desear cuando antes de la última cerveza, en solitario, ocurren tantas cosas.

    un beso

    ResponderEliminar
  12. Moraleja: pregunta antes de salir a cenar, te ahorrarás batalla, guerra y por supuesto 100 pavos.

    Un abrazo

    P.D. Me gustan "tus" canciones

    ResponderEliminar
  13. Y a mi que tus relatos que huelen a humo,a noche y a jazz ... y claro, me engancho a ellos.

    ResponderEliminar
  14. Curiosa canción e increible relato :D 100 pavos de cena? un consejo, la próxima vez llevala a un burguer :P
    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Moraleja: En cuanto alguien se presenta como " Me llaman, pero NO soy"..
    Apunta al final menos deseado.
    Habrá que beberse la cervecita en casa para que las calabazas no nos aporreen, ¿ no ?
    Abrazos compañero.

    ¡ Salud !

    ResponderEliminar
  16. Dejé algo para ti en mi blog, espero que te guste, bueno más que nada el cariño que expreso, muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta visitar tu blog y encontrar un relato tan bueno como este,

    saludos!

    ResponderEliminar
  18. Anónimo9:44 p. m.

    Soldadito marinero conociste a una sirena
    de esas que dicen te quiero si ven la cartera llena
    (Letra de una canción de Fito)
    ;) Forta abraçada!
    Gorocca

    ResponderEliminar
  19. Perdón por entrar a tu blog sin invitación!!!
    te encontré visitando otros y por curiosear lo leí!!!
    me gustó mucho por la fotografía y el texto que acompaña.
    espero poder seguir visitándote.
    un abrazo desde Argentina..

    ResponderEliminar
  20. Quién se iba a imaginar que la Fina iba a salir por peteneras... :)

    Perdiste los 100 pavos, eso sí...

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado volver a escucha a Leño que lo tenía en el olvido y tu historia , genialmente relatada, :)

    Son cosas que suelen pasar... quien manda , manda, ya se sabe... :)

    Besos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  22. ¿Te inspiró la letra de la canción?

    Es genial. Sólo perdiste una batalla...

    besos

    ResponderEliminar