29 septiembre 2008

Santificarás las fiestas


Y se vistieron para la misa de 12.

A pesar del calor sofocante, no dejaron ni un centímetro de su piel por cubrir de riguroso negro.

En la iglesia, bajaron la vista, cruzaron las manos, hincaron las rodillas.

No más tarde de la una, volvieron al verdadero templo de sus deseos, dejando las prendas de luto como improvisadas alfombras.

Era su forma de santificar las fiestas.

25 comentarios:

  1. Desvestirse para el sagrado rito de la carne. El placer también puede llevarnos a la santidad, aunque el Papa no se entere ni de la misa la media.

    Abrazos.

    ¡ Salud !

    ResponderEliminar
  2. Me encanta santificar las horas en el templo de mis deseos, abandonadas ya las prendas de luto, cubierto cada centímetro de mi piel con tus carícias.

    Un besazo, es que me inspira Usted Sr. Juanjo

    ResponderEliminar
  3. Cada momento tiene su contrario,no por ello,menos plácido ¡¡
    Me he sonreido de la pura realidad de la vida.Además...de qué forma tan breve y explícita lo has desarollado¡¡
    Artistazo¡¡
    Besos
    Nadaia

    ResponderEliminar
  4. ¡que bueno! ¡que rotundo!... este microrelato me parece buenisimo sobre todo por el contraste entre lo religioso y lo carnal.

    me ha encantado.

    bicos,

    ResponderEliminar
  5. Si es que las aparencias engañan tanto querido...

    Besicos de levante ;)

    ResponderEliminar
  6. Sí, sí, pero yo a mi pareja le vestía de nuevo en casa con un alzacuellos, que me pone como una moto, jajajajaja!
    Así santificábamos vestidos para la ocasión, un ratito, eso sí, que la piel es el mejor traje de fiesta.

    Jajaja, me ha encantado tu precioso y preciso relato, jajaja!
    Lo voy a guardar en mi recuerdo para adornar alguna de mis fantasías sexuales de los domingos y fiestas de guardar, jaja!


    Un besote


    P

    ResponderEliminar
  7. Una forma mucho más efectiva de "tocar el cielo"

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Si alguna cosa saben los humanos es disimular y cuando se mezcla con religión aún la mentira es mayor. ¡Es lo que piden! (algunos)

    ResponderEliminar
  9. Que bonita historia. No veo incompatibles para nada las dos caras de los protagonistas. Esa es la naturaleza humana. Son formas de santificar las fiestas.

    ResponderEliminar
  10. Bueno Juanjo, cualquier descripción es buena, y para mi todas las tuyas lo son, lo importante es comprenderlas...

    Precioso niño... mucho en poco.

    Muchos besos, espero que estés bien.

    ResponderEliminar
  11. Buen contraste, esta doble "vida" entre lo que se aparenta y lo que se es en realidad. Me ha gustado. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias amigo¡¡Me gusta verte por mi casita¡
    Besos
    Nadaia
    P.D.
    Parece como si hubiera entrado un ángelito con alas muy blancas.

    ResponderEliminar
  13. El disimulo es parte del ser humano... al igual que el cinismo y las caretas...
    como engañan las apariencias!!!!



    cariños Juanjo

    ResponderEliminar
  14. una excelente forma de vivir lo divino y lo carnal. un saludo

    ResponderEliminar
  15. La misa de doce siempre fue un camelo.

    Llenémosnos de color....

    Hermoso relato.

    ResponderEliminar
  16. Tanto aparentar... me gusta el negro y cómo lo has pintado al final :)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Una siesta, un buen polvo, una juerga ente colegas un jueves santo... mil y una manera se me ocurren a mí para santificar mi asueto festivo.

    ResponderEliminar
  18. Di que sí, no hay libertad?...pues eso, que cada uno lo haga a su manera...Besos

    ResponderEliminar
  19. El negro es un color que esconde muchos matices ocultos... Lo mismo podríamos decir de tu relato ;-)

    Precioso, por cierto!

    Un beso de Yolanda.

    ResponderEliminar
  20. Lo que ven los demás no es necesariamente lo que ocurre dentro de casa.
    Un tanto de falsedad ¿no crees?
    Un buen texo. Me gustó su contundecia.
    Un beso, cielo
    Natacha.

    ResponderEliminar
  21. Muchos besos Juanjo, te deseo un agradable y bonito fin de semana... gracias.

    ResponderEliminar
  22. Con razón siempre vi algo erótico eso de la misa,jajaja,excelente y sana forma de santificar las fiestas!
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Anónimo10:26 a. m.

    Magnífico relato, Juanjo.
    Gracias por tu lindo comentario.
    Recibe un beso y pasa un buen fin de semana.
    Rosa

    ResponderEliminar
  24. Lo humano y lo divino... a santificar que son dos días :P

    Me ha gustado este "micro".

    Besos, niños

    ResponderEliminar