23 septiembre 2008

Soledad



La soledad que me acompaña
se nutre del viento en los álamos,
de la resaca del mar,
de hojas secas en el camino;
bebe de arroyos cristalinos,
de la espuma entre las rocas,
y de impares vasos de agua.

Con esta soledad amiga tomo café
los lunes y los miércoles,
y a veces viene a cenar a casa.
Me gusta su tranquila compañía,
su verbo pausado y relajante,
incluso sus nostálgicos ojos azules.

Sabe que soy una causa perdida,
que nunca la llevaré al altar,
ni siquiera del brazo por la calle.

Puede que me acompañe
una tarde triste,
o que se meta en mi cama
alguna noche de invierno,
pero no quiero ver
sus pelos en la ducha
ni ropa suya en mi armario.

Dejaré de verla algún día,
como pasa con todos mis amigos,
y en mis horas llenas de gente
y tiempo comprimidos,
buscaré un hueco
para gritar su nombre.

33 comentarios:

  1. Qué hermoso, qué precioso tu texto!
    Y así es para muchos de nosotros, o queremos que sea.
    A veces necesaria, a veces impuesta y detestada.
    El caso es que es bueno aprender a conocerla, a tolerarla y a quererla, como a muchos de los sentimientos que nos atenazan.

    Me voy a releerlo, me ha encantado.

    Un beso

    P

    ResponderEliminar
  2. La soledad es ahora mucho más hermosa porque tu la has hecho mucho más hermosa con tu poesía.

    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  3. Poesía para hoy de Teresa Aburto Uribe:

    DULCE SOLEDAD
    Dulce soledad que me acompañas

    y que en las noches te duermes a mi lado,
    con tu presencia hueca te recuestas,
    y me das entre las sombras tus manos.
    Dulce soledad, amiga mía,
    no me dueles ni me haces daño,
    aprendí a necesitarte y a estar a tu lado.
    Dulce soledad, pobre soledad,
    nadie te quiere y yo, sin embargo,
    te agradezco los silencios y el espacio,
    las horas que me escuchas atenta,
    y tus ojos y tu cuerpo imaginario.

    Otro enorme abrazo señor poeta

    ResponderEliminar
  4. Jo, Juanjo, qué bonito.

    La soledad que me acompaña a mí, es sencillamente una putada.

    :)

    ResponderEliminar
  5. Tu soledad debería estar orgullosa querido,vaya peaso de tio se lleva...

    Ypor lo demás, somos muchos los que tomamos café con ella :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Precioso compañero.
    Alucinado estoy de ver como el Otoño nos está poniendo versos en la boca y el ansia de compartirlos.
    Hoy parece que se puso en marcha la rueda de la tertulia:
    Te leo en voz alta, pausada y sola.
    Te disfruto
    te abrazo con mi soledad sin sueño.

    ¡ Salud !

    ResponderEliminar
  7. Hay cari que me perdí, que lo he leído tres veces y no se, soledad, para mi tan necesaria como la compañía, pero a la vez leo también en lo que escribes eso, que la excesiva compañía tampoco quieres que esté presente, ¿es eso? huy este otoño me tiene un pelin.... jajaja

    Precioso amigo me encanto leerte así, mas interno que otras veces...

    Muchos besitos guapo.

    ResponderEliminar
  8. La soledad elgida me encanta, creo que es necesaria... la impuesta... uno de los sentimientos más angustiosos..
    Un beso, cielo
    Natacha.

    ResponderEliminar
  9. Poetas, trobadores, filósofos, noctámbulos, borrachos, náufragos, amantes, amados, y otros muchos inviduos/as de diverso pelaje, han cantado, escrito, balbuceado, llorado, berreado, chillado y escupido sobre la soledad, a lo largo de la historia. Si fuera una mujer (por qué narices siempre le pondrán cuerpo y alma femenina), si fuera una amante, amiga o conocida, lo único cierto es que sería de lo más inconstante, veleidosa y "malqueda"; pues nunca está dispuesta a follarnos cuando se le busca, y en cambio nos violenta cuando no la necesitamos.
    ¡Jodida, la soledad!

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito! la soledad elegida está bien, lo triste es que sea impuesta... saludos.

    ResponderEliminar
  11. La soledad es una gran compañera cuando se es elegida por uno mismo y también sabe,ese mismo, que nunca puede decir "nunca jamás", mientras, es estupendo el disfrutarla, sin pelos en la ducha, con vasos impares y otras veces, con muchos pares de vasos y amigos...
    que ella te acompañe.un beso

    ResponderEliminar
  12. Yo ansío esos momentos de soledad, es mi espacio, sin ella no puedo seguir adelante.

    Preciosos como escribes, es todo un placer leerte, niño.

    Besos y feliz otoño

    ResponderEliminar
  13. Hay que ser sincero hasta con la soledad, más con ella que con nadie...

    Y menuda sinceridad más bien expresada la tuya...

    Besicos

    ResponderEliminar
  14. inseparable compañera... mujer triste...

    bicos,

    ResponderEliminar
  15. incómoda compañera de viaje muchas veces, en ocasiones deseada, anhelada... nunca sabemos si nos hará bien o mal su compañía... de todos modos, después de verla bajo tu prisma, me parece mucho más bella... Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Qué forma tan sensible de describir la soledad bien llevada. Como una gran amiga que te acompaña, a veces porque quiere ella, otras porque quieres tú.
    ¡Geniasl, Juanjo!

    Besos. R

    ResponderEliminar
  17. Nunca había oido al Silencio decir cosas tan bellas..
    La soledad tantas veces odiaba y tantas veces amiga..
    He descubierto tu blog y me ha gustado lo que en él me he encontrado..
    A sido un gusto leerte..
    Besos muy cálidos

    ResponderEliminar
  18. Pero K BONITO....

    Un saludo y un besote.

    ResponderEliminar
  19. y en mis horas llenas de gente
    y tiempo comprimidos,
    buscaré un hueco
    para gritar su nombre ..


    ... y entonces disfrutarás de la soledad, porque la tienes controlada (como hago yo)

    Es precioso Juanjo, salido de dentro muy dentro.

    ResponderEliminar
  20. Oigo sus pasos y la llamo
    en mi nombre acude para no defraudarme
    aunque luego la expulse
    sin halagos
    para volver a nombrarla mientras callo!
    La soledad tan necesaria a veces y tan inconveniente cuando acude sin avisar.
    Me gustó que hicieras un poema de algo tan humano,tan común.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. He leido mucho sobre esta ambigua amiga,e incluso he escrito,pero hoy me quedo aquí a saborear estos versos tan bellos y bien escritos.Siento que salen de muy adentro y eso me convoca .
    Me alegro de visitarte.
    Besos
    Nadaia

    ResponderEliminar
  22. hermoso!
    muy bellos versos ....pero no busques ningun hueco para gritar ningun nombre...suena muy trizte-!
    trata de no hacerlo..
    me gusto la forma del poema....
    un beso enorme desde el otro lado del charco Argentina------!!!!!!!

    besines!
    :)

    ResponderEliminar
  23. Sole en su amago de desaparecer
    sole en sus devaneos
    en mis sueños
    en mis deseos
    en mi vida...

    Un beso de fresa...

    ResponderEliminar
  24. Me gusta venir a verte, a pesar del poco tiempo , que ando de paso y todo eso... porque en tu cassa se ve el mar, las casitas blancas, y hay soledad , se puede llorar , gritar , y hacer todas esas cosas , que requieren de esa amiga .
    besinos y hasta la vuelta

    ResponderEliminar
  25. soledad es anhelo de compañía

    ResponderEliminar
  26. Me gusta como has integrado la soledad a tu vida de la forma más natural.
    Me gusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. A veces la soledad se envicia tanto en nosotros que es como un parte de nosotros mismos...un beso

    ResponderEliminar
  28. IMPRESIONANTE !!

    Si señor! que bellas tus palabras.. tu manera de personalizar a la que muchos consideramos una amiga.


    me ha encantado! de todo corazón!!!

    ResponderEliminar
  29. De las sutiles fronteras entre la poesía comprimida en un breve relato, o el relato de una realidad poética. En cualquier caso, una nueva faceta que nos permites conocer o un nuevo camino por explorar (¿mostrar?). Gracias por compartirlo con nosotros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Anónimo1:24 p. m.

    Como lo prometido es deuda.....entro a comentar (que no a criticar)
    Siento desilusionarte esta vez, pero a mí me parece sencillamente hermosa. No me surge ninguna crítica constructiva (que no destructiva), para darte ideas, porque veo que las tienes muy claras.
    Sólo un consejo, escribe más poesía. Va bien de vez en cuando. Tan bien como tener, sólo de cuando en vez, la soledad al lado.
    El poema me transmite serenidad, aceptación, certeza.
    Se me antoja que es el fruto de una sana conexión con la soledad, amiga inseparable y a la que hay que saber separar con amistad para que no se ofenda y nos deje y para que también nos deje con su ofrenda, la de estar en paz.
    Pilar

    ResponderEliminar
  31. La soledad es tan dura, fria y a la vez tan necesaria... cuando estamos mas acompañados la anhelamos, y cuando estamos desbordados por ella solo queremos sacarlas de nuestra vida... es contradicción... y mucho silencio...

    cariños Juanjo

    ResponderEliminar
  32. Y es que la soledad es la compañera y musa de tantos y tantos versos. Me han gustado los tuyos.

    ResponderEliminar
  33. Yo una vez conocí a una chica así, daba miedo tocarla, pero se estaba a gusto estando a su lado.

    Abrazos

    ResponderEliminar