09 septiembre 2008

Isla por descubrir


Islas Cíes - Pontevedra

Cuando llegué a ti, sólo eras una playa con abundantes restos de un naufragio, arena sucia con cascotes de madera, y un horizonte de sequedad y calor asfixiante.

Con el tiempo descubrí bosques frondosos, arroyos de agua clarísima, tardes de pesca interminables, hogueras bajo la luz de mil estrellas; pero también la silueta de barcos con banderas negras ofendiendo el azul de tus aguas.

Fuiste para mí hogar, refugio, santuario; pero también prisión, soledad, castigo.

Puede que lleguen algún día bergantines de velas blancas y esforzados marineros, que rescaten mi piel y mis huesos de la trena de tu rutina, y entonces sentiré pena, supongo, de empezar a olvidar el camino que recorre tu cuerpo.

27 comentarios:

  1. A toda Isla le rodea un bendito cielo, un ajetreado mar y tambíen un maldito infierno.
    Habrá que empezar a sopesar si compensa el oficio humano de buscar islas felices a las que mudarnos.

    Un abrazo.

    ¡ Salud !

    ResponderEliminar
  2. Una auténtica carta de amor, directa desde el corazón, para una dama única.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bonita carta de amor, sí señor! Bella descripción de tu amada. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Äfrica4:09 p. m.

    Yo quiero una isla así...para mi sola.
    Hasta que me harte, hasta que me sacie, hasta que la odie y la abandone.
    Quiero una isla así para saber lo que es ser náufrago en una playa que sólo ven mis ojos!
    Y luego, quizás me quede o me lance al mar para acabar durmiendo con los peces...

    Pero primero saberme la dueña absoluta de aquello que amo.


    Un beso


    Äfrica

    ResponderEliminar
  5. Ya..., como vivir en una jaula de oro. La reina del paraíso, pero atatda por cadenas invisibles.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Llegará, seguro que llegará esa isla que dejará de ser desierta porque la habitarás tú, y sin banderas negras que la ensucien.
    Seguro. Es cuestíón de paciencia, de aceptar tus propias banderas y comprender que las de las otras islas tampoco son tan distintas a las tuyas.
    Pero llegan, vaya que si llegan, que te lo digo yo que estoy hecha una pirata.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Un texto muy poético y muy sutil. Me gusta el final. Bicos.

    ResponderEliminar
  8. Se diría que de tu isla no te queda nada por descubrir o que al menos, puedes describirlo todo con total belleza. Pero es verdad que toda isla tiene un lugar ignoto que no debe ser descubierto para que tu puedas seguir escribiendo con total belleza.

    Un saludo (en mi retiro vacacional)

    ResponderEliminar
  9. oooo... maravillosas palabras... muy de corazón, pero sin caer en cursilerías..
    encantada de pasar por aqui, una vez mas...

    ResponderEliminar
  10. Qué intenso ... como el mar, como un paseo por una isla por descubrir. Olvidos, pena ... me quedo con la palabra descubrir, me gusta más. Y no "puede" ... será así.

    ResponderEliminar
  11. Yo también soy una isla, que busco otra isla para fusionar nuestras tierras y después, separarme finalmente en una terrible tormenta. Me han gustado tus palabras

    ResponderEliminar
  12. Las islas, todas, tienen magia, solo hay que saber descubrirla.

    Besos desde mi isla :)

    ResponderEliminar
  13. Cada persona, una hermosa isla.
    Precioso texto.
    Un beso, cielo
    Natacha.

    ResponderEliminar
  14. Hay que seguir navegando. Mirando al frente, con la vista puesta en el horizonte.
    Seguro que hay lugares sin castigo, soledad ni férreas ataduras.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. La obsesión de todo náufrago.

    ResponderEliminar
  16. Hoy te has acercado a Galicia con esta entrada y nada menos que con traje de gala, ¡¡las Cíes!!! maravillosas, cristalinas, salvajes, intensas, y después aún hay quien va al Caribe y no conoce este paradisíaco lugar.

    Preciosas y nostálgicas tus palabras.

    un beso

    P.D. Gracias por tu magnifico comentario en mi blog, me ha encantado

    ResponderEliminar
  17. Pienso que todo lo que pasa por nuestro lado, si nos paramos un instante, podemos ver más allá de lo que se aprecia a simple vista, poder dejar en cada rincón, recuerdos inolvidables, a la vez que si eso se rompe puede ser lo mas doloroso...

    Precioso lo que escribiste Juanjo, me encantó!!

    Muchos besos amigo.

    ResponderEliminar
  18. Nunca nos sentimos más libres que cuando nos atan en corto, aunque nos pasemos la vida naufragando en islas casi vírgenes.
    Te abrazo, por cierto la foto es insuperable!

    ResponderEliminar
  19. que blog más bello, me perderé por aquí encantada, gracias

    ResponderEliminar
  20. buff esa isla es como una caricia libre , tan libre como un velero desamarrado del puerto.
    Es...muy bello tu blog, zascandilearé un rato por aquí.

    ResponderEliminar
  21. Maravilloso lugar y escrito.
    Me encantaria vivir en una isla.
    Sill

    ResponderEliminar
  22. Me llevo tu link .

    Feliz día :D

    ResponderEliminar
  23. Anónimo12:17 p. m.

    Hola Juanjo:
    Muchas gracias por tu cálido comentario.
    Es cierto que los buenos nunca se van del todo.
    Te deseo un buen fin de semana.
    Un beso con todo mi cariño.
    Rosa

    ResponderEliminar
  24. Qué bonito Juanjo y qué bonitas las Cíes. Besitos

    ResponderEliminar
  25. Me pregunto cómo se llamará tu isla andante, y si habrá leído tu post.

    Besos orgiásticos

    ResponderEliminar
  26. Mientras tanto, y hasta que lleguen esos veleros llenos de luz y paz, monta en la proa de tu barco y no mires hacia atrás, delante el mar no tiene surcos, el agua todavía no está dibujada de estelas que dejas al pasar.

    Besos cariñosos,

    ResponderEliminar
  27. Lo mismíto me pasa a mí con la soledad.

    ResponderEliminar