24 septiembre 2009

El nudo de la corbata


Averiguar quien era la mujer que me estaba anudando la corbata era tarea poco menos que imposible ahora que mi padre descansaba dos metros bajo tierra. No me quedaba ningún pariente vivo más, así que ya podía estar horas mirando aquella vieja foto de la primera comunión. La devolví al cajón y me eché a dormir.

Olvidé aquella imagen por un tiempo, pero un día rebuscando entre los viejos papeles de mi padre encontré otra instantánea de aquella señora. Continué buscando por toda la casa. Dentro de la caja fuerte me esperaba una sorpresa todavía mayor: un album de fotos en el que ambos pasaban por la vicaría.

Todavía me preguntaba qué demonios quería decir aquello cuando sonó el timbre. Tras la puerta aguardaba un hombre trajeado con un espantoso nudo italiano en la corbata. Reconocí en su cara mis propios gestos, mis arrugas algo más marcadas, y mi frente mucho más despejada.

Hice pasar a mi hermano al salón. Tenía muchas preguntas que hacerle y algunos objetos que devolver: el album de fotos de sus padres, el traje de la primera comunión, y quien sabe si la mitad del suelo que estaba pisando.

-.-

20 comentarios:

  1. Y quien sabe si la mitad del suelo que estaba pisando ....y no se me ocurre nada más.

    Un abrazo xiquet encadenado

    ResponderEliminar
  2. Madre mia, enredos de familia???
    Me he hecho un lio, Juanjo, qué quieres que te diga!
    xDD!!!
    Que la madre tenía ya un hijo con el amante, que él era el hijo, por el parecido con el hermano, del que no había ejercido como su padre??? Ainsss...
    Ya quisieran las telenovelas!
    Jajajaja!

    Lo sientooooooooo, no me aclarooo!



    Un besito


    Lala

    ResponderEliminar
  3. La de gente que lleva una doble vida, una familia paralela... Algunos es cierto que, como tu protagonista, sólo se enteran al final de todo. La literatura y las páginas de sucesos están llenas de esos casos.

    ResponderEliminar
  4. No sé si cabe tanta sorpresa. La realidad, a veces supera esa ficción, tanto...

    ResponderEliminar
  5. Juanjo no me cansaré de decirlo, que bueno eres relatando historias cotidianas, pero lo haces con tanta elegancia, que siempre salgo de aquí con la boca de asombro, ósea , a modo coloquial, .... abierta.

    Mis besos grandotes

    ResponderEliminar
  6. Y mira que siempre dicen que tenemos un doble por ahí...

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Y puede que también ayudarle a anudarse mejor la corbata.
    continúo sorprendida con esas tus inmensas capacidades para el misterio.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  8. Quien sabe si a partir de ahora puede existir una relación de hermanos entre ambos... El tiempo lo dirá...

    ResponderEliminar
  9. ¡Hostias, qué hermoso lío!

    ResponderEliminar
  10. ¡que fuerte enterarse así de la doble vida!

    muy conseguida la tensión.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  11. ains, a estas horas y con estos líos Juanjoooo!!
    yo diría que es el padrastro!
    besos.

    ResponderEliminar
  12. al menos
    se cerraba una historia
    así fuera con un espejo frente a sí mismo
    buena trama!
    cariños

    ResponderEliminar
  13. Esto es un buen inicio para un relato bastante más largo.
    Ahora hay tantas dudas por resolver...

    ResponderEliminar
  14. Mirando el album familiar buscamos con frecuencia respuestas a nuestros "vacios". La primera comunión es el gran acontecimiento en la vida de un niño, un tormento no saber quien era la mujer que le anudaba la corbata; comprobar después que no era su madre, un duro golpe y más si él no encuentra el otro album familiar, el suyo...

    un beso

    ResponderEliminar
  15. De un detalle que a otros nos puede parecer insignificante... te sacas un relato con una historia de novela detrás.

    Perfecto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Y quizás también la otra cara de los recuerdos debíerais compartir.

    Agradezco tu post, un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola, he estado echándole un vistazo a tu blog y me ha gustado bastante así que quería proponerte un intercambio de enlaces. Yo también tengo un blog, que quizá te pueda interesar, llamado El quimérico inquilino. Lo puedes ver entrando en mi perfil. Si te parece bien la propuesta coméntamelo en el blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Pero JuanJo!!

    ¿Cómo es posible que no reconocieras a tu madre en aquella foto?
    Esas cosas, te las resuelve el corazón , si le hubieras dejado mirar...

    ¡¡¡Y además, no eras hijo único!!!

    ¡¡No sé, tanta emoción junta no puede ser buena!! ;-)

    Muchos besos.

    P.D. ¿Qué tal os lleváis?

    ResponderEliminar
  19. Una historia parecida a esa creo que me espera a mi algún día.

    PD: Ya estás enlazado en El quimérico inquilino

    Un saludo

    ResponderEliminar