13 noviembre 2009

En punto

El despertador sonó a las ocho de la mañana.

Cogió el autobús a las ocho y media.

Su ficha, como todos los días, marcaba las nueve al entrar a la oficina.

Tenía una reunión a las nueve y media,
visita de obra a las diez,
un peritaje a las once.
¿Seguimos?

El infarto le sorprendió a las diez y diecisiete en ninguno de estos sitios.


¡Qué hora más improcedente para dejar este mundo!

-.-

24 comentarios:

  1. ¿Y donde le sorprendió?, porque estes donde estes, siempre es una sorpresa (o casi siempre) recibir a un infarto vestido de muerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cierto. Para palmarla con honores, el reloj del campanario tiene que estar tocando las horas.

    Pd.- El domingo, sobre las 13. Sonrío.

    ResponderEliminar
  3. Porque la cita con la muerte, siempre trastoca la agenda, entre otras cosas.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  4. Al reloj de la foto aún le faltaban tres minutos.

    Besos sin hora,

    ResponderEliminar
  5. Terrible, mi querido amigo.
    Hasta para morir debemos pedir hora y que sea conveniente para todos, uffff.

    Corazón un besote grande, siempre

    ResponderEliminar
  6. Coño, también tiene que venir en la agenda la hora de la muerte?
    Ya no nos dejan ni morir a la hora que nos de la gana!
    Por dos, que la mia venga después del bocata de nutella y no antes!
    XD

    Si mi despertador suena a las 8 de la mañana y tengo que coger el bus a las 8.30...no me salen las cuentas. A las 8.30 me acabo de poner el primer calcetín. Esto no me cuadra...Me quedo en la cama, total, ya no llego!



    Un besito


    Lala

    ResponderEliminar
  7. has hecho un pacto con el diablo para parir estos micros tan redondos, en este caso como el reloj que marca las jodidas horas, las de la vida y las de la muerte.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  8. Hi... Looking ways to market your blog? try this: http://bit.ly/instantvisitors

    ResponderEliminar
  9. Oh cielos, y no estaba apuntado en la agenda?

    :P

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. Ay qué agobio me ha entrado...

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Dicen que los suizos son así, que incluso para citarse cuentan hasta los minutos.

    -¿Quedamos en la plaza?
    -Si.
    -¿Te parace a las ocho y siete minutos?
    -Allí estaré


    Me pregunto dónde le sorprendería la muerte a este señor.
    Mi imaginación navega por lugares confusos, extraños.


    Me gustaban los relojes cuando hacían tic tac, ahora ya no lo hacen los japoneses se lo han robado, por eso no llevo reloj, por eso no miro la hora.

    ¿LLegaré tarde a mi muerte?

    Lo dejo, Juanjo, estoy confusa, mucho.

    ResponderEliminar
  12. ¡Ay por Dios, qué estrés!
    ...hasta para morirse.

    ResponderEliminar
  13. contamos con su excelente prosa :)

    http://vivimosencastellon.wordpress.com/2009/11/12/remember-mariagustinaconcurso-de-anecdotas/

    ResponderEliminar
  14. Cualquier hora es buena...

    ResponderEliminar
  15. Como se podría decir, tarea cumplida... tal vez era necesario que estuviese en esos lugares...todo es como una gran programación...

    Besos.

    Linda semana.

    Andrea.

    ResponderEliminar
  16. Si es que da igual tener todo cronometrado o medido, hay cosas que te sorprenden a deshoras: el amor, la lluvia, la muerte ...

    Yo por eso pongo el despertador a las 6:53 (no me gustan las horas exactas).

    Excelente, como siempre.
    Da gusto dejarse caer por aquí.

    ResponderEliminar
  17. Je je. Leí hace poco una novela negra se produce un crimen un domingo a las cuatro de la tarde y el policía, al enterarse de esto, exclama: "joder, no son horas"

    ResponderEliminar
  18. Tiene razón Miguel, no son horas.
    Un placer encontrate.

    ResponderEliminar
  19. Es la única hora que no tenemos marcada en nuestra agenda. Llegó. Casi siempre es improcedente...para uno mismo, para los demás ¿¿??.
    Hoy la agenda, quedará sin señalar con cruces, las programaciones realizadas y se leerán absurdas las de los días siguientes...
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. El infarto llega siempre a tiempo,
    a su tiempo, con cita o sin ella,
    se acomoda en cualquier agenda...
    Un abrazo
    BB

    ResponderEliminar
  21. Todo en punta y va y lo despunta la muerte.
    Eso pasa por no desayunar.
    ;)

    ResponderEliminar
  22. Ufff, me ha dado un poco de yuyu. Pero la verdad es que la muerte nos llegará y, sinceramente, preferiría que fuera por sorpresa, sin cita, como el señor de tu relato. Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Un contratiempo inesperado...

    ResponderEliminar