20 octubre 2009

Letargo


Foto tomada en Aín

Ha pasado el tiempo de dar frutos y me siento satisfecho. La semilla de la próxima generación pronto comenzará su camino. Siento ahora que mi función en esta vida ha terminado, a pesar de que todavía me siento vigoroso.

Las horas de sol decrecen día a día, privándome del alimento necesario para vivir. Se acerca mi hora y noto que la circulación se va ralentizando, pierde fuerza y ya no llega a todos los rincones de mi geometría.

Pronto mis hojas, mis amigas, me abandonarán, pero antes se vestirán con tonos ocres variados en un esplendoroso canto del cisne. Cuando caigan muertas a mis pies, el último suspiro del verano hará mucho tiempo que habrá dejado de escucharse, y la voz ronca del cierzo invernal se las llevará para siempre.

Para entonces mi cuerpo estará dormido, esperando el lento despertar del próximo equinoccio.

-.-

23 comentarios:

  1. Qué poco respetamos a esos seres respetables.
    ¿No es alucinante el milagro de la Naturaleza? ...las plantas hibernando y el renacer en primavera.
    Me gusta tu texto.

    ResponderEliminar
  2. Y no da miedo, porque sabes que todo irá bien...

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Podría ser el final de cualquier capítulo escrito por W. Fernández Florez.
    Precioso.

    ResponderEliminar
  4. Una gran oda a la estación (al menos para mi)más romántica de todas, el dulce otoño.

    Mil sonrisas acompañadas de ojas multicolores

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito Juanjo, y qué lección de saber ser y estar.
    Deberíamos aprender a dejar las cosas y esperar cuando no sabemos más que dar tumbos. El tiempo se encarga de renovarnos y aclararnos.
    Pero los hombres no tenemos la paciencia de los árboles.

    Me ha encantado esta entrada!


    Un beso


    Lala

    ResponderEliminar
  7. que bella manera de describir a uno de los principales protagonistas del otoño... preciosa estación, por poco que suela gustar... un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Divina estación, reúne tantas emociones, como las que me has provocado con tu escrito.

    Mis besos otoñales, amigo

    ResponderEliminar
  9. Lástima que en las personas ese dormir placentero, ese otoño calmo y de ocre colores, sea en muchos casos, tan distinto.

    Muy bello Juanjo. Y gracias por descubrirme Aín. Internet es una maravilla para esto y para más cosas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Lástima que en las personas ese dormir placentero, ese otoño calmo y de ocre colores, sea en muchos casos, tan distinto.

    Muy bello Juanjo. Y gracias por descubrirme Aín. Internet es una maravilla para esto y para más cosas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Que hermoso el letargo de aquello que amanecerá otra vez lleno de vida, que horrible el letargo de los sentimimientos, del alma.

    Un abrazo totalmente despierto

    ResponderEliminar
  12. Es eso lo que sienten?
    Nunca había visto a nadie meterse en el alma de unas hojas en otoño, y a mi, que me gusta pisarlas porque crujen, ays

    ResponderEliminar
  13. Mirado así casi apetece el otoño, aunque me cueste admitirlo.
    Suena dulce, sereno y el merecido descanso de la luz, los colores que se diluyen perezosos para esperar al invierno.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  14. Es precioso, me ha encantado como nos lo cuentas.

    Un beso, árbol de hoja caduca (yo soy de hoja perenne).

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡Es cojonudo!!! La verdad es que nunca se me había ocurrido que se pudiera escribir un texto sobre las sensaciones de un árbol ante el letargo que se aproxima y la próxima primavera que parece remota, pero que llegará. Pero tú los has hecho magistralmente, con un sentido y una emoción de chapó. enhorabuena

    ResponderEliminar
  16. Es cierto eso que los árboles duermen cuando son acunados por el viento, se llame como se llame el viento en cualquier país del mundo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Anónimo4:58 p. m.

    Caramba Juanjo, al principio creí que hablabas de tí y me asusté pensando: "¡qué pobre, cree que su función en esta vida ya está terminando! ¿qué le pasará?. Ya ves, precipitada que es una. Cuando me he dado cuenta de que hablabas del otoño, me he sentido aliviada, sorprendida y maravillada, porque siempre consigues crear historias con desenlace inesperado.
    Ahí reside tu arte y aquí los demás encantados por esto. Sigue así que vas bien y no dejes que la voz ronca del ciervo invernal, se lleve jamás tu forma de relatar.

    Besosaborahojasverdes.
    La que tiene nombre de enfermera.

    ResponderEliminar
  18. Esperando desnudo su ciclo florido, así es.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. un poema perfecto, un canto a un ser de la naturaleza.

    precioso y sentido homenaje.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  20. Ya sabes amigo, soy toda una nostalgia, aunque soy de risa fácil .

    Mil gracias Siempre
    Besines

    ResponderEliminar
  21. Me encanta el otoño, me gusta su color, su luz, sus paseos, sus mañanas de niebla ... tengo muchas razones personales además para querer a esta estación especialmente, y me gusta por lo que has escrito ... eso es el otoño, un prepararse para "renacer".

    Precioso.

    ResponderEliminar
  22. Ahora que me da por leerte...venía ávida de algo nuevo porque todos los días son novedosos, otra cosa es querer contarlos.

    Un beso mu grande

    ResponderEliminar
  23. Nos veremos amigo, pero ahora no sé que me pasa será el otoño? o seré yo?
    un beso

    ResponderEliminar