27 junio 2010

Sangre de líder

La imagen la tomé de aquí


Todos le esperaban. 

Alejandro era un hombre que se hacía de rogar, y yo siempre me he preguntado por qué a los demás no les importaba esperarle el tiempo que hiciera falta, mientras que a otros se nos recriminaba cada minuto de tardanza.

Nunca he llegado a comprender de qué carne están hechos los héroes y qué RH circula por las venas de los líderes, pero no fue esa curiosidad la que me incitó a matarlo. Tú lo llamarás celos o envidia, lo sé, pero se trata de un sentimiento más complejo.

A su entierro acudió una multitud de gente desolada, amigos derrotados, admiradoras deshechas. Hasta a mí se me escaparon un buen puñado de lágrimas.

Sí. Pensándolo bien, posiblemente yo también lo amaba. 

-.-

19 comentarios:

  1. Está el patio lleno de psicópatas.

    Bss.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Que curiosidad más peligrosa!!...pero bueno, sentimiento si tiene que lloró en su entierro...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Vamos, seguro que si!

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Espero que la razón fuera más compleja.... tanto que no tiene explicación.
    Una sonrisa

    ResponderEliminar
  5. Ufff !, un asesino suelto, llamado Juanjo.

    ¿ Y también lo amabas ?...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mi la impuntualidad también me repatea, yo misma le hubiera asesinado aún queriéndole.

    ResponderEliminar
  7. Estos relatos me encantan y me inquietan.
    Si no se amara seguramente no sería héroe y ya se sabe el tener esos poderes conlleva aparejado el despertar en lo demás un sentimiento de odio.
    Pensándolo bien, posiblemente todos le amamos y pensándolo bien es insoportable que nos haga esperar tanto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Lo he situado en una plataforma de teleoperadores. El líder... puede llegar tarde, a los demás no se les permite... etc.

    :) Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que la curiosidad no es el sicario de nuestra alma, pero si es el más obstinado y conflictivo a la hora de combatir contra el. Muchas veces, llega a ser el sicario de quienes nos rodean.

    ResponderEliminar
  10. Es de las veces JUANJO,

    que mejor he visto tu historia, compréndeme, seguro que no doy ni una, pero te voy a contar lo que me han sugerido tus poquísimas letras pero tan llenas de cosas.

    Verás,yo creo que has elegido el nombre de ALEJANDRO, por MAGNO. El emperador ALEJANDRO AMGNO.

    Y ese sentimiento tan complejo del que hablas es fruto de la situación política actual, en la que se necesita como el vivir un lider que tome el timón de este barco ( España) que no hace más eses.

    Y la desesperación que sentías por la necesidad de un lider, se ha mezclado con la rabia, el trastorno mental transitorio y la locura que te ha entrado al ver, que pudiendo ser el elegido para arraglarlo todo, se lo tomaba con tanta calma, desidia y dejadez, que en un arrebato por la impaciencia que te consumía ¡¡zaaaaas!! ¡¡TE LO HAS CARGADO!!;-)

    Supongo que nada que ver, pero así lo he visto.


    Por cierto...¡¡¡GENIAL TU MANERA DE ILUSTRAR ESTA ENTRADA!!

    Me dan ganas de preguntarte ¿te has lavado esas manos ensangrentadas? jajaja


    Me ha encantado JUANJO.


    Muchos besos y que tengas un día ¡¡estupendo, pero sin sangre!! ¿OK?;-)

    Me voy a currar un poquito.

    ResponderEliminar
  11. A veces hay que dar carpetazo a las cosas que nos hacen infelices. es cuestión de supervivencia.

    ResponderEliminar
  12. Uy... asomarse a tu blog cada vez es más perturbador!
    Saludines...

    ResponderEliminar
  13. Hola, empecé a leer muy tranquila y de repente PUM... me sorprendió el giro que dio, me gusto mucho!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  14. Después de leer el relato, creo que el que lo mató era quien más lo amaba

    ResponderEliminar
  15. Pero seguramente no existía arrepentimiento, a fin de cuentas lo hecho hecho está.
    Hace mucho tiempo no pasaba, llego tarde, pero contento.
    Un abrazo Juanjo.

    ResponderEliminar
  16. Los celos en el amor se tornan tan enfermizos, que se llega a la ira absoluta, la suficiente como para matar a quien se ama.

    Esto es lo que he sentido yo de tu relato, Juanjo.

    Es increíble, la diversidad de sensaciones, pensamientos y/u opiniones que logras con tus escritos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  17. siempre he dicho que hay amores que matan.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  18. Os comento un poco a todos.

    Como la mayoría habéis adivinado, este relato iba de celos, de ese sentimiento tan irracional y violento que son los celos. Y también de desamor. El protagonista no es correspondido por el lider, ni se siente querido por su gente.
    Y el resto de cosas...
    Sí que le puse Alejandro de nombre, pensando en el Magno (no bajo sus efectos); pero la política espero que siga ausente durante mucho tiempo en esta página.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  19. Está bien, el blog este.

    ResponderEliminar