19 octubre 2006

La dama de hierro (y VI)




















COMENTARIOS DEL AUTOR

Como sabéis, este relato está basado en la historia de Erzsebet Bathory, la condesa sangrienta, que vivió en la Rumanía de finales del siglo XVI y principios del XVII.

Me basé en principio en el libro "Locos de la historia", escrito por Alejandra Vallejo Nájera, que leí el pasado verano. Después he ido leyendo más textos sobre la condesa en diferentes páginas de la red, encontrando divergencias en algunos puntos, por lo cual es complicado saber cual es la verdadera versión de los hechos.

En mi relato, me he tomado la libertad de inventar algunos hechos, personas y situaciones, que quiero aclarar, no vaya a ser que alguien se tome los mismos al pie de la letra. En primer lugar, el nombre de la protagonista, totalmente inventado.

Alejandra Vallejo Nájera contaba en su libro que los soldados que descubrieron las mazmorras del castillo, encontraron una dama de hierro averiada, que ya no se utilizaba desde hacía tiempo. Por lo tanto, los libertadores no llegaron en ese preciso instante, como por otra parte hubiera sido mucha casualidad; aunque es seguro que encontraron a varias muchachas moribundas y algunas presas, por lo que alguna vida sí que salvaron en ese momento.

Algunos textos no mencionan a la dama de hierro, sino que hablan de un instrumento similar, consistente en una jaula con pinchos, colgada del techo, en la que la prisionera terminaba por ensartarse involuntariamente, derramando su sangre sobre otra muchacha vírgen y desnuda.

Tampoco coinciden las fuentes en la presencia de la condesa el día de las detenciones. Hay quien afirma que estaba en el sitio, y que fue detenida in fraganti; otros dicen que se encontraba en el castillo, pero la orgía de sangre y sexo se había producido la noche anterior; y por último algunos autores sostienen que estaba de viaje.

No he encontrado contradicciones en el juicio y sus castigos: la quema en la hoguera de sus dos ayudantes, y los tres largos años de cautiverio de la condesa entre cuatro paredes. También es probable que se encontrara el diario donde anotaba todas las características de sus víctimas, aunque, al parecer, quedó en poder del conde Thurzo, su captor, y no se ha podido nunca consultar el original.

Yo no creo probable que la mujer conservara su belleza dentro de los cuatro muros de su celda, sino que más bien había pocas mujeres en el castillo, y cualquier rudo soldado de guardia en un castillo semi-abandonado puede alucinar con una fregona, si le pones falda y tacones. Algo parecido pasa a partir de las 6 de la mañana en muchas discotecas, y nadie pone el grito en el cielo.

Con estas tiernas palabras doy por concluída la serie de "La dama de hierro". Sinceramente creo que no he cargado demasiado las tintas, y que la realidad fue bastante peor que mi relato, pero espero que este último os haya gustado.

6 comentarios:

  1. Anónimo11:21 p. m.

    Si, si y si Juanjo, me ha gustado mucho... y tu nota aclaratoria me ha divertido, jajaja, una fregona con faldas y tacones jajaja... y lo de las discotecas que gran verdad!
    Besos fuertes a toda la familia y gracias por tus palabras de animo, espero volver victoriosa algun dia a casa con el titulo debajo del brazo... pido perdon por la falta de acentos, estoy con un ordenador italiano y escasean, grrr!

    ResponderEliminar
  2. A mí también me ha gustado, entre otras cosas porque me he leido toda la serie de tirón y así hace mas efecto... jajajaja. Hacía tiempo que no me pasaba por tu relajante sitio para difrutar de los relatos, y aunque tú no tengas conciencia de abandono, yo sí la tengo de "abandonador" o, si lo queremos enfocar desde otro punto de vista, siento esa desazonante sensación de cuando uno quiere hacer algo que le agrada y continuamente parece estar enmarañado con otras obligaciones que se lo impiden. Pero en fin... ya te he comentado alguna vez que dada tu afición a las entregas y con la maestría que estás adquiriendo últimamente para cortar los relatos en los puntos de mas suspense, es casi mas emocionante esperar a que termines las series y leerlos todos juntos.... jajaja. Bueno, es broma, a ver si organizo un poco mi vida bloguil para poder disfrutar de las cosas en su orden natural...

    En este caso me ha ocurrido algo muy curioso: me ha sorprendido en una especie de "deja vu" literario y/o cinematográfico, una de esas raras casualidades que tiene la vida y que te hacen meditar si no habrá una subterránea relación entre acontencimientos aparentemente muy dispares. Veras: estaba yo hablando hace dos dias con un colega sobre peliculas actuales y comentábamos "Los Borgia", cuando me vino a la cabeza (y acabamos comentando) una pequeña narración cinematográfica sobre la familia Borgia incluida en una pelicula de los años 70 que fué todo un hito del cine erótico y que quizá te suene: se titulaba "Cuentos Inmorales" y cuyo director fue Waleryan Borowczyk (que curiosamente ha muerto este mismo año, el 3 de Febrero). La pelicula son 4 narraciones cortas e independientes todas ellas de tema erótico pero muy dispares en cuanto a argumentos y épocas. Respecto a los Borgia evidentemente se regordeaba en las orgias eróticas rebozadas con abundantes mantos eclesiásticos y adecuadamente adobadas con algún que otro asesinato. Comentando otros relatos de esta película le decía yo que, uno de los que mejor recordaba, era aquel en el que actuaba Paloma Picasso (hija del pintor) y representaba a... ¡la buena de nuestra condesa Bathory! La Picasso (que no sé si después tuvo una carrera de actriz... yo no recuerdo nada de ella) estaba esplendorosa y muy, muy, sexy. La historia hacia hincapié en el rapto de muchachas, su internamiento en el castillo y su posterior sacrificio para obtener sangre para los baños de belleza. El corto, en un estilo muy de la epoca, un tanto al modo Passolini, se regodea en escenas de grandes grupos de muchachas desnudas, bañandose o correteando por pasillos y me hecho gracia el que sustituyera tus brujas ancianas, secuaces de la princesa, por esbeltas jovenes vestidas al modo masculino que conducian al "rebaño".

    Para acabar (que ya me vale la tontería...) un último rebote de la historía fué que en esa misma conversación el tema derivó hacia el sadismo y su polo opuesto el masoquismo. Comentaba yo que la única obra que habia leido (u oido) sobre el escritor que dió nombre al masoquismo, Leopold Von Sacher-Masoch, era "La hiena de la Pustza" la cual ¡ahá..! es una novelización basada en la historia de Erzsebet Bathory. En esta ficción la princesa, después de todas sus tropelías tanto en el castillo como fuera de él, ya que en la imaginación de Sacher-Masoch, recorría las estepas recogiendo ella misma a las jovenes que asesinaba, moría ahorcada para regodeo de la plebe en los patios de su castillo. En fin.... que estas historias de tan hondo impacto en la cultura, quizá por representar simbólicamente ese fondo perverso y depredador de todo ser humano, son como diriamos al modo Borgiano, un infinito jardin de senderos que se bifurcan....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:07 p. m.

    Por supuesto que sí... invita a seguir leyéndola después de cada entrada. Te felicito por hacer de tu fuente de inspiración un hecho de este tipo y más aún documentarte - lo hace más completo.
    Un saludo
    Milena

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:31 a. m.

    Hola Juanjo
    he tardado en regresar porque necesitaba tiempo para leer "la dama de hierro" completa. Me ha gustado mucho tu estilo narrativo, el blog entero es una maravilla, un trabajo bien hecho:)
    Volveré pronto a por más.
    Te felicito.
    Besos y pólvora

    ResponderEliminar
  5. Como amante de la historia que soy, el relato me ha encantado.

    Tomo nota del libro ;)


    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Impresionante la descripción realmente horripilante que has transmitido, me ha encantado (la descripción, no la situación, claro). Es increible lo que un ser humano puede hacerle a otro, aunque parezca una tonta inocente, me cuesta entenderlo, en serio.
    Un beso, mi escritor favorito y mi rey, claro, jejeje.

    ResponderEliminar