23 octubre 2006

Los anti-Nobel


No he podido resistir la tentación de comentar esta noticia. Lo siento, es superior a mis fuerzas.

Era conocedor, hasta ahora,de los premios anti-oscar, o algo así, a los peores actores y películas, esos que los endiosados actores de Hollywood, haciendo gala de su pésimo sentido del humor se niegan a recoger; de galardones a los más feos, los menos elegantes, los más antipáticos, siempre caracterizados por la grotesca caricatura que se hace de los premios reales; pero los premios anti-Nobel se llevan la palma esta vez, e intentaré en ediciones futuras seguirlos atentamente.

Estos premios son otorgados por una revista científica de humor, que se dedica, por lo visto, a reunir los mayores disparates generados a la sombra de la diosa Ciencia, con el fin de dejar al profesor Bacterio en el digno lugar que le corresponde. Veremos después que algunos de los inventos que se describen ni se le hubieran pasado por la cabeza del genial Ibáñez.

Singularmente, el galardón de Química ha recaído este año en un equipo de la universidad donde yo estudié, la Politécnica de Valencia, por lo que no es de extrañar que algunos salgamos como hemos salido, tras estudiar algunos años allí. Pues bien, la brillante idea del singular equipo de investigación es analizar el efecto de la temperatura sobre las velocidades ultrasónicas del queso Cheddar (sí, yo tampoco he entendido nada); imagino que porque las próximas generaciones de naves espaciales se van a construir íntegramente con ese material, e interesa saber si resistirá bien los cambios de temperatura, o por el contrario servirá sólo para untarla con pan tras abandonar la atmósfera. Las generaciones futuras agradecerán, sin duda, el día que nuestro equipo de próceres descubrió que el queso calentito corre que se las pela, y frío no es más que un triste pedazo de materia inerte condenado a permanecer inmóvil en el limitado recinto de la quesera hasta caer presa de algún voraz comensal.

Pero el resto de premios tampoco tiene desperdicio. Veamos:

- Medicina - Método para parar eficazmente el hipo a base de masajes rectales con un dedo (con dos supongo que no funciona). Sin comentarios. Si había que investigar para eso, apaga y vámonos. Estos israelitas, para más señas, el año que viene descubren que para terminar con el hambre en el mundo haría falta un número suficiente de bocadillos de jamón.

- Física - Explicación de las razones por las que un espagueti crudo se suele romper en más de dos trozos, a cargo de investigadores franceses. ¿Porque es frágil? (Cállate, Juanjo, que no tienes ni idea)

Lo que más gracia me hace de todo es que estoy absolutamente convencido de que estos grupos de investigadores han realizado estos estudios totalmente en serio, convencidos de que su trabajo supone una auténtica innovación en el campo de la ciencia, de que no pretenden tomarnos el pelo, y de que, además, han recibido una cuantiosa subvención por parte de algún organismo del Estado.

En fin. Después de visto lo visto, todavía hay gente que se me cabrea porque tengo unas cariñosas palabras con Plutón.

10 comentarios:

  1. ¿Pero de verdad no ves la importancia del análisis del efecto de la temperatura sobre las velocidades ultrasónicas del queso Cheddar? Yo tampoco, jajajajajaj. Aunque lo del hipo, tampoco tiene desperdicio,jajajajaj.
    Gracias por las risas, de verdad. Un beso, guapetón, (hoy no te toca lo de solete, con las lágrimas de risa no puedo ver el sol, jejeje)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:36 p. m.

    Leyendo los temas de investigación, estoy segura, de quienes te lean, serán bien compensados por la hilaridad que causan. Y hablando en serio, el premio, debe sólo dado al titulo de la investigación, porque aparentemente temas que parecieran sim importancia, tienen repercusión en otras áreas.
    Un saludo
    Milena

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:30 p. m.

    Juan José... si comento algo, por favor NUNCA lo tomes de forma negativa, porque sí escribo algo no es ese polo el que me define.
    Me encanto tu entrada, no conocia lo de los anti-nobel.
    Buenas Noches
    Milena
    PD.- Lo decía ya que conozco un poco sobre eso, sólo un ejemplo una amiga investigaba el porcentaje de alcohol que se podía encontrar en el cabello... para fines policiales.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:59 a. m.

    jajajajajajajajajjaja
    Lo del queso es de partirse pero lo del dedo para el hipo no tiene precio!
    Ufff, gracias por las risas.
    Tu habla y escribe de lo que quieras y con quieras, a quien le fastidie que se vaya a su casa ;)

    Besos fuertes.

    ResponderEliminar
  5. Pasaba por aqui... y te escribo desde mi casa :-)
    Milena

    ResponderEliminar
  6. jaja,
    la realidada a veces es ás divertida que la ficción,
    pero tienes toda la razón juanjo,
    abrazos!




    M.h.R

    ResponderEliminar
  7. Esto es pa quien se le cae!

    Jaja, pues si se entera un amigo que siempre me decía lo del dedo y el hipo (coma lo que coma, siempre tengo hipo)...no sé de dónde lo sacaría él, pero ya hay más de 3 personas de acuerdo.

    Besitos parisinos

    ResponderEliminar
  8. Juras que lo escrito responde a la verdad? Existen?...
    Y a todo esto, en su caso, yo porqué hago como si me sorprendiera, si somos capaces de eso y de algo mucho más esperpéntico si cabe?

    PD.- El disco salió en el 81, yo debí de descubrirlos hacia el 86. Recuerdas "Si yo fuera presidente", de Tola? allí desubrí la parsimonia de Alberto Pérez y aquello creo que cambió mi vida, querido paisano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Madre mía!

    Lo del queso, sin comentarios...

    Y lo del hipo, tiene su explicación: Si tu estás comiendo con un compañero de trabajo y de repente le entra el hipo. No puede ni hablar y todo el mundo os está mirando. Me apuesto lo que quieras a que si le dices que se baje los pantalones y que le vas a ********** *** ¨************** se le quita el hipo SEGURO!!

    Jajajajajajaaj


    La mejor entrada que he leído en mucho tiempo ;)


    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Pues, sí... yo también había oido hablar de algunos premios de este tipo. Lo que no consigo acordarme es donde o cuando lo escuché (hace algún que otro año... eso si). Solo recuerdo uno de los que se citaban en aquella ocasión: un estudio de unos ingleses sobre la velocidad a la que se desprendía un trozo de galleta al mojarla en leche. ¡Que cosas...!!

    Un abrazo.

    P.S.: Bueno, reconsiderando la cuestión, puede que el tema tuviera interés para los fabricantes de galletas: a mi me dá tanta rabia que me pase eso (por no hablar de si al caer el trozo en la taza del desayuno te salpica la camisa recién puesta) que estaría dispuesto a comprar las del fabricante que asegurara evitar el pringoso efecto.

    ResponderEliminar